'Documentos en la onda' es una sección que surge a partir de las intervenciones de la Directora del Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, Nieves Sobrino, en diferentes espacios de Onda Madrid. Desde septiembre de 2018, colabora con el programa 'Dos hasta la dos' presentado por Begoña Tormo e Isabel García Regadera.

'Documentos en la onda' es un proyecto cuyo objetivo es difundir entre un público no especializado el Patrimonio Documental Madrileño, comentando tanto documentos del Archivo Regional de la Comunidad de Madrid como los del Archivo Histórico de Protocolos de Madrid. Una vez a la semana, en un espacio aproximado de media hora de duración, Nieves Sobrino comenta un documento que pueda resultar interesante por su contenido, su antigüedad, el soporte en que está realizado, su relación con personajes o contecimientos históricos, etc.

Perdonando al novio infiel

Emisora: Onda Madrid
Programa: Dos hasta las dos
Fecha: 11 de abril de 2019

ENTREVISTA A NIEVES SOBRINO EN ONDA MADRID

'Dos hasta las dos', 11 de abril de 2019.

'Documentos en la onda' nos presenta un curioso documento, fechado en 1630, custodiado en el Archivo Histórico de Protocolos de Madrid. Se trata de un 'Apartamiento de querella' interpuesta por María García contra Francisco García por incumplimiento de palabra de matrimonio.

El documento comienza presentando a la demandante, María García, residente en Madrid y de edad comprendida entre 22 y 25 años. Aunque el documento no concreta este dato, sí queda claro que era menor de edad, ya que en aquella época se consideraba que las mujeres habían alcanzado la codición de mayor de edad al cumplir los 25 años. Por este motivo, la demandante está acompañada en todo momento de un “curador ad litem”, que era la persona que se encargaba de representar a los menores de edad en procesos judiciales. 
A continuación, se explica que la demandante había presentado una querella contra Francisco García, lapidario de profesión, por haber incumplido la palabra de matrimonio que le había dado, razón por la cual el demandado se encontraba preso en la Cárcel Real de la villa de Madrid.
   

 

 

 

APARTAMIENTO DE QUERELLA

El apartamiento de querella es un procedimiento por el cual un demandante o querellante se puede “apartar” o retirar de la querella que hubiera interpuesto contra otra persona, siempre y cuando el delito no implicase penas mayores de muerte o destierro. Para ello, un escribano público (antecedente de los actuales notarios) debía redactar un documento en el que se explicase cuál era el motivo o causa de la querella, se reflejase el deseo del demandante de retirar la demanda y se jurase que esta acción se hacía de forma libre, sin coacción ninguna.

 

 

apartamiento de querella 002 629
1630. Apartamiento de querella interpuesta por María García contra Francisco García por incumplimiento de palabra de matrimonio.

Vea el documento

El documento incluye la explicación de los hechos ocurridos: “…habrá dos años y medio poco más o menos que siendo la dicha María García doncella honrada, honesta y recogida de buena vida y fama, el dicho Francisco García la había persuadido por ruegos muchas veces tuviesen amistad debajo de palabra de casamiento y, por sus muchos ruegos y continuas persuasiones y promesa de casamiento, la susodicha había condescendido y venido en la voluntad del dicho Francisco García, que la había tratado carnalmente, estuprándola y corrompiéndola y quitándole su virginidad…” como consecuencia de lo cual “…había resultado haberse preñada…”, estando en el momento de redactar el documento embarazada de ocho meses.

apartamiento de querella 014 629

Tomo en el que se encuentra este 'Apartamiento de querella' que se custodia en el Archivo Histórico de Procolos de Madrid.

El documento explica también que el motivo de querellarse contra él no era sólo el incumplimiento de su palabra de matrimonio, sino que además alguien había avisado a María García “…que el susodicho se quería casar con otra mujer…”, razón por la que la demandante había pedido prisión para él. Por si todo esto fuera poco, el relato explica que, en el momento de la detención, el demandado se encontraba junto con la mujer con la que sí deseaba casarse y habían sido “…aprehendidos juntos en un aposento…”

Una vez confesado el delito, Francisco García es encarcelado en prisión. Y, a partir de ese momento, la historia da un giro rocambolesco, ya que María García se arrepiente de su decisión, se compadece del acusado (del que llega a decir que lamenta la pobreza y necesidad en que se encuentra) y decide apartarse de la querella que había iniciado contra él. El documento describe los argumentos utilizados: “…que estando en este estado y considerando los largos fines de los pleitos y su dudoso suceso y costas que se causan, atendiendo también a que el dicho Francisco García ha muchos días está preso en la cárcel real de esta villa pasando gran necesidad, entre ambas partes se trató remedio y concierto y se convinieron en que la dicha María García se apartase de la dicha querella…y se le hubiesen de dar y pagar 30 ducados libres de todas costas…”.

Es decir, se retira la demanda a cambio de una contraprestación económica. Para ello, el demandado presenta a Benito Sánchez, platero de oro, que le avalará y se obliga a pagar a la demandante los 30 ducados en un plazo de 2 meses desde la fecha del documento. apartamiento de querella 008 629

La parte final del documento recoge una serie de cláusulas muy importantes, ya que a través de ellas la demandante pone de manifiesto que se aparta de la querella por libre voluntad y sin presión ninguna, jurando que en ningún caso lo hace porque piense que no se le iba a hacer justicia a su caso.

El documento incluye a continuación las cláusulas jurídicas por las que María García retira su demanda contra Francisco García, pide que se le libere de la prisión en la que se encontraba y, además, lo que resulta más curioso es que no sólo le perdona haberla dejado embarazada y no casarse con ella, sino que “…tiene por bien y consiente que el dicho Francisco García se pueda casar con quien quisiere y le pareciere y pueda disponer de su persona libremente a su voluntad".

La parte final del documento recoge una serie de cláusulas muy importantes, ya que a través de ellas la demandante pone de manifiesto que se aparta de la querella por libre voluntad y sin presión ninguna, jurando que en ningún caso lo hace porque piense que no se le iba a hacer justicia a su caso. Asimismo, declara que su acto será firme, que no podrá tener vuelta atrás y que renuncia a las leyes a las que pudiera apelar para volver a demandar a Francisco García.