Artesacro

OTRAS EDICIONES:

2009
2008
Comunidad de Madrid

Grupo Música Antigua

EL CAMINO DE SANTIAGO EN LAS CANTIGAS DE ALFONSO X EL SABIO

Sobre la obra

EL CAMINO DE SANTIAGO EN LAS CANTIGAS DE ALFONSO X EL SABIO - AÑO 2010 AÑO JACOBEO

PROGRAMA

Cantigas de Alfonso X el Sabio (1221 - 1284)
Con instrumentos copias de los de la época

1. CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 77 Santa María de Lugo
2. CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 175 El peregrino ahorcado. Por dereito ten a Virgen
3. CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 313 Peligro en la mar. Ali u todo los santos
4. CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 26 El romero de Santiago. Non é gran cousa
5. CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 268 Dona de Francia. Gran confiança na Madre
6. CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 253 El bordón de hierro. De grad' á Santa Maria
7. CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 278 Los peregrinos ciegos. Como sofre mui gran coita
8. CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 218 El ciego de Alemania. Razon an de seeren

 

FICHA ARTÍSTICA

Intérpretes

Música Antigua:
Canto: Henar Álvarez

Canto y fídula: Cesar Carazo

Canto y viola: Luis Antonio Muñoz

Cítola y vihuela: Felipe Sánchez

Salterio y flautas: Eduardo Paniagua

Dirección: Eduardo Paniagua

 

NOTAS AL PROGRAMA

Las Cantigas de Santa María, comprendidas en cuatro códices de pergamino del siglo XIII, constituye la obra lírica más importante de la España medieval. Escritas en el idioma galaico-portugués, son cuatrocientos veintisiete poemas que nos han llegado con su correspondiente notación musical, y adornados con extraordinarias miniaturas. Combinan relatos de milagros difundidos en la Edad Media con loores a la Virgen María, testimonio de la devoción mariana que se desarrolla paralelamente a la construcción de las catedrales góticas.
Se considera la obra más personal de Alfonso X, apreciándose en ella la ordenación estructurada de todos sus elementos, aunque procedieran de distintos lugares y diversos colaboradores. Desde la primera redacción del cancionero, producida hacia 1260, se refleja una estructura estética en la que el rey Alfonso incluye sus originales trovas personales y un diseño simbólico unitario. Trovador tardío, elige la tradición del "amor cortés" con el gesto de entregar a su Dama los códices de pergaminos con las canciones a ella dedicadas.
El repertorio es de extraordinaria riqueza ya que sus melodías son todas distintas y originales. La estructura formal de estrofas con refrán las hace aptas para la participación popular.
Las miniaturas de las Cantigas de Santa María son un documento precioso, no solo por la perfección de dibujo y color, sino además por la información que aportan sobre la vida cotidiana de la España medieval de las culturas cristiana, árabe y judía. También tienen gran valor iconográfico, pues cada diez Cantigas aparecen dibujados numerosos instrumentos musicales. En alguna de las narraciones podemos encontrar escenas con canto y danza, que hoy constituyen la fuente principal del trabajo de reconstrucción de los instrumentos y del ambiente musical para su interpretación.
En la gran colección de milagros de las Cantigas no podía dejar de reflejarse el acontecimiento socio-espiritual de los peregrinos a Santiago de Compostela. Santa María y Santiago colaboran en la saludA y el perdón de la penitencia de los peregrinos. Aunque hay milagros en las Cantigas que suceden en Galicia éstos no reflejan la peregrinación. Es en Castilla donde son recogidas estas aventuras vitales de los peregrinos. Exceptuando los milagros del peregrino ahorcado (Cantiga 175) y el gran milagro del romero (Cantiga 26), el resto tienen su localización en la iglesia de Santa María la Blanca de Villalcázar de Sirga. Y como es lógico en un cancionero mariano, la Virgen consigue para los peregrinos lo que no han conseguido otros santos, incluido Santiago.
En la actualidad el grupo Música Antigua está realizando la grabación discográfica de esta selección de Cantigas para el sello Pneuma, y para la mayoría de estas obras el presente concierto es un estreno mundial, estando su música dormida en los códices desde el siglo XIII.
CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 175 El peregrino ahorcado. Por dereito ten a Virgen.- Es el más divulgado de los milagros del Camino de Santiago y sucedió en Toulouse en el año 1090. En el Liber Beati Jacibi se le atribuye a Calixto II.
Un romero alemán devoto de Santa María viaja con su hijo por Rocamador hacia Santiago de Compostela. En Tolosa, un malvado y hereje posadero introdujo secretamente un vaso de plata en el saco del hijo. Delatado y descubierto, un juez manda ahorcar al mozo delante de su desolado padre, que llorando continuó su prometida peregrinación. Pasados tres meses, de regreso fue a ver a su hijo colgado y muerto, descubriendo que aun vivía porque Santa María le sostuvo ese tiempo con sus manos. La gente indignada buscó al posadero hereje, que al confesar su culpa, fue quemado en la hoguera.
CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 313 Peligro en la mar. Ali u todo los santos.- Después de tres estrofas de elogios de las virtudes de Santa María, "con gran placer y satisfacción" por parte del rey Alfonso, esta cantiga narra cómo Santa María de Vilasirga salva una nave de los peligros de la mar. Un barco dañado navega de noche por un mar tempestuoso en plena tormenta. Los angustiados viaAjeros invocan a Dios y a los santos, incluido Santiago y San Nicolás, patrón de marineros, prometiendo romerías a sus santuarios si se salvan. Recordando los milagros curativos de Santa María de Vilasirga, un clérigo la invoca con oraciones y el rezo de la salve. Entonces entró en la nave una paloma blanca y el barco se llenó de claridad. Amainó el oleaje y más tarde llegaron salvos a puerto. Los viajeros ofrendaron un gran cáliz que llevó el clérigo al santuario de Vilasirga.
CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 26 El romero de Santiago. Non é gran cousa.- Es uno de los relatos más conocidos del Camino de Santiago. En el siglo XIII se le denominaba "el gran milagro" y tenía una fiesta especial en la catedral de Santiago de Compostela. Aparece en el Liber Beati Jacibi atribuido a Anselmo de Cantorbery.
Un peregrino que iba a Santiago peca contra la castidad y el diablo tomando la figura de Santiago se le aparece y se indica que para salvarse ha de mutilarse el órgano con que pecó y degollarse. El romero lo hace de buena fe y muere. El auténtico Santiago entra en disputa con el diablo que quiere llevarse el alma del peregrino. La Virgen "abogada en el Tribunal del Paraíso", sentencia la resurrección del romero, que nunca pudo recobrar aquello de lo que se privara.
CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 268 Dona de Francia en Vila-Sirga. Gran confiança na Madre.- Una mujer de Francia con el cuerpo contrahecho, venía en carreta con romeros a santuarios. Escuchando a peregrinos de Santiago los milagros de Vilasirga, rezó llorando con promesas a la Virgen para su curación. Después se hizo llevar a España y luego a Vilasirga, donde ante su altar cobró la salud del cuerpo, retornando a su tierra, siempre servidora de Santa María.
CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 253 El bordón de hierro. De grad' á Santa Maria.- A un buen hombre francés de Toulouse, al confesar sus pecados le fue impuesta la penitencia de ir peregrinando a Santiago portado un bordón de hierro de 24 libras de peso. Cumpliendo su penitencia en Castilla llegó a Vilasirga y se acercó Aal templo. Y al pedir perdón a Santa María por sus pecados el bordón milagrosamente se partió en dos ante el altar de la Virgen. Maravillados los presentes vieron que el peregrino no pudo mover los trozos del bordón de su sitio, y al contar toda su historia, entendieron que Santa María le libraba de esa penitencia y cantaron la Salve. El hombre terminó su peregrinación a Santiago y retornó a su tierra.
CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 278 Los peregrinos ciegos. Como sofre mui gran coita.- Otra cantiga que muestra la supremacía de Santa María de Vilasirga sobre Santiago de Compostela. Una mujer de Francia que era ciega fue en peregrinación a Santiago para curarse y no lo logró. De regreso en Carrión con su hija decidieron descansar en unas chozas porque llovía fuertemente y se refugiaron ante el altar de una iglesia. La mujer rezó pidiendo su curación a Santa María que allí la curó. De regreso se cruzó con otro peregrino ciego y contando su caso le recomendó ir a Vilasirga. Este fue a rezar a Santa María, recobrando también la vista.
CÁNTIGA DE SANTA MARÍA 218 El ciego de Alemania. Razon an de seeren.- Milagro propagandístico para atraer peregrinos y mostrar la ventaja de Vilasirga sobre Compostela y de Santa María sobre cualquier santo.
Un rico mercader de Alemania se arruinó a causa de una enfermedad que le dejó contrahecho de pies y manos. Se unió a un grupo de peregrinos a Santiago que apiadados le llevaban en unas andas. Después del penoso viaje a Santiago, el mercader quedó ciego y decidieron dejarle en Vilasirga. Santa María escuchó sus llantos y alaridos curándole de todos sus males. El hombre volvió a su tierra y cuando ganó dineros tornó a Vilasirga para ofrecerlos a la Virgen.

EDUARDO PANIAGUA GARCÍA-CALDERÓN

 

EDUARDO PANIAGUA

Nacido en Madrid en 1952, es arquitecto y especialista de la música de la España medieval. En 1994 funda el sello discográfico Pneuma con el que edita sus producciones musicales. En su trayectoria musical ha participado constantemente en los escenarios de conciertos y en gran parte de sus producciones discográficas. Por su trabajo musical a favor de la convivencia de culturas ha recibido en 2004 la Medalla de las cuatro Sinagogas Sefardíes de Jerusalén, y por la difusión de estas músicas inéditas recibe excelentes críticas y premios internacionales, siendo nominado en los años 1997, 2000, 2004, y premiado en 2009 como Mejor Artista de Música Clásica por la Academia de la Música de España

PDF
Bájate toda la información en PDF
Espacios

Madrid
Iglesia de la Concepción de Goya
1 de marzo - 21:00 horas
Entrada libre hasta completar aforo
wai-aa
Madrid Ciudad Digital
copyright © Comunidad de Madrid