Artesacro

OTRAS EDICIONES:

2009
2008
Comunidad de Madrid

Orquesta Solistas de Madrid

espíritus benditos

Sobre la obra

ESPÍRITUS BENDITOS

PROGRAMA

-I-

Christoph Willibald Gluck (1714 - 1787):
Minueto y Danza de los espíritus benditos

Franz Danzi (1763 - 1826):
Sinfonía concertante para flauta, clarinete y orquesta
en Si b mayor, Op. 41
- Allegro moderato
- Larghetto
- Polonaise (Allegretto)

-II-

Antonio Vivaldi (1678 - 1741):
La tempesta di mare, RV 253 (-Allegro -Largo -Allegro)

Wolfgang Amadeus Mozart (1756 - 1791):
Divertimento en Re mayor, K. 136
- Allegro
- Andante
- Presto

Georg Friedrich Haendel (1685 - 1759):
El Mesías (selección)
- Simphony
- Pifa
- Behold the Lamb of God (coro)
- And with His stripes we are healed (coro)
- He trusted in God (coro)
- Let all the angels of God (coro)
- Let us break their bonds asunder (coro)

 

FICHA ARTÍSTICA

Intérpretes

Violín: Mariana Todorova

Flauta: María Antonia Rodríguez

Clarinete: Nerea Meyer

Orquesta de Cámara Solistas de Madrid
Concertino-Directora: Mariana Todorova

 

NOTAS AL PROGRAMA

La Danza de los Espíritus Benditos, obra con la que se abre el concierto y da título al mismo, pertenece a una de las óperas más relevantes del compositor alemán Christop Willibald Gluck (Erasbach, 1714 - Viena, 1787), Orfeo y Eurídice, ópera trágica en tres actos, cuyo estreno tuvo lugar en el Teatro de la Corte Imperial de Viena, el 5 de octubre de 1762, sin que llegara a cosechar excesivo éxito; posteriormente, una segunda versión estrenada en Parma, en 1769, en la que el papel de Orfeo lo cantaba un castrati soprano -en lugar de un castrati contralto, como era lo habitual-, facilitó su lanzamiento hacia otros espacios escénicos en diversas ciudades europeas. Para su estreno en París, en 1774, Gluck realizó una tercera versión, en la que ese mismo papel se le encomendaba a un tenor.
Fruto de su primera colaboración con el libretista italiano Rainieri de' Calzabigi, Orfeo y Eurídice narra la entrada de éste en el Reino de los Muertos, con el beneplácito del dios Zeus, para intentar rescatar a su amada Eurídice, muerta, víctima de la picadura de una serpiente, y devolverla a la vida.
La Danza de los Espíritus Benditos es una de las piezas instrumentales que Gluck incluye en dicha ópera y tiene su aparición durante el segundo acto, cuando Orfeo llega al Elíseo para llevarse con él a Eurídice. Allí, a las puertas, se encuentra con los Espíritus Benditos que bailan a su alrededor una danza lenta en la que la flauta solista entona una melodía de gran belleza, tranquila, dulce, casi estática, que transmite la sensación de que el tiempo parece quedar suspendido, representación simbólica de la idea de eternidad.
Franz Danzi, compositor alemán (Schwetzingen, 1763 - Karlsruhe, 1826) era hijo del primer violonchelo de la orquesta de la corte de Mannheim, de origen italiano, lo que le permitió adentrase, desde muy temprana edad, en todos los aspectos relacionados con el arte musical. No tardó mucho en sustituir a su padre como primer violonchelista, labor que compaginaría con sus grandes dotes para la composición, hasta el abandono del puesto mencionado.
Aunque de Danzi no nos haya llegado sino una parte relativamente pequeña de su extenso catálogo es significativo señalar que su producción no está limitada a la música concertante, ya que fue también compositor operístico con un extenso e interesante catálogo.
La sinfonía concertante, género al que Danzi le dedicó una buena parte de su actividad, gozaba de una gran popularidad en su tiempo, siendo su lado más atractivo la combinación de dos o más instrumentos (cuerda, viento, metal) que mantienen un diálogo con la orquesta de cuerdas como sustento, lo que se presta a la realización d e una música más fresca, versátil y con más posibilidades combinatorias en lo que se refiere a sus temas y desarrollos.
La Sinfonía Concertante en Si bemol mayor, Op. 41, fue realizada hacía el año 1814 y está concebida para la flauta y el clarinete como solistas. Es una de las obras del autor más populares y por la que es mundialmente conocido y más en concreto por su tercer movimiento, Polonaise (Allegretto).
Bajo el título La tempesta di mare, subyace realmente uno de los conciertos de Antonio Vivaldi (Venecia, 1678 - Viena, 1741) correspondiente a su Opus 8, Il cimento dell'armonia e dell'invenzione, colección que agrupa un total de doce conciertos, entre los que destacan los cuatro primeros, que configuran la más popular y celebérrima composición escrita por Vivaldi, Las cuatro estaciones.
El Concierto para violín en Mi bemol mayor, Op. 8, nº 5, RV 253, La tempesta di mare, posee, al igual que los cuatro que conforman Las cuatro estaciones, un gran poder descriptivo de las fuerzas de la naturaleza. Así, el primer movimiento, Allegro, nos introduce enseguida en plena tempestad, percibiéndose en la parte orquestal el viento, la lluvia, los truenos y demás meteoros propios de ese fenómeno. El segundo, Largo, representa un remanso de tranquilidad dentro de la tempestad, aprovechado por el violín para cantar un expresivo tema que, gracias a su lirismo, parece devolver la calma en todo su alrededor, aunque no deje de percibirse, por debajo, el rumor acechante de la tormenta. Por último el tercero, Presto, restituye los fuertes vientos y la lluvia rápida y copiosa, con alternancias de débiles claroscuros que no impiden el retorno de la naturaleza a sus más llamativas y sombrías manifestaciones marinas.
Dentro de la vasta producción de Wolfgang Amadeus Mozart (Salzburgo, 1756 - Viena, 1791), que abarcó prácticamente todas las manifestaciones musicales de su época, la música de cámara representa unos de sus apartados más fecundos. El compositor demostró también, desde su más temprana edad, gran oficio y maestría en el tratamiento de las formas musicales subyacentes al género, siendo su más fiel reflejo seis cuartetos para cuerda, publicados en 1785, dedicados a Franz Joseph Haydn y al que Mozart consideraba el auténtico maestro de este arte.
De época, bastante anterior, de una vida que duró únicamente treinta y cinco años, son los divertimentos K. 136-138, también para cuarteto de cuerda, fechados en 1772, cuando Mozart contaba dieciséis años de edad. Por entonces no hacía mucho que el compositor había regresado a su ciudad natal después de una breve estancia en Milán, ciudad en la que escribió, en el transcurso de tan solo cuatro semanas, la ópera Ascanio in Alba con motivo de las bodas del Archiduque Fernando de Austria. De los tres divertimentos referidos es, sin duda, el K. 136 en Re mayor, el más conocido y popular y que exige un gran virtuosismo para el primer violín. Consta de tres movimientos que conservan el modelo de la sinfonía a la italiana, en la que un tiempo lento se intercala entre dos rápidos (Allegro - Andante - Presto). Música exenta de dramatismo, ligera y desenfadada, propia para servir como música de fondo en reuniones y celebraciones palaciegas, según los gustos de la época.
Al igual que Las cuatro estaciones, de Vivaldi, que pertenece al grupo de obras clásicas conocidas por todos los públicos, amantes o no de la gran música, El Mesías, de Georg Friedrich Haendel (Halle, 1685 - Londres, 1759) participa también de ese selecto conjunto de músicas populares, de gran atracción mediática y atemporales.
La obra fue compuesta, en un fulgurante impulso creativo, entre el 22 de agosto y el 14 de septiembre de 1741. Como en una buena parte de sus obras, Haendel utilizó, en ocasiones, material proveniente de otras anteriores, transformado y adaptado a las exigencias de un nuevo texto y cometido dramático. Sin embargo, nada de ello resta coherencia al resultado final, poseyendo la obra un gran equilibrio formal y unidad en sí misma.
El estreno de El Mesías tuvo lugar el 13 de abril de 1742, en el New Music Hall de Dublín, en un concierto organizado con fines benéficos y al que asistieron unas setecientas personas y se recaudaron 400 libras. La respuesta del público fue entusiasta y el propio Haendel quedó muy satisfecho con la interpretación que de la obra hicieron todos los artistas participantes. Al estreno le siguieron tres interpretaciones en Londres, siendo significativo que, durante la primera de ellas, el Rey Jorge II se pusiera en pie, y todo el público a continuación, emocionado nada más comenzar el famoso coro "Aleluya". Poco a poco la obra se iría convirtiendo en la más celebrada y escuchada del compositor. El propio Haendel, a partir de 1750, la ofrecería anualmente con el fin de recaudar fondos para el Foundling Hospital, instaurando así la costumbre de asociar esta música con las obras benéficas, práctica que todavía persiste en nuestros días.
En el concierto de hoy se escuchará una selección compuesta por las dos únicas piezas instrumentales de la obra, Sinfonía y Pifa, seguidas de cinco de sus partes corales más interesantes y adaptables a una orquesta de cámara. Si bien con ello se pierde una buena parte de la grandiosidad y vistosidad que las voces confieren a dichas partes corales, no es menos cierto que su escucha, en estas especiales condiciones, realza y pone más de manifiesto la excelente elaboración armónica y contrapuntística que Haendel sabía otorgar a toda su producción musical.

LUIS DE LA BARRERA

 

MARIANA TODOROVA

Concertino de la Orquesta Sinfónica de RTVE desde 1997, nace en Varna (Bulgaria) y empieza sus estudios de violín a la edad de cinco años con S. Furnadjieva. A los catorce gana el primer premio del concurso nacional S. Obretenov y del concurso internacional Kocian, en Checoslovaquia.
Se gradúa en el Real Conservatorio de Madrid con Víctor Martin con Premio Extraordinario Fin de Carrera. En 1995 gana el Premio Sarasate concedido por la Fundación Loewe e interviene en concierto con el stradivarius del mencionado compositor.
Actúa como solista, con su Trío Modus, o como concertino-directora de los Solistas de Madrid por toda España y Europa. Ha realizado numerosas grabaciones para Televisión Española, Canal Satélite, Radio Clásica etc.
Muchos compositores españoles le han dedicado obras como por ejemplo el Concierto para violín "Ardor", de José Luis Greco, que estrena con la Orquesta Sinfónica de Gran Canaria, posteriormente graba dicho concierto en CD. El disco ha sido elegido disco excepcional del mes de la revista Scherzo y "editor's chois" de la revista Gramophone.
Recientemente ha actuado en el Palacio Real con los stradivarius de la colección palatina. Toca con un violín Joseph Ceruti del año 1844.

 

MARÍA ANTONIA RODRÍGUEZ

Nacida en Gijón (Principado de Asturias). Titulada profesional de piano y superior de flauta con Premio de Honor Fin de Carrera del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, han sido sus maestros César San Narciso (Asturias), Antonio Arias (Madrid) y Raymond Guiot, Alain Marion y Philippe Pierlot (París).
Forma dúo con Aurora López (piano) y con Daniela Iolkicheva (arpa).
Ha realizado numerosas grabaciones para Canal Clásico, RTVE, RAI, Radio France, etc.
Su grabación en directo del Concierto pastoral, del maestro Rodrigo, acompañada por la Orquesta Sinfónica de RTVE bajo la batuta del maestro Sergiu Comissiona, fue premiada por la Academia de las Artes y Ciencias de la Música como mejor CD del año en 2003.
Entre 1986 y 1990 fue flautín solista de la Orquesta Sinfónica de Madrid.
Desde 1986 pertenece al cuerpo de profesores de Música y Artes Escénicas en la especialidad de flauta.
Desde 1990 es flauta solista de la Orquesta Sinfónica de RTVE.

 

NEREA MEYER

Nace en Madrid y comienza sus estudios de clarinete, en el Conservatorio Ángel Arias, con dieciséis años. Allí termina el grado medio con las máximas calificaciones y continúa su formación en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.
Concluidos sus estudios superiores se traslada a Los Ángeles (California) para realizar un postgrado en Advanced Studies en USC (University of Southern California) con el maestro Yehuda Gilad, becada por dicha Universidad, Comisión Fulbright, Comunidad de Madrid y Ministerio de Educación. Durante su formación en esta ciudad forma parte de las orquestas American Youth Symphony y Debut Orchestra. Allí participa en diferentes concursos y gana varios premios: Pasadena Instrumental Competition, Mozart Competition y el Concerto Competition de Debut Orchestra, teniendo así la oportunidad de interpretar como solista un concierto con dicha orquesta.
Ha asistido a festivales y clases magistrales con importantes intérpretes como Antony Pay, Mitchele Zukowsky, Mitchel Lurie y Alessandro Carbonare.
En el año 2001 gana el Premio Manuel Castillo en el XI Concurso Internacional Ciudad de Dos Hermanas, concurso que gana en 2002.
Ha colaborado con la Orquesta Sinfónica de Baleares, Orquesta de Castilla y León, Orquesta de Picardie (Francia), Orquesta de Cámara de España y Orquesta Sinfónica de Radio Televisión Española. Actualmente es clarinete solista de la Orquesta de la Comunidad de Madrid.

 

SOLISTAS DE MADRID

Esta orquesta de cámara formada en la primavera de 1996 está compuesta por solistas y profesores de las principales orquestas madrileñas Todos sus integrantes poseen una gran experiencia, tanto como solistas como en el terreno camerístico y han formado parte de diversas agrupaciones que abarcan desde la música barroca hasta las nuevas estéticas del siglo XXI. Es por ello que el repertorio de los Solistas de Madrid abarca desde el Barroco hasta la música de nuestro tiempo.
Los Solistas de Madrid realizaron su presentación en la XIX Semana Internacional de Música de Teruel e inmediatamente fueron invitados para colaborar en posteriores ediciones de dicho Festival.
Han actuado, tanto con repertorio clásico como con obras especialmente compuestas para ellos en el Auditorio de Zaragoza, Teatro Quijano de Ciudad Real, Auditorio de Cuenca, Auditorio del Centro Cultural Conde Duque, Real Academia Bellas Artes de San Fernando, Auditorio Antonio Soler de la Universidad Carlos III, Auditorio Nacional, Fundación Juan March, Gran Teatro de Huelva, etc.
Han colaborado como orquesta invitada en los ciclos de conciertos que cada año organiza la Fundación Santa María de Albarracín.
Los Solistas de Madrid, desde su formación, han mostrado especial interés por la música del siglo XX, han estrenado obras de Consuelo Díez, Agustín González Acilu, Antonio Ruiz-Pipó, Joaquín Rodrigo e interpretado las de Xavier Montsalvatge, Teresa Catalán, Tomás Marco, Carlos Cruz de Castro...
Mariana Todorova concertino de la Orquesta Sinfónica de RTVE es su concertino-directora.

PDF
Bájate toda la información en PDF
Espacios

Madrid
Iglesia de la Concepción Real de Calatrava
20 de febrero, 18:00 horas
Entrada libre hasta completar el aforo
wai-aa
Madrid Ciudad Digital
copyright © Comunidad de Madrid