Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid

Bach en Suite

Yuval Gotlibovich, viola

PROGRAMA


I.
Johann Sebastian Bach(1685-1750) Suite para violoncello nº 5, en Do menor, BWV 1011
- Preludio
- Allemande
- Courante
- Sarabande
- Gavottes I y II
- Gigue
II.
Ben-Zion Orgad (1926-2006) Monologue for solo viola *
Menachem Weisenberg (1950) Monodialogue (a Fantasy for viola solo) **

* Estreno en Europa
** Estreno en España. En el concierto estará presente el compositor Menachem Weisenberg


NOTAS AL PROGRAMA


Cada pieza de este recital utiliza la viola no sólo como un instrumento melódico, sino que usa la cualidad sombría de su sonido como un punto de partida a una extensión virtuosística de sus posibilidades, hasta el punto de convertir la viola enteramente en un nuevo instrumento. En el caso de J. S. Bach, así como en el de Menachem Wiesenberg, con aproximadamente 300 años de diferencia entre ellos, se utiliza la técnica de una distinta afinación del instrumento para llegar a una resonancia diferente y, por lo tanto, a una calidad diferente de tono, que es una parte inseparable del carácter fundamental de cada pieza. En Bach la cuerda superior se baja de la a sol, y hace sonar simpáticamente do y sol, la tríada base de Do menor, la tonalidad de esta Suite.

En la de Wiesenberg se baja la cuerda más grave ampliando el registro de la viola, no sólo hacia arriba sino también hacia abajo, con un sonido vigoroso y valiente.

Ben-Zion Orgad ha encontrado la inspiración de su pieza en el folclore árabe, ajeno a la viola. La fusión de materia prima de Oriente Próximo con la técnica composicional occidental crea un nuevo estilo y un nuevo sonido para la viola.

El período de seis años en el que Johann Sebastian Bach sirvió como maestro de capilla del príncipe Leopoldo, en la Corte de Cöthen, resultó ser una de las épocas más productivas en la carrera creativa del compositor. Durante los años de Cöthen, Bach compuso el primer volumen de El clave bien temperado, las Invenciones a dos y tres voces, las Suites inglesas y Suites francesas, para clave, las seis Sonatas para violín solo, los Conciertos de Brandenburgo, las cuatro Suites para orquesta, las tres Sonatas para violoncello y piano y las seis Suites para violoncello solo. Estas últimas obras fueron un hito en la historia de este instrumento.

El origen de la composición de estas seis Suites para violoncello solo sigue siendo un misterio. Durante muchos años la viola da gamba representó las cuerdas graves en la composición musical del Barroco. En general, la viola da gamba se utilizó para complementar al clave como continuo en la música de cámara y orquestal (Bach escribió suites para la viola da gamba y dio al instrumento un lugar destacado en su Pasión según San Mateo). El principal problema del suave sonido de la viola da gamba (que tenía un registro intermedio entre el de la viola y el del violoncello actuales) fue la falta de un volumen suficiente para las grandes salas que comenzaron a surgir en el panorama europeo de principios del siglo XVIII. En un momento dado (tras su período de Cöthen en 1731), Bach introdujo un instrumento de su propio diseño, el violoncello piccolo, un violoncello de cinco cuerdas. El violoncello, sin embargo, se convirtió en el sucesor de la viola da gamba. (Telemann también promovió el nuevo instrumento en sus composiciones.). En general, no obstante, el violoncello seguía siendo utilizado para duplicar al bajo continuo. Como mucho, el instrumento tenía una función contrapuntística más que destacadamente melódica o virtuosística.

En Cöthen, Bach entró en contacto con dos músicos extraordinarios: el violinista y violagambista Christian Ferdinand Abel y el violoncellista Christian Bernardo Linike. Cualquiera de estos virtuosos pudo haber alentado la composición de sus seis Suites para violoncello solo, entre 1717 y 1723. En estas partituras Bach superó las limitaciones de la convención Barroca. El violoncello fue usado como un instrumento vistuosístico más, y no simplemente como relleno de una línea de bajo. Uno de los aspectos más asombrosos de estas suites, es que son solistas. Era como si el compositor anunciara la aparición del instrumento. Él también desafió la facilidad técnica de los exponentes del nuevo instrumento. Aquí el violoncellista expone su habilidad plenamente.

Cada una de las suites para violoncello de Bach tiene seis movimientos: Preludio, Allemande, Courante, Sarabande, Minué o Gavotte, y Gigue. La Suite Nº 5 es una de las dos en modo menor (la Suite Nº 2 en Re menor, BWV 1008, es la otra). Bach indica explícitamente al intérprete de cello bajar su cuerda de la a sol, un tono más bajo, en la quinta suite. El Preludio de apertura es el único en estas suites para violoncello compuesto en forma de obertura francesa: una sección de apertura lenta seguida de una rápida fuga a dos voces. Hay figuración extensa y ritmos punteados en el Allemande (un empleo totalmente nuevo del violoncello solo, incluso para los estándares de estas suites). El ligero y rápido Courante es la versión francesa del baile más que el modelo italiano empleado en otras suites. La Sarabande se desarrolló en España donde fue introducida por los árabes en el siglo XVII. Las zarabandas de Bach son a menudo sus exposiciones musicales más elocuentes. Las dos Gavottes están ambas en modo menor y la Gigue final concluye la partitura con un aire melancólico.

Los manuscritos originales de estas suites para cello se han perdido. Las interpretaciones contemporáneas se han basado en facsímiles de la viuda de Bach, Anna Magdalena, y su alumno Kellner. Estas copias manuscritas con frecuencia omiten indicaciones de arco, marcas de tempo y adornos. Muchos violoncellistas han realizado sus propias versiones de estas partituras. El gran violoncellista, director de orquesta y humanista Pablo Casals, fue responsable de introducir estas notables obras en la audiencia del de siglo XX. Así como su acercamiento fue sumamente idealizado, destacó la profunda reverencia de Casals por Bach y su innata humanidad brilla en cada compás (en sus grabaciones pioneras de estas suites). El distinguido violoncellista y profesor Janos Starker cree que "todos los matices musicales observables (de la época de Bach) ya sea en las notas, ornamentos, frases, dinámicas o tempi, deben ser dejados al criterio expresivo de cada intérprete, y la validez de cada acercamiento interpretativo descansará únicamente sobre el poder comunicativo del ejecutante. Ninguna tradición o verdad pueden ser invocadas para justificar cualquier tentativa que no satisfaga las necesidades y las exigencias de las normas ya aceptadas de la praxis interpretativa de nuestro tiempo. Una vez interpreté a Bach como Casals, pero lo he comprendido mejor por mí mismo. Los estudiantes deben aprender ese acercamiento con el moderno instrumento."

Aún hoy, una interpretación histórica de estos trabajos es tanto una opción artística personal como una interpretación concebida en términos más contemporáneos. De la misma manera, el acercamiento más expresivo de Casals (con sus raíces en el concepto decimonónico de intérprete de violoncello y composición) es igualmente válido por su elocuencia profundamente sentida. (Casals adoró a Bach por encima de todos los otros compositores. También como gran director, Casals dirigió una interpretación notablemente apasionada de las Suites orquestales, los Conciertos de Brandenburgo y los conciertos para instrumentos solistas). Uno de los aspectos fascinantes de estas partituras, y los misterios que las rodean, es que cada ejecutante debe tener su propio concepto y acercamiento personal a la música. Estas obras concibieron totalmente el violoncello como un instrumento solista.

Monologue, de Ben-Zion Orgad, es una obra básicamente monódica y sus patrones rítmicos siguen modelos comunes para el mundo del Oriente Próximo árabe. Estos modelos hacen múltiples cambios rítmicos y todas las variaciones posibles.

Monodialogue, una Fantasía para viola solista, de Menachem Wiesenberg, está dedicada a la violista Tabea Zimmermann. El núcleo motívico de la obra se basa en la realización de las letras de su nombre: Ta-Be-A, que se traducen musicalmente por los nombres alemanes de las notas Si-Si bemol-La. La forma y la configuración de la obra consiste en el examen de las interrelaciones de estas tres alturas. Como parte de la idea motívica, se requiere al intérprete afinar la cuerda más baja de la viola medio tono por debajo, de Do a Si. Monodialogue es una pieza bastante libre en cuanto a sus tempi y sus matices. La inspiración de su expresividad debe mucho al carácter único y especial de Tabea Zimmermann.

Estas dos últimas piezas, de dos de las generaciones más importantes de compositores israelitas, están inspiradas en motivos melódicos derivados de cantos bíblicos y usan patrones rítmicos comunes al mundo árabe y oriental.

Notas al Programa de Lawrence Budmen

Ben Zion-Orgad


Fue un compositor, profesor y poeta de origen israelí. Su familia emigró a Palestina en 1933, donde comenzó clases de violín en 1936. Desde 1942 hasta 1946, Orgad estudió violín y composición con Rudolf Bergmann y Paul Ben-Haim, en Tel Aviv, y en 1947 con Josef Tal, en Jerusalén.

  En los años 1949, 1952 y 1961 formó parte en la cursos de composición en el Berkshire Music Center en Tanglewood, con Aaron Copland y otros.

  Desde 1960 hasta 1962 estudió composición en la Universidad de Brandeis en Waltham. A partir de 1956, Orgad fue empleado por el Ministerio israelí de Educación, en el Departamento de su escuela de música. Sus obras musicales consisten principalmente en música de coro y canciones, aunque también escribió obras para orquesta y música de cámara.

  El Monólogo para viola es básicamente monódico y sus modelos rítmicos siguen patrones comunes de la estructura musical de Oriente Medio.  Estos modelos hacen cambios rítmicos coloristas con posibles variaciones.

  Ben-Zion Orgad es uno de los compositores israelíes que se derivan hacia estilos melódicos y rítmicos de inspiración bíblica tradicional de Oriente Medio y traducen la prosodia típica de las lenguas semíticas en melodía musical y ritmo. Sus trabajos incluyen ciclos de la canción, composiciones para instrumento solo, obras para coro como O Lord our Lord : (Psalm VIII) : Motet, cantatas bíblicas, música para la orquesta, con trompa, su obra Taksim, para arpa, Variaciones en Do, para piano, etc.

  Entre sus trabajos más importantes destacan Hatzvi Israel (La Belleza de Israel, sinfonía, 1949/1964), Balade (orquesta, 1971), Ashmoret shlishit (El Tercer Reloj, orquesta, 1978), Hallel (1978), Individualizaciones II: Concertante (violín, violoncelo y orquesta de cámara, 1990), Seis Filigranas (cámara, 1989-1993; núm. 6, para orquesta de cuerdas).


Menachen Wiesenberg


Compositor, arreglista, pianista y pedagogo, es uno de los más prolíficos y aclamados músicos de Israel

Wiesenberg es ganador del 1998 Prime Minister prize for composition y fue galardonado, en 1992, por sus sobresalientes logros en el campo de la música de concierto por la Sociedad de Autores, Compositores y Editores de Música en Israel (ACUM Ltd.). Se le concedieron becas como compositor residente por la Rockfeller Foundation, la Bogliasco Foundation y el Virginia Center for Creative Arts.

Ha recibido encargos y premios de composición por el Oregon Bach Festival, el Schleswig-Holstein Festival en Germany, el Lille Festival en Francia, Wisconsin University, el Relache Ensemble en Philadelphia, el Council for Culture and Arts en Israel, y la Tel-Aviv Foundation for Culture and Arts, entre muchos otros.

Su obra abarca una amplia gama de estilos, desde orquestal, de cámara y obras vocales en el campo clásico, a la música ligera y el jazz. Su música ha sido tocada en Alemania, Austria, Francia, Irlanda, República Checa, Croacia, Países Bajos, Bélgica, Italia, Chipre, EE.UU., Australia, Nueva Zelanda, Colombia, Brasil, Japón y Taiwán. Ha sido interpretada por la Orquesta Sinfónica de Dallas, la Orquesta Filarmónica de Israel, la Orquesta Filarmónica de Jerusalén, la Camerata Jerusalén de Israel, la Orquesta de Cámara de Israel, la Orquesta Sinfónica de Haifa y la Orquesta Sinfónica de Rishon Lezion, así como agrupaciones de cámara como el Cuarteto Jerusalén, el Cuarteto Huberman, el Cuarteto Aviv, el Cuarteto Lumina, el Relache Ensemble, el Musica Nova Ensemble, y por solistas de renombre como la violista alemana Tabea Zimmermann y el violoncellista estadounidense Ron Leonard.

Ha ganado renombre por sus arreglos de canciones populares israelíes y judías. Su interés por la música tradicional de su tierra nativa es una motivación fundamental en toda su actividad compositiva.

Su música ha sido difundida internacionalmente en más de nueve CD, distribuidos principalmente por los sellos internacionales EMI y Koch. Las interpretaciones de su música han tenido muchas emisiones a través de Radio Colonia, Radio Baviera, Radio Ginebra, Radio International Francesa y por el Servicio de Radiodifusión de Israel.

Actúa como solista y como pianista de música de cámara en Israel, Europa y América. Ha tocado, entre otros, con la violista alemana Tabea Zimmermann, el clarinetista estadounidense Charles Niedich, la prestigiosa cantante israelí Mira Zakai, el violinista Hagai Shaham y los violoncellistas Hillel Zori y Zvi Plesser.

Realizó un master en la Julliard School of Music y actualmente es profesor titular y responsable del departamento de Jazz y Música Aplicada de la Academia de Música de Jerusalén. Además, es Asesor Musical e Instructor Principal del Grupo de Jóvenes Músicos del Centro de Música de Jerusalén, fundado por el maestro Isaac Stern.


Yuval Gotlibovich


Nació en Israel, en 1977.

Ganador de diversos concursos internacionales, Yuval Gotlibovich sobresale como uno de los violitas más solicitados de su generación.

  Ha ganado el Primer Premio en la VIII Competición Internacional Lionel Tertis, en la competición “Aviv” en 2004, en Israel, y en el Concurso Nacional de Música de Cámara “Fischoff”, en Indiana (USA).

  Su actividad  concertística se desarrolla en Europa, Estados Unidos, Canadá e Israel.

  Como solista ha tocado con la Orquesta Sinfónica de Jerusalén, Tel-Aviv Soloists Ensemble, Ostrobothnian Chamber Orchestra y Texas Festival Orquesta, entre otras agrupaciones.

  Ha colaborado tocando música de cámara con renombrados artistas como Menahem Pressler, Marc André Haemlin, George Pludmahcer, Nobuko Imai y Janos Starker, entre otros.

  Sus conciertos se pueden escuchar en cadenas de radio y televisión como la BBC en el Reino Unido, CBC en Canadá, IBA en Israel, FRA en Francia, Deutschlandfunk en Alemania y NPR en los Estados Unidos. Asimismo, ha tocado como solista y recitalista en importantes salas como la Wigmore Hall en Londres, Tel--‐Aviv Opera House y el Kennedy Center en Washington.

  Yuval Gotlibovich pone un énfasis especial en los conciertos de música contemporánea. En este sentido, ha  trabajado con el Ensemble Modern en Frankfurt, Ensemble Callisto en Chicago, Ictus en Brusselas, 21 en Israel y ha trabajado con compositores como Krzysztof Penderecki, Henri Deutilleux y György Kurtag.

  Además, compositores como Alexandre Eisenberg y Justin Merritt le han dedicado sus conciertos para viola.

  Toca y enseña regularmente en importantes festivales de verano como son Kuhmo en Finlandia, Round Top en Texas, Giverny y Villefavard en Francia y en los congresos mundiales de viola.

  Ha sido profesor de viola en la Universidad de Indiana de 2004 a  2008.

  Actualmente es Profesor de Viola en el Conservatorio Superior del Liceu en Barcelona y a partir de septiembre de 2009 comenzó a impartir clases en la Escuela Superior de Música Reina Sofía en Madrid como Profesor Asistente de la Profesora Titular Diemut Poppen en la Cátedra de Viola Fundación BBVA y como Profesor Principal en el Conservatorio Della Svizzera Italiana, en Lugano.

Información práctica

  • Real Iglesia de Santiago y San Juan Bautista (Madrid)
  • 15 de marzo
  • 20:15 horas
  • Entrada libre hasta completar aforo
Información completa del espectáculo