Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid

Oficio de Semana Santa de Tomás Luis de Victoria

Coro Tomás Luis de Victoria.
Antonio Peces, director

INTÉRPRETES
Coro Tomás Luis de Victoria:
Sopranos:Idoia Eguiazábal
Cristina Marcos
Reyes Sequera
Victoria Viana
Inés Alonso
Altos :Julia Martino
Patricia Ayuso
Berta Botella
Andrea Abilahoud
Tenores :Vicente Sempere
Daniel Martín
Claudio Jiménez
Bajos :Alberto Cabrera
David Alegre
Director:Antonio Peces Gómez

PROGRAMA


Officium Hebdomadae Sanctae (1585). Sabbato Sancto ad Matutinum, de Tomás Luis de Victoria (1548-1611)

  • - Heth. Misericordiae Domini (Lamentación 7)
  • - Aleph. Quomodo obscuratum (Lamentación 8)
  • - Incipit oratio Jeremiae (Lamentación 9)
  • - Recessit pastor noster (Responsorio 13)
  • - O vos omnes (Responsorio 14)
  • - Ecce quomodo moritur (Responsorio 15)
  • - Astiterunt reges (Responsorio 16)
  • - Aestimatus sunt (Responsorio 17)
  • - Sepulto Domino (Responsorio 18)
  • - Vexilla Regis "more hispano" (Himno)

NOTAS AL PROGRAMA

El Oficio de Semana Santa (Officium Hebdomadae Sanctae) es la mayor recopilación de la música religiosa litúrgica del Renacimiento. Está dividida en cuatro días, Domingo de Ramos, Jueves, Viernes y Sábado Santos. El cuerpo principal lo forman 18 responsorios y 9 lamentaciones; completan la obra dos pasiones y diversas piezas, entre las que destaca el Vexilla Regis. Este himno es el final de una obra inmensa, compuesta con un sentido unitario, que Victoria dedica a la Santísima Trinidad.

Se ha hablado tanto sobre esta obra, cuya capacidad para acaparar atención no cesa, que resulta muy difícil que estas notas puedan aportar algo más. Por un lado, Victoria está convencido de los efectos beneficiosos para la sociedad de la música cuando está bien hecha y se emplea para un buen fin, en este caso, para la contemplación de la Pasión de Jesús; en esta obra se centra especialmente en los momentos de dolor de Jesús, como podemos leer en Las Moradas de Santa Teresa y en otros muchos textos, y se utiliza como base para un proceso de meditación que tenía como finalidad el olvido de uno mismo y el contacto con Dios, en la medida en que esto es posible en esta vida. Este proceso requería un sentido de dulzura y de estabilidad emocional, lo cual orienta decididamente la música de Victoria. No es de carácter externo, ni busca emociones sensoriales atractivas, sino el encuentro con la verdad de la palabra.

Esta verdad no es intelectual, sino que forma parte de la totalidad del ser humano, de su movimiento interior. Por ello surgen inseparablemente un sentido de la forma único y una correspondencia perfecta entre el sentido de la palabra y una situación musical específica; la balanza está equilibrada entre texto y música.

Es muy difícil hablar de la forma, no como hecho externo, sino como realidad única de cada pieza. En esta obra, la forma nos delimita el ámbito en el que la pieza vive en nosotros de un modo perfecto y en ese sentido podemos percibir instantáneamente cómo es, por ejemplo, cualquier responsorio de este oficio sin ningún atisbo de duda.

En cuanto a la palabra, se evidencia que cada contenido tiene su color musical específico, no me refiero a los recursos externos -como simbolizar la muerte de Judas acabando la obra en una semicadencia y con el giro de 8ª en el tenor- sino a la manera de adecuar la música a la comprensión profunda de la palabra. No es posible obviar el texto: éste adquiere plena significación en el momento de cantarlo.

Lo genuino de Victoria es la manera en la que adapta el estado de conocimiento propio, la ausencia de pensamiento, la atención y el apasionado amor a Dios y al hombre, -propio del misticismo español (y universal) de esta época- a la música. El Vexilla Regis, como motete final, consigue una grandeza que integra al resto de la obra como una gran unidad, en un sentido específico, no continual. Su última parte a 6 voces y su sencillo y bruckneriano Amén final, son el resumen y a la vez el soporte de la única obra en cuya edición el autor no hace ningún comentario, solamente la dedica a la Santísima Trinidad.

Antonio Peces Gómez

Coro Tomás Luis de Victoria

Se funda en la Semana Santa de 1996, como consecuencia de la costumbre que venía teniendo lugar en la Iglesia de Brunete de interpretar, en dichas fechas, los responsorios del músico renacentista Tomás Luis de Victoria. Nace, y así se mantiene desde entonces, como un coro de cámara especialmente interesado en la polifonía de dicha época y en concreto en el compositor que le da nombre, aunque también aborda obras de todas las épocas.

Su trabajo y entusiasmo común todos estos años, bajo la dirección de Antonio Peces, se manifiesta en el empaste y la sensibilidad que transmite en sus interpretaciones. El grupo aporta una experiencia y musicalidad consolidada, cultivando la música coral en todas sus facetas y la singularidad del arte de los grandes maestros. El trabajo ocasional concentrado en varios encuentros en los últimos tres años, bajo la dirección de Konrad von Abel, y la preparación de varios programas bajo su dirección ha ampliado muy satisfactoriamente su perspectiva musical.

Ha recibido de forma continuada clases de técnica vocal a cargo de la soprano Alicia Barrenechea. Desde hace unos años participa como coro piloto en cursos de dirección impartidos por el director alemán Konrad von Abel.

Cuenta con dos grabaciones, una de música religiosa del compositor Tomás Luis de Victoria y otra de música profana del Renacimiento.

Sus más de cien conciertos en La Rioja, Andalucía, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, País Vasco, Comunidad Valenciana y, especialmente, la Comunidad de Madrid son una muestra de su intensa actividad con proyección nacional. Cabe destacar su participación en varias ediciones del Festival de Arte Sacro y del Festival Clásicos en Verano, ambos de la Comunidad de Madrid, el ciclo Música y voz para la Pasión, del Ayuntamiento de Madrid, y en numerosos ciclos de polifonía, como el de Medina de Rioseco, Ciclo de Música Sacra del Desierto de las Palmas o el Ciclo de Órgano y Música Sacra de la Catedral de Getafe.

Como no podía ser de otra manera, el grupo participó activamente en la celebración del IV Centenario de la muerte de Tomás Luis de Victoria (h. 1548-1611) interpretando en varias ocasiones su Officium defunctorum a 6 voces.

En los dos últimos años el grupo ha aumentado su número lo que le ha permitido abordar programas más ambiciosos como los dedicados a conmemorar el III Centenario de la muerte de Juan Bautista Cabanilles (1644-1712) con obras vocales de este autor y el motete Jesu meine Freude, de J. S. Bach, el V Centenario del nacimiento de Francisco Salinas (1513-1590), con obras polifónicas de sus coetáneos (Victoria, Lasso, Diego Ortiz...) o el programa titulado Salve Regina, con obras dedicadas a María Virgen de Lasso y Victoria, incluyendo varias a doble coro y siendo acompañados por el organista José Ignacio Gavilanes.

Durante la temporada 2013-2014 el grupo ha dedicado sus esfuerzos a la obra Lagrime di San Pietro, del compositor franco-flamenco Orlando di Lasso (1532-1594); está considerada la obra maestra de su autor y una de las composiciones cumbre del periodo renacentista. Su extraordinaria complejidad, su fuerza expresiva y el uso de un lenguaje rico y novedoso, en el que música y texto se alían en la búsqueda de sentido, hacen de ella una pieza singular que sintetiza los logros musicales de la época y abre nuevos caminos hacia el barroco. Se trata de una obra póstuma de Orlando di Lasso dedicada al Papa Clemente VIII, compuesta para siete voces y articulada en 21 partes: 20 madrigales espirituales, género sagrado en lengua vernácula, y un motete final en latín.

Con este programa, dirigido por el maestro Konrad von Abel, han participado entre febrero y abril de 2014 en el XXIV Festival de Arte Sacro de Comunidad de Madrid, el XXIII Festival de Música Antigua y Sacra de Getafe, el Ciclo Música para un tiempo de Oración 2014, organizado por el Ayuntamiento de Pamplona, así como en el Monasterio de las Huelgas Reales de Valladolid, en la Iglesia de San Justo y Pastor de Segovia y en el Monasterio de Leyre (Navarra).

La temporada 2014-2015 ha comenzado con la participación del grupo en la I Edición de la Ruta de los Órganos Históricos de Castilla - La Mancha, organizada por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Castilla-La Mancha, en la Parroquia de San Sebastián Mártir (Méntrida, Toledo), el 19 de octubre de 2014. El programa presenta obras para coro y órgano de Tomás Luis de Victoria (Ave María, Super Flumina Babylonys, Salve Regina y Magnificat primi toni), William Byrd (Magnificat y Nunc dimittis) y Anton Bruckner (Tantum ergo, Tota pulchra es, Afferentur regi y Ecce sacerdos). En este concierto el coro ha sido acompañado por el organista José Ignacio Gavilanes.

El 22 de noviembre de 2014 el grupo actuará en la Temporada 2014-2015 de Aeterna Musica, dentro de la Serie Barroca Aeterna, con un programa monográfico dedicado a Tomás Luis de Victoria, compuesto por el motete y misa O Magnum Mysterium, los motetes Ne timeas, Maria, Quam pulchri sunt, las antífonas a doble coro Ave Maria y Salve Regina y el salmo a doble coro Super flumina Babylonis.

Antonio Peces Gómez

Nace en Talavera de la Reina, Toledo. Inicia sus estudios musicales como clarinetista con Máximo Muñoz y Vicente Peñarrocha en el Real Conservatorio de Música de Madrid, a la vez que comienza a formar parte del coro Gaudeamus. Tras acabar la carrera de dicho instrumento amplía sus estudios en el Conservatorio de Rotterdam, con Walter Boeyekens y, posteriormente, estudia con Vicente Alberola. Completa su formación musical con Contrapunto y Fuga, segundo de Composición, grado medio de Piano y dirección y fenomenología de la música a cargo de Konrad Von Abel. Estudia además técnica Alexander con Simon Fitzgibbon y técnica vocal con Alicia Barrenechea.

Ha colaborado con numerosas orquestas (Orquesta de Estudiantes de la Comunidad de Madrid, del Conservatorio de Rotterdam, Teatro Madrid, Abadía) y colabora en la actualidad con la Neue Philarmonie, de Múnich. Ha interpretado numerosos conciertos con grupos de música de cámara, como el Trío de clarinetes Bouffil, el Trío con viola y piano Euterpe o el Quinteto de viento Fundación.

Como profesor de clarinete viene desarrollando su labor docente en distintos conservatorios de la Comunidad de Madrid: Conservatorio de Ferraz, Conservatorio de Arganda del Rey o Escuela de Música de San Lorenzo de El Escorial.

Como director ha trabajado con la Orquesta del Conservatorio de Arganda del Rey y con el Coro Capilla Renacentista, de Madrid, entre otros coros. En la actualidad dirige el Coro Gaudeamus de Madrid, desde noviembre de 2012, y la Schola Polifónica de Madrid, desde 2013.

Es director fundador del Coro Tomás Luis de Victoria de Brunete, al que ha dirigido a lo largo de toda su andadura.



TEXTOS


Officium Hebdomadae Sanctae (1585). Sabbato Sancto ad Matutinum, de Tomás Luis de Victoria (1548-1611)

Lectio prima. Heth. Misericordiae

Heth.

Misericordiae Domini

quia non sumus consumpti:

quia non defecerunt miserationes eius.

Teth.

Bonum est vivo, cum portaverit iugum

ab adolescentia sua.

Ierusalem, Ierusalem,

convertere ad Dominum Deum tuum.

(Lm. 3, 22,27)

Heth.

Por la misericordia de Dios

no hemos sido consumidos,

no nos ha faltado su compasión.

Teth.

Bueno es para el hombre cargar con el yugo desde joven.

Jerusalén, Jerusalén,

vuélvete hacia el Señor tu Dios.

(Lm. 3, 22,27)

Lectio secunda. Aleph. Quomodo

Aleph.

Quomodo obscuratum est aureum,

mutatus est color optimus,

dispersi sunt lapides sanctuarii

in capite ominum platearum?

Beth.

Filii Sion inclyti,

et amicti auro primo:

quomodo reputati sunt in vasa testea,

opus manuum figuli?

Ierusalem, Ierusalem,

convertere ad Dominum Deum tuum.

(Lm. 4, 1-2)

Aleph.

¡Cómo se ha oscurecido el oro

y ha cambiado su bellísimo color!

Tiradas están las piedras del santuario

por las esquinas de todas las calles.

Beth.

Las nobles hijos de Sión,

vestidos de oro fino,

¡cuentan como vasijas de barro,

obra de manos de alfarero!

Jerusalén, Jerusalén,

vuélvete hacia el Señor tu Dios.

(Lm. 4, 1-2)

Lectio tertia. Incipit Oratio

Incipit Oratio

Hieremiae Prophetae

Recordare Domine

qui acciderit nobis:

intuere, et respice opprobium nostrum.

Haereditas nostra versa est ad alienos:

domus nostrae ad extraneos.

Pupilli facti sumus absque patre,

matres nostrae quasi viduae.

Aquam nostram pecunia bibimus:

ligna nostra pretio comparavimus.

Cervibus nostri minabamur,

lassis non dabatur requies.

Ierusalem, Ierusalem,

convertere ad Dominum Deum tuum.

(Lm. 5, 1-5)

Comienzo de la oración

del profeta Jeremías

Recuerda, Señor,

lo que nos ha ocurrido:

mira y fíjate en nuestro oprobio.

Nuestra heredad ha pasado a extranjeros,

nuestras casas a extraños.

Huérfanos hemos quedado, sin padre,

nuestras madres como viudas.

Tenemos que comprar el agua que bebemos,

y pagar la leña que nos llevamos.

Nos llevan del cuello,

y no nos dan descanso.

Jerusalén, Jerusalén,

vuélvete hacia el Señor tu Dios.

(Lm. 5, 1-5)

Responsorios

Recessit Pastor Noster

Recessit pastor noster, fons aquae vivae,

ad cuius transitum sol obscuratus est:

Nam et ille captus est, qui captivum tenebat primum hominem:

hodie portas mortis et seras pariter Salvator noster disrupit.

Destruxit quidem claustra inferni,

et subvertit potentias diaboli.

Nam et ille captus est, qui captivum tenebat primum hominem:

hodie portas mortis et seras pariter Salvator noster disrupit.

Se ha alejado nuestro pastor, fuente de agua viva,

a cuyo tránsito se oscureció es sol.

Y ahora está cautivo quien cautivo tuvo al primer hombre:

hoy ha roto nuestro Salvador a la vez las puertas y cerrojos de la muerte.

Ciertamente ha destruido las cadenas del infierno y ha aniquilado el poder del demonio.

Y ahora está cautivo quien cautivo tuvo al primer hombre:

hoy ha roto nuestro Salvador a la vez las puertas y cerrojos de la muerte.

O Vos Omnes

O vos omnes, qui transitis per viam,

attendite, et videte

Si est dolor similis sicut dolor meus.

Attendite universi populi, et videte dolorem meum

Si est dolor similis sicut dolor meus.

(Lm. 1, 12)

Oh, vosotros todos, los que pasáis por el camino, prestad atención y ved

si existe dolor semejante al mío.

Atended, pueblos del universo, y ved mi dolor.

Si existe dolor semejante al mío.

(Lm. 1, 12)

Ecce Quomodo Moritur

Ecce quomodo moritur iustus, et nemo percipit corde:

et viri iusti tolluntur, et nemo considerat:

a facie iniquitatis sublatus est iustus:

Et erit in pace memoria eius.

Tamquam agnus coram tondente se obmutuit,

et non aperuit os suum:

de angustia, et de iudicio sublatus est.

Et erit in pace memoria eius.

Ecce quomodo moritur iustus, et nemo percipit corde:

et viri iusti tolluntur, et nemo considerat:

a facie iniquitatis sublatus est iustus:

Et erit in pace memoria eius.

(Is. 57, 1; 53, 7)

He aquí cómo muere el justo, y nadie se da cuenta.

Los hombres justos son apartados,

y nadie lo tiene en consideración:

apartado ha sido el justo de la faz de la iniquidad.

Y en paz perdurará su recuerdo.

Como el cordero ante el esquilador,

enmudeció y no abrió la boca:

del apremio y del juicio fue apartado.

Y en paz perdurará su recuerdo.

He aquí cómo muere el justo, y nadie se da cuenta.

Los hombres justos son apartados,

y nadie lo tiene en consideración:

apartado ha sido el justo de la faz de la iniquidad.

Y en paz perdurará su recuerdo.

(Is. 57, 1; 53, 7)

Astiterunt Reges

Astiterunt reges terrae, et principes convenerunt in unum,

adversus Dominum, et adversus Christum eius.

Quare fremuerunt gentes, et populi meditati sunt inania?

Adversus Dominum, et adversus Christum eius.

(Ps. 2, 1-2)

Se alzaron los reyes de la tierra y se aliaron con los príncipes

contra el Señor y contra su Cristo.

¿Por qué se indignan las naciones y los pueblos preparan vanos proyectos?

Contra el Señor y contra su Cristo.

(Salmos 2, 1-2)

Aestimatus Sum

Aestimatus sum cum descendentibus in lacum:

Factus sum sicut homo sine adiutorio,

inter mortuos liber.

Posuerunt me in lacu inferiori,

in tenebrosis, et in umbra mortis.

Factus sum sicut homo sine adiutorio,

inter mortuos liber.

He sido contado entre los que descienden a la tumba.

Me he convertido en un hombre desvalido,

relegado entre los muertos.

Me pusieron en una tumba profunda,

en gran oscuridad y a la sombra de los muertos.

Me he convertido en un hombre desvalido,

relegado entre los muertos.

Sepulto Domino

Sepulto Domino, signatum est monumentum, volventes lapidem ad ostium monumenti:

Ponentes milites, qui custodirent illum.

Accedentes principes sacerdotum ad Pilatum, petierunt illum.

Ponentes milites, qui custodirent illum.

Sepulto Domino, signatum est monumentum, volventes lapidem ad ostium monumenti:

Ponentes milites, qui custodirent illum.

(Matth. 27, 62-66)

Una vez sepultado el Señor, el sepulcro fue sellado con una piedra que hicieron rodar ante la entrada del sepulcro.

Y pusieron soldados para custodiarle.

Los príncipes de los sacerdotes acudieron a Pilato y lo pidieron.

Y pusieron soldados para custodiarle.

Una vez sepultado el Señor, el sepulcro fue sellado con una piedra que hicieron rodar ante la entrada del sepulcro.

Y pusieron soldados para custodiarle.

(Mateo 27, 62-66)

Vexilla Regis

Himno

Vexilla regis prodeunt:

fulget Crucis mysterium,

quo carne carnis conditor,

suspensus est patibulo.

Quo vulneratus insuper

mucrone diro lanceae,

ut nos lavaret crimine,

manavit unda sanguine.

Impleta sunt quae concinit,

David fideli carmine;

Dicens: In nationibus

regnavit a ligno Deus.

Arbor decora et fulgida

ornata regis purpura,

electa digno stipite,

tam sancta membra tangere.

Beata,cujus brachiis

saecli pependit pretium;

statera facta corporis

praedamque tulit tartari.

O Crux,ave, spes unica,

Hoc Passionis tempore:

Auge piis justitiam,

reisque dona veniam.

Te summa Deus Trinitas,

collaudet omnis spiritus;

quos per Crucis mysterium

salvas, rege per saecula.

Amen.

(Venantius Fortunatus, s. VI)

Las banderas del Rey avanzan:

resplandece el misterio de la Cruz,

donde la carne del creador,

fue suspendida en el patíbulo.

La cual herida además

por la punta terrible de la lanza,

para lavarnos de los crímenes,

manó sangre y agua.

Cumpliéronse entonces

los fieles oráculos de David,

cuando dijo a las naciones:

"Reinará Dios desde el madero".

Oh árbol bello y refulgente

hermoseado con la púrpura del Rey,

escogido del más digno tronco,

para tocar tan santos miembros.

Dichoso tú,de cuyos brazos,

estuvo pendiente el rescate del mundo;

hecho balanza de su propio cuerpo

y arrebató la presa al infierno.

Salve, oh Cruz, esperanza única,

en este tiempo de pasión:

aumenta a los justos la gracia

y a los pecadores borra el pecado.

¡Oh Trinidad, fuente de salvación!,

que todo espíritu te alabe;

que por el misterio de la Cruz

nos salvas del mal por siempre.

Amén.

(Venantius Fortunatus, s. VI)

Información práctica

  • Parroquia de San Bartolomé (Navalafuente)
  • 7 de marzo
  • 17:00 horas
  • Entrada libre hasta completar aforo
Información completa del espectáculo