Atención al ciudadano
Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid

MARIVÍ BLASCO + ACCADEMIA DEL PIACERE

Ecco l'alba luminosa

La música spirituale romana, ca. 1600


Estreno en la Comunidad de Madrid

INTÉRPRETES
Mariví Blasco, soprano
ACCADEMIA DEL PIACERE
Fahmi Alqhai, quintón y dirección
Johanna Rose, viola da gamba tenor
Rodney Prada, viola da gamba bajo
Rami Alqhai, violone
Miguel Rincón, tiorba
Javier Núñez, órgano positivo

Duración: 70 minutos

PROGRAMA


Marc'Antonio Ingegneri (1545-1592)
Poscia che troppo i miei peccati indegni-Santa madre del ciel

Biagio Marini (ca.1597-1665)
Passacaglia

Domenico Mazzocchi (1592-1665)
O, che dolce Mirare
Giunto alla Cuna
Aria Morale. Ecco l'Alba luminosa

Domenico Mazzocchi (1592-1665)
O, che dolce Mirare
Giunto alla Cuna
Aria Morale. Ecco l'Alba luminosa
Fin dal Monte Sion

Giovanni Maria Trabaci (1575-1647)
Toccata-Gagliarda-Canzona francese

Tarquino Merula (1594/5-1665)
Canzonetta Spirituale sopra alla nanna

Claudio Monteverdi & Fahmi Alqhai
Disminución sobre el madrigal "Non vedrò mai le stelle"

Domenico Mazzocchi (1592-1665)
Amar a Dios por Dios
Consideratione nella morte di Christo
Colombella, Aria sopra Maria, e Giesù

Giacomo Fogliano (1468–1548)
Vergene Santa

NOTAS AL PROGRAMA:

Resumen de antiguas mitologías sobre la mujer como depositaria de virtudes y objeto de devoción, la figura de la Virgen María pasó sin embargo casi desapercibida durante los primeros siglos del culto cristiano. Hay que esperar al siglo XII para que Bernardo de Claraval y sus cistercienses extiendan su culto a cada rincón de Europa, al tiempo que la poesía trovadoresca provenzal ponía en la figura de la mujer la diana del amor más puro.

En el siglo XVI la Contrarreforma católica tomó el culto a la Virgen como una de sus señas de identidad, en cuanto rasgo diferencial de lo católico ante las iglesias reformadas del Norte. Convertida la figura de María en el centro de esa descomunal maniobra propagandística que siguió al Concilio de Trento, con Roma como centro de operaciones, las innumerables obras artísticas y musicales a ella dedicadas como forma de difusión pública de su culto sirvieron además como la más confesable forma de reconducir una sensualidad duramente reprimida en otros ámbitos, como un modo característico de sublimación amorosa y sensitiva.

No es pues extraño que las formas musicales dedicadas a la Virgen fuesen muchas veces las mismas que adornaban textos profanos, e incluso amorosos. En 1581 Palestrina, tenido por paradigma de la música contrarreformista, publicaba sus madrigales espirituales dedicados a la Virgen sobre textos de Petrarca. Un par de generaciones más tarde la curia romana de inicios del Seicento, de carácter esencialmente tradicionalista, anclaba aún su gusto en esa estricta polifonía palestriniana del stile antico, en el fondo deudora todavía del viejísimo canto gregoriano. Sin embargo, los audaces manierismos traídos por la nueva monodía acompañada y su claridad de dicción de los textos fueron —convenientemente perdonado, una vez más, su deshonesto origen profano— un regalo caído del cielo para las necesidades propagandísticas de la Contrarreforma, en las que la música jugaba un papel fundamental. De modo paralelo a lo que hiciesen los pintores y los escultores —pensemos en los éxtasis místicos de Bernini, que trabajó, como Mazzocchi, para el cardenal Maffeo Barberini, ossia el papa Urbano VIII—, los compositores del momento se recrearon en la sensualidad de las armonías cromáticas y las asociaron a la poesía: si la musica reservata era apropiada para el madrigal y la monodía profana, igualmente lo sería para adorar a la más amada de las mujeres del orbe católico, la Virgen María, bandera del catolicismo frente a la herejía.

Domenico Mazzocchi fue, como Palestrina, el favorito de esa curia romana. No sólo fue protegido por Urbano VIII sino también por otro Barberini, el cardenal Francesco (en cuya academia, por cierto, sabemos que sus madrigales eran acompañados por violas da gamba), y más tarde por el papa Inocencio X. Pero en su estilo hay poco ya de la vieja poifonía y mucho de la ópera: de ella tomó la monodía, esto es, la escritura a una sola voz, que permitía entender los textos piadosos con mucha más claridad, y era acompañada por el basso continuo, ejecutado con instrumentos de acordes (clave, tiorba, órgano...). El ambiente refinado de la aristocracia cardenalicia romana sería el entorno ideal para el desarrollo de un estilo igualmente exquisito pero más asequible para el oyente atento: un estilo a veces incluso hipnótico, como en la nanna de María a Jesús niño, tierna y siniestramente profética, puesta en música por Merula.

Juan Ramón Lara


BREVE BIOGRAFÍA DE LOS INTÉRPRETES:

ACCADEMIA DEL PIACERE
Fahmi Alqhai
La valentía de sus innovadores proyectos y la fuerte personalidad artística de su director han hecho de Accademia del Piacere el grupo de vanguardia de la música antigua española y uno de los punteros en Europa, gracias a su renovada concepción de la música histórica.

En sus grabaciones, Accademia del Piacere ha revelado nuevos matices en repertorios fundamentales de la música histórica como el Seicento italiano, la música española del Renacimiento (Rediscovering Spain) o la escénica del Barroco hispano (Cantar de Amor, dedicado a Juan Hidalgo), recibiendo reconocimientos como el Choc de Classica (Francia), el Prelude Award (Holanda) y el premio GEMA al Mejor Grupo Barroco español en 2016. Accademia y Alqhai sorprenden además visitando territorios artísticos ajenos al historicismo, como en Las idas y las vueltas, junto al cantaor Arcángel, Giraldillo a la Mejor Música de la Bienal de Flamenco de Sevilla 2012.

Accademia del Piacere ha actuado en los escenarios más prestigiosos de la música clásica, como el Konzerthaus de Berlín y el de Viena, la Philharmonie de Colonia, la Fundação Gulbenkian de Lisboa, el Auditorio Nacional de Madrid y otros muchos de Holanda, México, Colombia, Francia, EEUU, Japón, Bélgica, Alemania, Suiza, España...

www.accademiadelpiacere.es

Accademia del Piacere recibe el apoyo de:

 
 

Información práctica

  • IGLESIA DE SAN MILLÁN Y SAN CAYETANO
  • Madrid.
  • 4 de marzo
  • 19:30 h.
  • ENTRADAS:
  • Entrada libre hasta completar aforo.

  • REAL COLISEO DE CARLOS III
  • San Lorenzo de el Escorial.
  • 5 de marzo.
  • 18:30 h.
  • ENTRADAS:
  • desde 11 €.
Comprar entrada