Clásicos en verano

Comunidad de Madrid
GRUPO MÚSICA ANTIGUA

Grupo Música Antigua

SERRANILLAS, CANCIONES Y ROMANCES.
MÚSICA DEL SIGLO XV
EN TORNO AL MARQUÉS DE SANTILLANA
Sobre la obra

INTÉRPRETES

Grupo Música Antigua:

César Carazo, canto, viola de brazo
Felipe Sánchez Mascuñano, vihuela de péñola
Eduardo Paniagua, salterio, flautas a bisel, pandero y dirección



Programa

Música del siglo XV en torno al Marqués de Santillana

 

 

 

1. Pedro, y bien te quiero, de Juan del Enzina (1468-1529). Instrumental, CMP 278 (1)
2. Por todos estos pinares. Menga de Manzanares. Serranilla 4
3. Moça tan fermosa. Vaquera de La Finojosa . Serranilla 6
4. Quien de vos merçet espera. Canción
5. Después que nací. Serrana de Lozoyuela. Serranilla 3
6. En toda la su montaña. Vaquera de Morana. Serranilla 2
7. Moçuela de Bores. Mozuela de Bores. Serranilla 9
8. De Vytoria me partía. Mozuela lepuzcana. Serranilla 10
9. Madrugando en Robledillo. Vaquera de Berzosa. Serranilla 8
10. Entre Torres y Canena. Moza de Bedmar. Serranilla 5
11. Serranilla del Moncayo. Serrana de Boxmediano. Serranilla 1
12. Serrana, tal casamiento. Serrana de Navafría. Serranilla 7
13. Por una gentil floresta. Las tres hijas. Serranilla 11


 

(1). CMP = Cancionero Musical de Palacio, siglo XV

 

 



Notas al programa


Las serranillas son breves cantares líricos que describen el encuentro entre un caminante y una moza agreste que le ayuda a encontrar el puerto en una sierra. Contagiadas de la pastorela francesa, el caballero trata de enamorarla y es rechazado o aceptado.

Adaptadas a los cantos polifónicos es como las distintas emociones poéticas se funden y subliman. El amor templado por la melancolía, impulsado por los estribillos populares, eleva el sentir espontáneo del Marqués de Santillana al plano de arte sutil y reflexivo.

Don Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana, nació en Carrión de los Condes, Palencia, en 1388. Fue hijo de don Diego Hurtado de Mendoza y de doña Leonor de la Vega, dama inteligente y rica. Al morir su padre, el pequeño Íñigo quedó al cuidado exclusivo de su madre y de su abuela. Joven todavía, se casó con doña Catalina de Figueroa. Como los caballeros de su tiempo, tomó parte en la política, unas veces al lado del rey Juan II de Castilla y otras contra él. Participó en varias batallas y por su esfuerzo en la contienda de Olmedo, el rey le concedió los títulos de Marqués de Santillana y Conde de Manzanares. Más tarde se retiró a su palacio en Guadalajara, en donde falleció en 1458.

El Marqués de Santillana, además de buen político y guerrero, fue un hombre muy culto. Poseía una de las mejores bibliotecas de su tiempo y se le considera el primer poeta del siglo XV. Sus principales obras son: La Comedieta de Ponza, Bías contra Fortuna, Proverbios y sus numerosos Sonetos al estilo italiano. Aunque es muy conocido por sus poesías consideradas de arte menor; Serranillas, Dezires y Canciones. Es en ellas donde mejor se puede observar la inspiración poética, la sencillez y el encanto inimitables de este poeta castellano renacentista.

Las serranillas son breves cantares líricos que describen el encuentro entre un caminante y una moza agreste que le ayuda a encontrar el puerto en una sierra. Influidas por la pastorela francesa, el caminante se convierte en un caballero que trata de enamorar a la moza, siendo rechazado o aceptado.

Íñigo López escribe sus serranillas como divertimiento aristocrático palaciego en el género poético cortesano de las canciones de aventuras al regreso de un viaje. Ello otorga un carácter lúdico y picante a los relatos del encuentro con una pastora o serrana. Sus serranillas constituyen un ciclo poético y guardan relación con sus andanzas viajeras o militares por las sierras del Moncayo en su campaña en Agreda como frontero en 1429; los viajes a Buitrago a principios de 1430; la comarca de Liébana en 1430; sus estancias en el Real de Manzanares entre 1430 y 1438; las tierras de Jaén que recorrió en 1438 durante su campaña de Huelma y Bexis; la provincia de Córdoba, donde se ambienta La vaquera de la Finojosa, en 1431; las tierras de Álava, en 1440, cuando viaja a la frontera de Navarra; y con ocasión de las justas celebradas en Madrid, en 1433, y en Valladolid, en 1434.

En las serranillas del Marqués confluyen las dos formas del género en la tradición medieval. Por un lado el modelo idealizador francés e italiano de la pastorela, con el ofrecimiento del caballero a hacerse pastor, para mejor servirla como amante por su belleza, haciendo símil entre una dama y una pastora. Por otro, el modelo realista peninsular de la figura de la serrana salteadora y agreste (Morana, Boxmediano, Manzanares), ya explorado anteriormente por el Arcipreste de Hita.

Por ello este ciclo de serranillas ofrece una gran variedad en la combinación de motivos y elementos poéticos. Sabe variar los escenarios geográficos y las situaciones de la personalidad de la serrana con la estrategia amorosa del caballero. Los diálogos y el desenlace son de gran atractivo. Estos poemas consiguen fundir y sublimar sus distintas emociones poéticas cuando son adaptados a los cantos polifónicos del momento. El amor y el deseo, templado por la melancolía e impulsado por los estribillos populares, elevan el sentir espontáneo del Marqués de Santillana al plano de arte sutil y reflexivo.

Las fuentes textuales de los poemas son fundamentalmente dos cancioneros, el ms. 2655 de la Biblioteca Universitaria de Salamanca (Sd) y el ms. 3677 de la Biblioteca Nacional de Madrid (Ma). La fuente musical es el Cancionero Musical de Palacio, CMP (Madrid, Real Biblioteca, MS II – 1335). Los arreglos y adaptaciones son de Eduardo Paniagua.

Componen el programa las 10 serranillas del Marqués de Santillana, una de sus numerosas canciones y un villancico-serranilla dedicado a sus hijas. Completan el repertorio obras instrumentales de carácter popular o campesino recogidas de los Cancioneros del siglo XV.

Las Serranillas, Dezires y Canciones del Marqués de Santillana se conservan publicadas sin música. La rica producción poético-musical de los reinos españoles de finales del siglo XIV y primera mitad del XV se ha perdido en incendios y batallas. Los textos de cientos de poemas y canciones de esta época se recogen en los Cancioneros de Baena 1426-1445 (576 composiciones) y en el Cancionero de Stúñiga 1460.

Para cantar estas obras practicamos la técnica llamada contrafacta, es decir, la de tomar prestadas las músicas preexistentes o de la época, recogidas en los cancioneros musicales del siglo XV. Ello requiere la adaptación del texto y el arreglo musical con la sustitución del texto original por la serranilla. Para conservar el carácter de estos poemas, se han elegido obras musicales de aire popular y campesino, y sobre todo adaptables al metro poético, ritmo, rima y acento musical del poema. Obras sencillas a 3 y 4 voces, poco conocidas pero muy hermosas, anónimas en su mayoría, y también canciones de juventud de Juan del Enzina, seleccionadas por su riqueza de formas. En ellas se destaca la melodía principal con el canto masculino como voz del poeta-caballero, que viaja por sierras y campos en su encuentro con las mozas serranas. El canto femenino tiene un carácter popular encarnando las respuestas de la serranilla a los requerimientos del caballero.

Se ha dado protagonismo a la utilización de la vihuela de péñola del siglo XV interpretada con la púa o péñola. La técnica de la púa de la vihuela limita la polifonía que normalmente se produce al tañer el instrumento con los dedos, manera propia de tocar la vihuela de mano en el siglo XVI. La púa no obstante permite explorar los acordes y rasgueados verticales en técnica híbrida entre el laúd árabe y la cítola, guitarra o bandurria medieval del siglo XIV. Este instrumento interpreta los bajos y la línea armónica de las canciones cuando esto es posible.

El salterio, modelo del siglo XIV también tocado con púas, es entregado a las primeras voces doblando al canto con pequeños apoyos de la armonía. Las flautas dulces se usan como respuesta al canto, o en la segunda o tercera voz de la polifonía tratada instrumentalmente. La percusión dinamiza el discurso sobre la base del tambor de dos parches, el tambor cáliz de un parche, el pandero y las panderetas hispanas.



EDUARDO PANIAGUA



GRUPO MÚSICA ANTIGUA

El Grupo Música Antigua se creó en 1994 con el objetivo de realizar la interpretación y grabación integral de las Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio y la música contemporánea de este rey poeta. También los repertorios de los siglos posteriores, hasta el siglo XVII, incluyendo la tradición sefardí y andalusí-morisca. Para ello cuenta habitualmente con especialistas vocales e instrumentales en este mundo musical, utilizando reproducciones de los instrumentos de las miniaturas de las Cantigas y de la iconografía de los siglos XII al XVI, que son la base fundamental en el desarrollo de su trabajo.



EDUARDO PANIAGUA

Premio Música Clásica 2009 de la Academia de la Música de España.

Nacido en Madrid en 1952, es arquitecto y especialista de la música de la España medieval. A los 16 años graba sus primeros cuatro discos con el grupo Atrium Musicae. Miembro fundador de los grupos Cálamus y Hoquetus, se especializa en la música arábigo-andaluza. En 1994 crea los grupos Música Antigua e Ibn Báya, este último codirigido con el laudista Omar Metioui, para el trabajo musical sobre las Cantigas de Alfonso X y la música andalusí respectivamente.

En paralelo funda y dirige el sello discográfico Pneuma con el que comienza a editar sus producciones musicales. Por su trabajo y por la difusión de estas músicas inéditas está recibiendo excelentes críticas y premios internacionales, siendo nominado como Mejor Artista de Música Clásica en los Premios de la Academia de la Música en los años 1997, 2000 y 2004.



DESCRIPCIÓN Y TEXTOS DE LAS SERRANILLAS

Por todos estos pinares. Menga de Manzanares. Serranilla 4.

Puede ser de las primeras serranillas del Marqués. Está compuesta hacia 1423 en la sierra de Guadarrama con motivo de una visita al Real de Manzanares para la toma de posesión de unas villas. Música: Norabuena vengas, Menga (Anónimo, CMP 273).



            

Por todos estos pinares
nin en el Val de la Gamella,
non ví serrana más bella
que Menga de Mançanares.


Desçendiendol yelmo á yusso,
contral Bovalo tirando
en esse valle de susso,
ví serrana estar cantando:
saluéla, segunt es uso,
é dixe: "Serrana, estando
oyendo, yo non m'excuso
de façer lo que mandáres”.

Respondióme con uffana:
"Bien vengades, cavallero;
¿Quién vos trae de mañana
por este valle señero?
Ca por toda aquesta llana
yo non dexo andar vaquero,
nin pastora, nin serrana,
sinon Pasqual de Bustares”.

"Pero ya, pues la ventura
por aquí vos ha traydo,
convien en toda figura,
sin ningunt otro partido,
que me dedes la çintura,
ó entremos á braz partido;
ca dentro en esta espessura
vos quiero luchar dos pares."

Desque ví que non podía
partirme dallí sin daña,
como aquel que non sabía
de luchar arte nin maña,
con muy grand malenconía.

Arméle tal guadamaña
que cayó con su porfía
cerca de unos tomellares.

 

 

Moça tan fermosa. Vaquera de la Finojosa. Serranilla 6

La más famosa y estilizada serranilla del Marqués, señor de Buitrago, donde se aprecia un convencionalismo idealizador. La frontera citada sería la andaluza con los moros en la meseta de Pedroches, cerca de Córdoba, citando el puerto del camino de Calatrava en Sierra Morena. O bien, pudiera ser la frontera de Castilla con Aragón, en la Hinojosa de Soria. Música: Amor con fortuna (Juan del Enzina).



            

Moça tan fermosa
non ví en la frontera,
como una vaquera
de la Finojosa.

Faziendo la vía
del Calatraveño
a Santa María,
vençido del sueño,
por tierra fragosa
perdí la carrera,
do ví la vaquera
de la Finojosa.

En un verde prado
de rosas e flores,
guardando ganado
con otros pastores,
la ví tan graciosa,
que apenas creyera
que fuese vaquera
de la Finojosa.

Non creo las rosas
de la primavera
sean tan fermosas
nin de tal manera;
fablando sin glosa,
si antes supiera
de aquella vaquera
de la Finojosa.

Non tanto mirara
su mucha beldad,
porque me dexara
en mi libertad.
Mas dixe: "Donosa
(por saber quién era),
¿aquella vaquera
de la Finojosa?..."

Bien como riendo,
dixo: "Bien vengades,
que ya bien entiendo
lo que demandades:
non es desseosa
de amar, nin lo espera,
aquessa vaquera
de la Finojosa.

 

 

Quien de vos merçet espera. Canción.

Canción de desengaño amoroso, compuesta por el Marqués, influido por los poemas en galaico-portugués, de los que hay muchos ejemplos en el Cancionero de Baena. Música: Carillo, muy mal me va (Anónimo, CMP 176)



            

Quien de vos merçet espera,
señora, ni bien atiende,
¡ay que poco se l'entiende!

Yo vos serví lealmente
con muy presta voluntat,
e nunca fallé piedad
en vos, nin buen continente:
antes vuestra crueldad
me faze ser padeçiente;
¡guay de quien con vos contiende!

Tanta es vuestra beldad,
que partir no me consiente
de servir con lealtad
a vos, señora exçelente.
Sed ya por vuestra bondad
gradeçida e conbiniente,
ca mi vida se despiende.

 

 

Después que nací. Serrana de Lozoyuela. Serranilla 3

Illana, la serrana de Lozoyuela, tiene un ambiente galante. En este hexasílabo el caballero se sorprende ante la hermosura y discreción de la serrana, y duda que sea una villana. Música: Tan buen ganadico (villancico, Juan del Enzina, CMP 426).



            

Después que nací,
no ví tal serrana
como esta mañana.

Allá en la vegüela
a Mata'l Espino,
en ese camino
que va a Loçoyuela,
de guissa la vy
que me fizo gana
la fruta tenprana.

Garnacha traía
de oro, presada
con broncha dorada,
que bien parecía.
A ella volví
diziendo: "Loçana,
¿e soys vos villana?"

"Sí soy, cavallero;
si por mí lo avedes,
decit ¿qué queredes?,
fablat verdadero."
Yo le dixe assí:
"Juro por Santana
que no soys villana."

 

 

En toda la su montaña. Vaquera de Morana. Serranilla 2

Esta serrana aragonesa se defiende del noble castellano que trata de apresarla y le dice que va a casarse pronto. Música: La más graciosa serrana… es Menga del Boscar (Anónimo, CMP 138).



            

En toda la su monta[ñ]a
de Trasmoz a Veratón
non ví tan gentil serrana.

Partiendo de Conejares,
allá susso en la montaña,
çerca de la Travessaña,
camino de Trasovares,
encontré moça loçana
poco más acá de Añón
riberas de una fontana.

Traía saya apretada,
muy bien pressa en la cintura;
a guisa d'Estremadura
çinta, e collera labrada.
Dixe: "Dios te salve, hermana;
Aunque vengas de Aragón,
desta serás castellana."

Respondióme: "Cavallero,
non penseis que me tenedes,
ca primero provaredes
este mi dardo pedrero;
ca después desta semana
fago bodas con Antón,
vaquerizo de Morana."

 

 

Moçuela de Bores. Mozuela de Bores. Serranilla 9

Serranilla muy delicada, fechada en 1430 y situada en Bores cerca de Liébana, comarca de Santander. Música: Más vale trocar cantata (Juan del Enzina, CMP 298)



            

Moçuela de Bores
allá do la Lama
púsom'en amores.

Cuydé que olvidado
Amor me tenía,
como quien s'avía
grand tiempo dexado
de tales dolores,
que más que la llama
queman amadores.

Mas ví la fermosa
de buen continente,
la cara plaçiente,
fresca como rosa,
de tales colores
qual nunca vi dama
nin otra, señores.

Por lo qual: "Señora
(le dixe), en verdat
la vuestra beldat
saldrá desd'agora
dentre estos alcores,
pues meresçe fama
de grandes loores."

Dixo: "Cavallero,
tiratvos á fuera:
dexat la vaquera
passar al otero;
ca dos labradores
me piden de Frama,
entrambos pastores."

"Señora, pastor
seré si queredes:
mandarme podedes,
como á servidor:
mayores dulçores
será á mí la brama
que oyr ruyseñores."

Asy concluymos
el nuestro proçesso
sin facer exçesso,
é nos avenimos.
É fueron las flores
de cabe Espinama
los encobridores.

 

 

De Vytoria me partía. Mozuela lepuzcana. Serranilla 10

Situada en la región de Buitrago, fechada hacia 1440 cuando Santillana viajó a la frontera con Navarra con motivo de acompañar a Doña Blanca para casarse con el príncipe D. Enrique. Lepuzcana es oriunda de Guipuzcoa. Música: Pésame de vos, el conde (romance, Juan del Enzina).



            

De Vytoria me partía
un día desta semana,
por me passar a Alegría,
do ví moça lepuzcana.

Entre Gaona e Salvatierra,
en esse valle arbolado
donde s'aparta la sierra,
la ví guardando ganado,
tal como el alvor del día,
en un hargante de grana,
qual tod'ome la querría,
non vos digo por hermana.

Yo loé las de Moncayo
e sus gestos e colores,
de lo qual non me retrayo,
e la moçuela de Bores;
pero tal fisonomía
en toda la su montaña
çierto non se fallaría,
nin fué tan fermosa Yllana.

De la moça de Bedmar,
a fablarvos çiertamente,
raçón ove de loar
su grand e buen continente;
mas tampoco negaría,
la verdat, que tan loçana,
aprés la señora mía,
non ví doña nin serrana.

 

 

Madrugando en Robledillo. Vaquera de Berzosa. Serranilla 8

Los lugares citados están cerca de Buitrago del Lozoya, villa de la que era señor Santillana. Música: Paguen mis ojos, pues vieron (villancico, Juan del Enzina).



            

Madrugando en Robledillo
por yr buscar un venado,
fallé luego al Colladillo
caça, de que fui pagado.

Al pie dessa grant montaña,
la que diçen de Verçossa,
ví guardar muy grant cabaña
de vacas moça fermosa.

Si voluntat no m'engaña,
no ví otra más graçiosa:
si alguna desto s'ensaña,
lóela su namorado.

 

 

Entre Torres y Canena. Moza de Bedmar. Serranilla 5

Su marco geográfico es la frontera con el reino de Granada, en Andalucía. Escrita hacia 1438 durante la campaña de Huelma, cerca de Jaén. Los villanos defienden a sus mujeres atacando a los moros. Sobre melodía de la saná Gaybatuk nuba al-Istihlal (Andalusí siglo XV).



            

Entre Torres y Canena,
açerca de Salloçar,
fallé mora de Bedmar
sanct Jullán en buen estrena.
Pellote negro vestía,
e lienços blancos tocava,
a fuer dell Andalucía,
e de alcorques se calçava.

Si mi voluntad agena
no fuera en mejor lugar,
no me pudiera escusar
de ser preso en su cadena.
Preguntele dó benía
después que la ove saluado,
o quál camino fazía.
Díxome que d'un ganado
quel guardavan en Razena,
e passava al Olivar,
por coger e varear
las olivas de Ximena.

Dixe: "Non vades señera,
señora, que esta mañana
han corrido la ribera,
aquende de Guadïana,
moros de Valdepurchena
de la guarda de Abdilbar;
ca de vervos mal passar
me sería grave pena."

Respondióme: "No curedes,
señor, de mi compañía;
pero graçias e merçedes
a vuestra grant cortesía;
ca Miguel de Jamilena
con los de Pegalajar
son pasados atajar:
vos tornad en ora buena.

 

 

SERRANA DE BOXMEDIANO. Serranilla del Moncayo. Serranilla 1

Escrita en 1429 cuando Santillana defendía la frontera castellana en Agreda contra incursión navarra o aragonesa. La serrana invita a Santillana, que acepta con gusto, a tomar parte de comida y amor, que le hubiera correspondido al ovejero Mingayo, que recién había muerto. Música: Daca, baylemos, carillo (villancico, Juan del Enzina, CMP 282).



            

Serranilla de Moncayo,
Dios vos dé buen año entero,
ca de muy torpe lacayo
faríades cavallero.

Ya se pasava el verano,
al tiempo que onbre se apaña
con la ropa á la tajaña,
encima de Oxmediano
ví serrana sin argayo
andar al pie del otero,
más clara que sale en Mayo,
ell alva, nin su luzero.

Díxele: "Dios nos mantenga,
serrana de buen donayre."
Respondió como en desgayre:
"¡Ay!, que en hora buena venga
aquel que para Sanct Payo
desta yrá mi prisionero."
E vino a mí como un rayo
diziendo: "Preso, montero."

Díxele: "Non me matedes,
serrana, sin ser oído,
ca yo non soy del partido,
desos por quien vos lo avedes.
Aunque me vedes tal sayo
en Agreda soy frontero,
e non me llaman Pelayo,
magüer me vedes señero."

Desque oyó lo que dezía,
dixo: "Perdonad, amigo,
mas folgad ora comigo,
e dexad la montería.
A este çurrón que trayo
quered ser mi parcionero,
pues me fallesçió Mingayo
que era comigo ovejero.
Entre Torellas y el Fayo
pasaremos el Febrero."

Díxele: "De tal ensayo,
serrana, soy placentero."

 

 

Serrana, tal casamiento. Serrana de Navafría. Serranilla 7
Serranilla incompleta en la que le dice a la moza que se oponga al casamiento. Es continuidad de otro poema “De Lozoya a Navafría”, escrito por Rodrigo Manrique, Comendador de Segura. El autor García de Pedraza escribió una tercera parte aconsejando a la serrana que no haga caso a lo que se le dice. Música: De mi vida descontento (Anónimo, CMP 123).



            

Serrana, tal casamiento
no consiento que fagades,
car de vuestro perdimiento,
maguer non me conoçcades,
muy grant desplazer avría
en vos ver enajenar
en poder de quien mirar
nin tratar non vos sabría.

 

 

Por una gentil floresta. Las tres hijas. Serranilla 11

Villancico que hizo el Marqués a tres hijas suyas. Escrito entre 1433 y 1444 esta obra no es en rigor un villancico. Las canciones citadas son textos de los cancioneros del siglo XV sobre el tema de la vigilancia que dificulta el encuentro de una pareja de enamorados. El marqués tuvo tres hijas legítimas a las que se refiere este cantar y una hija natural. Música: De las sierras donde vengo (Anónimo, CMP 204).



            

Por una gentil floresta
de lindas flores e rosas,
vide tres damas fermosas
que de amores han requesta.
Yo, con voluntad muy presta
me llegué a conoscellas.
Començó la una dellas
esta canción tan honesta:

Aguardan a mí:
nunca tales guardas vi.


Por mirar su fermosura
destas tres gentiles damas,
yo cobríme con las ramas,
metíme so la verdura.
La otra con gran tristura
començó de sospirar
[e] dezir este cantar
con muy honesta mesura:

La niña que los amores ha
sola, ¿cómo dormirá?


Por no les fazer turbança
non quise yr más adelante
a las que con ordenança
cantaban tan consonante.
La otra con buen semblante
dixo: "Señoras de estado,
pues las dos aveys cantado,
a mí conviene que cante:

Dexadlo al villano pene:
véngueme Dios dele."


Desque huvieron cantado
estas señoras que digo,
yo salí desconsolado,
como hombre sin abrigo.
Ellas dixeron: "Amigo,
non soys vos el que buscamos,
mas cantad, pues que cantamos."
Dixe este cantar antiguo:

Sospirando yva la niña
e non por mí,
que yo bien ge lo entendí.

 

 

Información de entradas
BUITRAGO DEL LOZOYA
Iglesia de Santa María del Castillo
2 de agosto - 21:00 horas
Entrada: 5 €. Más información en www.buitrago.org

MANZANARES EL REAL
Castillo de los Mendoza
3 de agosto - 20:00 horas
Entrada: 5 €

wai-aa
copyright © Comunidad de Madrid