Clásicos en verano

Comunidad de Madrid
Facebook
JOVEN ORQUESTA SINFÓNICA PUNTA DEL ESTE (JOSPE)

JOVEN ORQUESTA SINFÓNICA PUNTA DEL ESTE (JOSPE)


ÓPERA Y ZARZUELA
Sobre la obra

Intérpretes

Amarilis Dueñas, violoncello

Raúl Alonso, tenor

Joven Orquesta Sinfónica Punta del Este (JOSPE):

Camino Carrión, Ana Rodríguez, Miguel Pelayo Jiménez de Cisneros, Juan Carlos Dueñas, Irene Fraile, Aida García, Tania Sieira, Javier Carranza, María San Miguel, Carlos García Pajares, Atila Toth, Guillermo Navarro, José Manuel Fuentes, Jone de la Fuente, Yasmina Blanco, Esther Gimeno, Roberto González, Artur Zagrodzki, Govinda Rodríguez, María Salvador, Eva Nielfa, Silvia Martín, Eva Aparicio, Raquel Martín, Isabel Robles, Marta Jiménez de Cisneros y Marta Prunés, violines.

Rubén Villar, María Asensio, Laura Prieto, Natalia Revilla, Diego Peña, Ana López, María Alonso, María Pérez y Lucía Illán, violas.

Luis Fernando Nicolás, Carlos Alfonso Nicolás, Amarilis Dueñas, Patricia Jiménez de Cisneros, Diego Martínez, Guillermo Vinuesa y Jorge Merchán, violoncellos.

Ángel Aparicio, Isaac San Miguel, Samuel Robles y Gloria González, contrabajos.
Ángel Núñez, Lucía Gutiérrez y Sonia Valencia, flautas/flautín.

Armando Rodríguez, Lucía Casado, Javier Chico y Javier Rodríguez, oboes.

Carlos Orobón, Melania Mayo, Susana Martín y Marcos Izquierdo, clarinetes.

Sara Fuentes, Adolfo Robles y Alfredo Villamañán, fagotes.

Pablo Cadenas, Laura Izquierdo, Lucía Santamaría y Rafael Rivera, trompas.

Carlos Cano, Gabriel Rivera, Agustín Achúcarro y Ángela Sastre, trompetas.
Ramón Viejo, Miguel Rivera, Raquel Sastre y José María Martín, trombones.

Dativo López, trombón bajo.

Rubén Villar, tuba.

Blanca Iris López, Lena Gómez, Celia Blanco, Beatriz Escudero y Cecilia Tejero, arpas.

Daniel Martínez, Sandra Cebrián y Daniel Asensio, piano/celesta.
Fernando Ferrero, Óscar Pérez, Noelia Gómez, Héctor Varela, Javier Revilla y Guillermo Fernández, percusión

Francisco Javier Torres, director

Programa

I acto

 

 

Piotr Illich Tchaikovsky
(1840-1893)

Danzas características (El cascanueces, Op. 71a)
— Marcha
— Danza del hada del azúcar
— Danza rusa
— Danza árabe
— Danza china
— Danza de los mirlitones

Camille Saint-Saëns
(1835-1921)

Concierto para violoncello, Op. 33

II acto

 

 

Gaetano Donizetti
(1797-1848)

Una furtiva lacrima (L'elisir d'amore)

Pietro Mascagni
(1863-1945)

Intermezzo (Cavalleria rusticana)

Charles Gounod
(1818-1893)

Ah! Lève-toi, soleil! (Romeo et Juliette)

Edvard Grieg
(1843-1907)

La muerte de Ase (Suite nº 1, de Peer Gynt)

Jacinto Guerrero
(1895-1951)

Mujer de los ojos negros (El huésped del Sevillano)

Carlos Galán
(1963)

Eldivorciodeluisalonso, Op.81





Notas al programa


El cascanueces, inspirado en un cuento de Hoffman, titulado Cascanueces y el rey de los ratones en Alemania en 1850, narra una hermosa historia que gira en torno al sueño de una niña, Clara, con un soldado de madera que sirve para romper justamente las nueces, regalo de Navidad del mago Drosselmeyer; este regalo de Navidad, primero roto y después reparado, dirige una batalla entre juguetes, soldados y ratones consiguiendo la victoria. Finalmente Drosselmeyer conduce a Clara y al Cascanueces al Reino de las Nieves: un mundo mágico donde todo es ilusión...

Piort Ilich Tchaikovsky (1840-1893) es, sin duda, el representante más famoso de la cultura musical rusa del siglo XIX, el cual aún siendo educado para desarrollar una carrera de funcionario, se hizo compositor arrastrado por su decidida vocación musical. Entre sus obras más conocidas se encuentran los ballets El lago de los cisnes y El cascanueces, la ópera Eugene Onegin, las Sinfonías Cuarta, Quinta y Sexta, el Concierto para violín y orquesta y el Concierto para piano y orquesta, nº 1. Entre 1891 y 1892 escribe el tercero de sus ballets, Op. 71: El cascanueces, seleccionando antes de su estreno ocho de sus números que conformarán la Suite El cascanueces, Op. 71a. El compositor retrata genialmente en las danzas características diferentes escenas del ballet, donde podremos imaginar esa marcha de los soldados (encabezada por una fanfarria de metales y clarinetes, con un “solo” trepidante de las flautas), a la preciosa y delicada hada del azúcar (del mágico sonido de la celesta), y a diferentes juguetes y soldados en la Danza rusa (vitalista, vertiginosa y centelleante), Danza árabe (sensual y exótica), Danza china (tejida por las flautas y el flautín con suma delicadeza) y Danza de los mirlitones –instrumento de viento de un solo agujero- (dibujada por las flautas con una fragilidad extrema).

Camille Saint-Saëns(1835-1921) fue un artista francés polifacético: músico, escritor, caricaturista, gran viajero,... geólogo, arqueólogo, entomólogo, matemático... Como músico (también multifacético), tremendamente escolástico, con más de cuatrocientas composiciones, abordó casi todos los géneros musicales, sin duda un interesante ejemplo del romanticismo francés. Escribe su Concierto para violoncello, nº 1, en La menor, Op. 33, entre 1872 y 1873. Su particularidad es la de enlazar sus tres movimientos en uno, revistiendo el conjunto de la obra la forma de un amplio Allegro de sonata. La obra realiza un modelo de equilibrio, de claridad y de maestría técnica, todo ello desde una escritura transparente. Saint-Saëns explota en ella lo mejor posible la larga extensión del instrumento solista y valora su tesitura más rica, la media y grave, maravillosamente engastada en el estuche orquestal. Brillante y a la vez tierno el comienzo, muy expresivo y evocador el movimiento central y centelleante el final.

Gaetano Donizetti (1797-1848) conforma, junto a Rossini y Bellini, la tríada de compositores italianos que dominó la escena operística hasta la eclosión de Verdi. De la corriente belcantista, Donizetti fue el más prolífero, con 71 óperas en su haber. Algunas de sus obras maestras son Anna Bolena, L’elisir d’amore, Maria Stuarda, Lucia di Lammermoor y, claro está, Don Pasquale. Con L’elisir d’amore introduce el “belcanto”, estilo que destacó entre los años que van desde finales del siglo XVIII y principios del XIX en Italia, donde se persigue la obtención de la belleza vocal, subordinándose el resto; la técnica vocal y la agilidad de los intérpretes resalta aún más la belleza de la melodía de forma admirable. L’elisir d’amore es una ópera cómica en dos actos con libreto en italiano de Felice Romani, basado en el libreto de Le piltre (1831), de Eugène Scribe, para la ópera de Daniel-François Auber. La aria de Neporino, Una furtiva lágrima, es una de las más interpretadas en todo el mundo por todos los tenores, donde una melancólica y suave melodía es acompañada por el arpa y por la cuerda en pizzicatos, con ligeras pinceladas de la madera; magistral y muy adecuada la bucólica introducción a cargo del fagot.

Pietro Antonio Stefano Mascagni (1863-1945), compositor italiano, fue uno de los mejores exponentes de la ópera verista. El verismo subraya el comportamiento violento de los personajes, sometidos a una gran tensión emocional. Mascagni compuso 17 óperas, aunque sólo Cavalleria rusticana y L’amico Fritz se mantienen en el repertorio musical actual. Murió en el hotel Plaza de Roma, desilusionado, en la indigencia. Cavalleria rusticana (Nobleza rústica o Caballerosidad rústica) es un melodrama en un acto, con libreto de G. Menassi y G. Targionni-Tozzetti, basada en una obra del escritor italiano Giovanni Verga. La escribió en tan solo dos meses, pues fue el tiempo con el que contó al enterarse de un concurso para jóvenes italianos que aún no hubieran visto una ópera suya interpretada. El Intermezzo suena cuando Alfio, furioso al enterarse de la infidelidad de Lola, jura venganza, quedando la plaza vacía...,Se trata de una página orquestal de extraordinaria inspiración, donde después de una bellísima polifonía con la cuerda, un solo de oboe da paso a una increíble melodía orquestada con suma sencillez y transparencia: cuerda y maderas llevan el canto mixturado en varias alturas mientras el arpa acompaña con una textura arpegiada y suena de fondo un sencillísimo contrapunto con una trompa.

Charles Gounod (1818-1893) fue considerado, hacia 1900, como el músico francés más importante del siglo XIX. Con 21 años gana el Gran Premio de Roma (1939) donde queda impresionado por la música de Palestrina en la Capilla Sixtina. Su éxito llegará con Fausto, en 1859. Aunque conocido por su Fausto y por el Ave Maria (basado en el primer preludio de El clave bien temperado, de J. S. Bach), se distinguió en vida como uno de los más prolíferos y respetables compositores franceses. Su influencia en otros compositores franceses, como Bizet, Saint-Saëns y Massenet, es indudable; hasta el mismo Debussy llegó a declararlo como “necesario” en cuanto a que su estética representó para aquella generación de franceses un poderoso contrapeso ante el avasallador empuje wagneriano. Compuso el himno de la Ciudad del Vaticano, destacando tanto en su obra operística como en la religiosa. En lo personal fue de gran religiosidad, hasta el punto de querer convertirse en sacerdote. Después del éxito de Fausto, Gounod escribió ocho óperas más, de las cuales sólo Mireille y Romeo y Julieta fueron acogidas con entusiasmo. Romeo y Julieta es una ópera en un prólogo y cinco actos, con libreto en francés de Jules Barbier y Michel Carré, basados en el famoso drama homónimo de Shakespeare. En una carta a su mujer, Gounod admitió que escribir Romeo y Julieta le había hecho sentir como si volviera a los veinte años de nuevo. Ah! lève-toi, soleil! es un aria que, comenzando con un protocolario recitativo, nos inunda de la exquisita y embriagadora armonía francesa romántica, elevándonos de la mano de una aterciopelada orquestación a un éxtasis casi catártico.

Edward Grieg (1843-1907) fue esencialmente un compositor lírico y un miniaturista. Su reputación internacional sobresale por encima de la del resto de los compositores noruegos, interesándose por la música folclórica noruega, hecho que le ayudó a decantar su estilo personal y único, que se encuentra ausente en sus primeras obras. La más célebre, con firme posición en el repertorio popular internacional, es la música incidental que escribe para acompañar una representación de la obra de su compatriota noruego Henrik Visen, Peer Gynt. En 1988 seleccionó cuatro de las piezas para formar una suite de concierto. Posteriormente alumbró una segunda suite. Peer Gynt es una especie de Don Juan nórdico: díscolo, lunático, insolente y marginal. La muerte de Ase, la madre de Peer, es narrada por medio de una conmovedora y desoladora página a través de la cuerda con sordina.

El maestro Jacinto Guerrero (1895-1951) es uno de los autores de mayor éxito dentro del panorama de la zarzuela del siglo XX, contribuyendo en grandísima medida a fomentar un nuevo sentimiento de raíz netamente popular, a favor de este género musical, entre las que destacan Los gavilanes (1924), El huésped del Sevillano (1926) y La rosa del azafrán (1930). En El huésped del Sevillano, zarzuela en dos actos, con libreto de Juan Ignacio Luca de Tena y Enrique Reoyo, observamos la absorción de la obra de Cervantes, una recreación de la música española renacentista de finales del siglo XVI, así como el distanciamiento del regionalismo agrario tan en boga en obras de este género. La romanza Mujer de los ojos negros (Juan Luis le canta a Raquel) nos envuelve con su elegancia, delicadeza, ternura y tremenda sensibilidad... una joyita del repertorio.

Carlos Galán (1963), compositor madrileño, también pianista, director (grupo Cosmos 21), pedagogo, docente, escritor... vive para nacer a cada instante. Su Música Matérica es profundamente rupturista, distanciada de cualquier pensamiento musical propuesto, reivindicando al sonido en toda su potencialidad de ser, reclamando su expresividad per se, potenciando al máximo sus cualidades intrínsecas como pura materia, cautivándonos con su enorme fuerza comunicativa. Eldivorciodeluisalonso es un divertimento sinfónico que nace para celebrar el X Aniversario de la Joven Orquesta Sinfónica Punta del Este. En esta elocuente y vertiginosa página, sonará de fondo a través de una grabación el celebérrimo Intermedio de La boda de Luis Alonso (del maestro Gerónimo Giménez), mientras por otro lado la orquesta boicoteará, a través de múltiples perrerías matéricas y de la incursión de pequeñas citas (vinculadas al repertorio de la joven orquesta), la santa celebración, abocándola... ¿al divorcio? Se propone como pequeño desafío el identificar esas discretas y divertidísimas citas insertas a lo largo de la obra.



AMARILIS DUEÑAS


Amarilis Dueñas, natural de Valladolid (1998), muestra interés por la música a una edad muy temprana. A los tres años comienza sus estudios musicales y a los cinco con el violoncello. Mostrando facilidad con el instrumento, en 2008 ganó el Primer Premio en el Concurso Ruperto Chapí, de Villena (en la modalidad de Grado Elemental) y, dos meses más tarde, obtiene el Primer Premio en el XI Encuentro de Intérpretes Noveles Villa de Sahagún (hasta 16 años), en la modalidad de cuerda. Ese mismo año comienza a estudiar con Javier Aguirre y conoce a la solista internacional Maria Kliegel, quien desde entonces es su maestra. Ha trabajado además con profesores como Ángel Luis Quintana, David Apellániz, Israel Fausto Martínez, Asier Polo, Damián Martínez, José Enrique Bouché, Miguel Jiménez, Aldo Mata, Jordi Creus, Montse Aldomá, Marius Díaz, Beatriz Blanco, Guillermo Pastrana, Peter Bruns y María de Macedo. En el año 2010 obtuvo el Primer Premio del Primer Concurso de Interpretación Claudio Prieto (modalidad de solistas). Ha participado como concertista en distintos países, incluyendo Italia y Alemania. En el año 2014 resultó premiada en el Concurso Permanente Juventudes Musicales de España, obteniendo la Mención Especial del Jurado. En mayo del mismo año culminan sus estudios en el Conservatorio Profesional de Música de Valladolid, obteniendo el Título de Enseñanzas Profesionales.

Desde el año 2012, Amarilis Dueñas ha explorado también el mundo de la música antigua con instrumentos y criterios de interpretación historicistas. Ese mismo año consiguió el Primer Premio del Segundo Concurso de Jovens Intérpretes de Música Antiga Conde Oeiras (Lisboa, Portugal). Su profesor de violoncello barroco y viola da gamba es Javier Aguirre, reconocido en ambos instrumentos. Ha recibido clases de Roel Dieltiens, Lucia Swarts, Jaap Ter Linden y Bruno Cocset; y también de otros intérpretes de otros instrumentos, como Antonio Carrilho, Joao Paulo Janeiro, Orlanda Vélez Isidro o Rafael Bonavita. En junio debuta como solista de violoncello barroco en Portugal con la orquesta lusitana Concerto Ibérico.



RAÚL ALONSO


Es en el Conservatorio Profesional de Valladolid, su ciudad natal, donde realiza sus primeros estudios de canto. Posteriormente, y bajo la tutela de Ricardo Visus, su maestro, aprende la técnica y prepara el repertorio de género lírico.

Maestro de Música por la Universidad de Valladolid. Ha cursado el Taller Lírico Master Class 2005/06 en la Universidad Carlos III y, en 2007, el Taller de Interpretación Escénica, de Giancarlo del Monaco, para cantantes líricos de la Universidad de Alcalá, como alumno becado.

Ha cantado en diversos escenarios españoles y alemanes, como Teatro Zorrilla (Valladolid), Principal (Zaragoza), Colón (La Coruña), Principal (Burgos), Bellas Artes (Madrid), Isabel la Católica (Granada), Philharmonie (Berlin), AlteOper (Frankfurt), Residenz (München), Tonhalle (Düsseldorf), Konzerthaus (Berlin), Gewandhaus (Leipzig), etc.

En 25 de diciembre de 2012 y el 31 de marzo de este año ha realizado, en la sala grande de la Filarmónica de Berlín, dos conciertos que son difundidos en diferentes medios informativos de TVE y Radio. El pasado 1 de septiembre ha cantado en la sala principal del Konzerthaus de Berlín. A principios de 2014 ha cantado la ópera I Masnadieri, de Verdi, y la Misa-Oratorio, de Otto Nicolai, en Berlín. En lo que respecta al futuro próximo, representará la opereta Die Fledermaus (El murciélago), de Johann Strauss (hijo). En la actualidad trabaja con diferentes orquestas en Alemania con las que realizará en el verano diferentes Open-Air-Konzert de ópera, opereta, zarzuela y, en 2015, cantará de nuevo en la Filarmónica de Berlín.



JOVEN ORQUESTA SINFÓNICA PUNTA DEL ESTE (JOSPE)


La Joven Orquesta Sinfónica Punta del Este se crea en el año 2004 para dar continuidad a la Joven Orquesta Sinfónica del Conservatorio Profesional de Música de Valladolid, la cual surgió como iniciativa de su director en el año 2000.

Está formada por una generación de jóvenes que han hecho de la música algo más que una mera actividad. La mayoría de ellos son ya titulados profesionales o están a punto de serlo. Algunos han decidido hacer de la música clásica su profesión y están realizando estudios superiores de música en algún Conservatorio Superior del país.

Ofreció su primer recital en Madrid, el 10 de marzo de 2001, en un concierto benéfico a favor de la Fundación Luis Guanella -Concierto Conmemorativo del V Aniversario- actuando junto a agrupaciones profesionales, como la Orquesta de Cámara Claroscuros y el sexteto Concertango. En este concierto tuvo el privilegio de acompañar al prestigioso acordeonista Ángel Huidobro en la obra Suite Punta del Este, de Astor Piazzolla, suponiendo un éxito ante la crítica, y cuyo recuerdo determinaría, posteriormente, la denominación definitiva de esta agrupación y de su asociación. Desde su creación como grupo estable, son numerosas las actuaciones y recitales que han realizado en Valladolid, Madrid, Salamanca, León, Zamora, Palencia, Ávila, Burgos y Soria, donde debemos subrayar el Piromusical, celebrado en Valladolid en septiembre de 2002, donde se estima que asistieron cerca de ciento cincuenta mil personas.

Ha trabajado junto a las corales Tomás Luis de Victoria (director Antonio Peces), Cantus Firmus (directora Mª del Carmen del Barrio), Coral Valparaiso (director Antonio Redondo) y Coral Vallisoletana (directora Mª José Egido).

Su director fundador es Francisco Javier Torres y cuenta con un abanico de profesores colaboradores (miembros de diversas orquestas profesionales del país) que enriquece su formación, tales como José Lanuza, Fernando Arminio, Unai Gastañares, Diego Cebrián, Ricardo Moreno, Juan Antonio Martín, David Mata, Begoña Gómez, Luis Martínez, Luis Thau, Arkaitz Martínez, Rubén Villar, Rosa María Simón, Aldo Mata y Nigel Benson. Inestimable la ayuda prestada por el Presidente Francisco Santirso.



FRANCISCO JAVIER TORRES


Nace en Madrid, realizando estudios de piano, acompañamiento, musicología, armonía, contrapunto y fuga, composición y dirección de orquesta (con el maestro Enrique García Asensio) en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Ha recibido consejos de Lutz Köhler.

Ha dirigido entre 2000 y 2005 a la Joven Orquesta Sinfónica del Conservatorio Profesional de Música de Valladolid y ha sido director adjunto de la Orquesta Sinfónica Chamartín, de Madrid.

En la actualidad es profesor de Armonía, Análisis y Fundamentos de Composición en el Conservatorio Profesional de Música de Valladolid y director y fundador de la Joven Orquesta Sinfónica Punta del Este (JOSPE) y del curso de música “Orquesta Sinfónica de Verano”, de los cuales la Asociación Cultural Joven Orquesta Sinfónica Punta del Este, de Valladolid, es colaboradora.



Información de entradas
PELAYOS DE LA PRESA
Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias
26 de julio – 22:00 horas
Entrada libre hasta completar aforo
wai-aa
Madrid Ciudad Digital
copyright © Comunidad de Madrid