Comunidad de Madrid Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid

Ester Domingo + Fernando Santiago

De bajo a voz. Música para dúo de violonchelos entre 1720 y 1740

  • Duración aprox: 65’

INTÉRPRETES

Ester Domingo | violonchelo barroco
Fernando Santiago | violonchelo barroco

PROGRAMA

Joseph Bodin de Boismortier (1689-1755)
Sonata 5 del op.14 en La menor (1726)
Moderément
Allemande
Gracieusement
Legeremnet

Giorgio Antoniotti (1680-1766)
Sonata 12 del Op.1 en Do Mayor (ca.1732)
Adagio è Sostenuto
Allegro
Largo
Canone

Jean Baptiste Masse (1700-1757)
Sonata 3 del Op. 3 en Sol menor (1739)
Vivace
Gratioso
Allegro

Willem De Fesch (1687-1761)
Sonata 12 del Op. 4 en La mayor (1726)
Preludio: Adagio
Allemanda
Largo
Vivace

Jean-Baptiste Barrière (1707-1747)
Sonata IV del Libro 4 en Sol Mayor (ca.1737-40)
Andante
Adagio
Allegro prestissimo



Notas al programa

Johann Schetky (notable cellista y compositor germano-escocés del siglo XVIII) escribió en la introducción a su colección de dúos para dos violonchelos op. 7: “El arte del acompañamiento debe ser el primer objetivo de un violonchelista, dado que éste fue el principal propósito para el que este instrumento fue creado”. Schetky también afirma que muy pocos violonchelistas llegaran a ser buenos acompañantes si no tienen unos mínimos conocimientos de canto o no pueden tocar una línea melódica y una voz principal.

Hasta principios del siglo XVIII, el violonchelo había sido utilizado casi exclusivamente como acompañante de solistas instrumentales y vocales. A partir de entonces, progresivamente, muchos de los más destacados intérpretes de este instrumento consiguieron trascender las barreras musicales y técnicas que la tradición les imponía, sin obviar la necesidad de seguir cultivando su faceta como expertos acompañantes.

Las dos naturalezas de este instrumento (la melódica y la de bajo y acompañante) hicieron del dúo de violonchelos, el vehículo idóneo con el que muchos compositores experimentaron al escribir música para una pareja de cuerdas. Con sólo dos violonchelos es posible conseguir una gran riqueza tímbrica en un dúo de aparente sencillez, gracias también a su amplio registro. Ambos violonchelistas comparten línea melódica y acompañamiento a partes iguales, transitando entre un rol y otro constantemente, jugando con la imitación, el contrapunto y el intercambio de texturas o colores.

Los instrumentos que darían forma a lo que hoy llamamos violonchelo surgen en Italia a lo largo del siglo XVI pero no es hasta la década de 1660 que, gracias a la invención de las cuerdas de tripa entorchada en Bolonia, la literatura para este instrumento en su faceta de solista, comienza a desarrollarse y florecer. Fue entonces cuando las capacidades melódicas y virtuosas del violonchelo comenzaron a ser explotadas. Posteriormente, otros compositores europeos se vieron atraídos por el estilo compositivo italiano y, en consecuencia, por sus instrumentos más genuinos: el violín y el violonchelo. Paralelamente, a principios del siglo XVIII muchos músicos y compositores italianos comenzaron a desarrollar sus carreras musicales en otros países europeos, llevando consigo sus instrumentos y su estética compositiva.

Este programa presenta un conjunto de obras que, fruto del proceso anteriormente descrito, fueron compuestas –en su mayoría– fuera del país transalpino entre 1720 y 1740, pero con un claro carácter italiano que se refleja en su estilo discursivo y en su forma estructural. El concierto comienza por una de las piezas más tempranas de esta selección: un dúo del compositor galo Joseph Bodin de Boismortier, uno de los primeros franceses en adoptar el estilo compositivo italiano. Estos dúos op. 14 compuestos en 1726, están escritos para dos fagots, dos violonchelos o dos violas de gamba, dejando libertad a los intérpretes para elegir el instrumento deseado. Con el segundo dúo nos trasladamos a Italia de la mano del compositor milanés Giorgio Antoniotti. A este violonchelista, simpatizante de la causa española frente a los austriacos durante la guerra de sucesión, se le atribuyen las negociaciones en nombre de la reina Isabel de Farnesio para que el famoso castrado Farinelli abandonara Londres y comenzara su carrera al servicio de la corte española. A continuación, volvemos a Francia con la música de Jean Baptiste Masse, que fue miembro deLes Vingt-quatre Violons du Roy y de la orquesta de la Comédie Française y publicó cinco volúmenes de sonatas para violonchelo. Los libros tercero y cuarto están escritos para dos violonchelos solistas sin bajo continuo y es precisamente uno de estos dúos el que se incluye en este programa. Retrocediendo de nuevo a 1726, fecha en la que comenzaba este concierto, nos alejamos considerablemente de la Europa meridional para escuchar la sonata número 12 del op. 4 del violinista holandés Willem de Fesch, compuesta cuando todavía era maestro de capilla de la catedral de Amberes, antes de mudarse a Londres, donde fue miembro de la orquesta de Händel en 1746. Finalmente, el programa se cierra con la que probablemente, sea la obra más interpretada del repertorio barroco para dúo de violonchelos: la sonata IV del libro cuarto de Jean Baptiste Barrière, uno de los muchos violagambistas franceses que cuando conocieron las posibilidades sonoras y técnicas del violonchelo, no dudaron en reemplazar su antiguo instrumento por el más moderno “rival” italiano, convirtiendose en auténticos virtuosos del mismo.



Biografía de los intérpretes

Ester Domingo

La violonchelista Ester Domingo, activa como continuísta y músico de cámara con ensembles y grupos de cámara de toda Europa dedicados a la interpretación con criterios históricos del repertorio barroco y clásico, terminó su master de especialización en Música Antigua en el Real Conservatorio de La Haya (Países Bajos), estudiando bajo la tutela del legendario profesor Jaap ter Linden con una beca generosamente concedida por la Diputación Provincial de Zaragoza.

Actualmente colabora regularmente con diversos conjuntos profesionales como Concerto 1700, La Guirlande, Los Músicos de su Alteza ó La Madrileña; también toca ocasionalmente junto a la Orquesta Barroca de Sevilla, Forma Antiqva ó Musica Ficta. Junto con Concerto 1700, ha recorrido el panorama español, tocando en algunos de los festivales de música más importantes de este país como, por ejemplo, la Quincena Musical de San Sebastián, el Festival Internacional de Santander, el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza o el Festival de Música Antigua de Sevilla (FeMAS).

Durante sus años de formación especializada, ha recibido también consejos de violonchelistas de la estatura de Josetxu Obregón, Hidemi Suzuki, Christophe Coin, Bruno Cocset, Gaetano Nasillo, Hilary Metzger y Markus Möllenbeck, además de recibir clases de grandes intérpretes del mundo de la música antigua como Kati Debretzeni, Bart van Oort, Jaques Ogg, Ton Koopman, Patrick Ayrton o Barthold Kuijken.

Como miembro de la Orquesta Barroca de la Unión Europea (EUBO) 2015/16, ha actuado bajo la dirección de Margaret Faultless, Rachel Podger y Lars Ulrik Mortenssen en toda Europa, visitando algunas de las mejores salas de conciertos de Alemania, Reino Unido, Polonia, Países Bajos, Bélgica, Rumania, Bulgaria o Malta. También participó en el último proyecto orquestal dirigido por el difunto Frans Brüggen con la Orquesta del siglo XVIII, ha sido miembro del 2015 Experience Scheme, realizando conciertos con la Orchestra of the Age of Enlightenment en Londres y formó parte de la Jeune Orchestre Atlantique (JOA, 2011-2012), entrando en contacto con grandes músicos como Alessandro Moccia, Ageet Zweistra, Philippe Herreweghe y Jos van Immerseel.

Ester Domingo toca un violonchelo inglés construido en 1739 por el luthier londinense Peter Wamsley que conserva el montaje original de la época.



Fernando Santiago

Fernando Santiago estudió violonchelo en el Real Conservatorio de Música de La Haya (Países Bajos) con Lucia Swarts, Dmitri Ferschtman y Anner Bylsma obteniendo en 2013 la licenciatura y maestría con honores. En 2014 se traslada a Japón para continuar sus estudios de violonchelo barroco con Hidemi Suzuki en la Universidad de las Artes de Tokio.

Fernando ha colaborado con músicos como Lucy van Dael, Emma Kirkby, Barthold Kuijken, Alfredo Bernardini, Chiara Banchini o Vera Beths, así como con las orquestas Nederlandse Bachvereniging (Netherlands Bach Society), Handel Festival Japan, Divino Sospiro, Orquesta Barroca de Tenerife, Apollo Ensemble, Orquestra Barroca Vigo 430 o Concerto Foscari, ofreciendo numerosos recitales en países como Japón, España, Portugal, Francia, Italia, Alemania, Suíza, Croacia, Hungría, República Checa, Polonia, Bélgica y Países Bajos (muchos de ellos grabados para la Radio Pública Holandesa NPO-Radio4).

Como docente ha impartido masterclasses en el Conservatorio Superior de Música de A Coruña; Conservatorio Profesional de Música de Santiago de Compostela; I, II y III Curso de Verano de la Asociación de Violonchelistas de Galicia (Soncello); en el XIV, XV y XVI Curso Internacional de Música Antiga de la Escuela Superior de Música de Oporto; en el III Ciclo de Música Antiga del Conservatorio de Música da Branca (JOBRA) y en el I Curso de Música Antigua de Agolada (Pontevedra).

Desde 2016, Fernando es profesor de violonchelo barroco en la Escola Superior de Música, Artes e Espectáculo (ESMAE) de Oporto y desde 2018 es doctorando en la Universidad de Santiago de Compostela bajo la orientación del profesor Javier Garbayo.
Fernando toca un violonchelo milanés de ca.1700 que anteriormente pertenecía a Howard Shanet y que ha sido recientemente restaurado a su estado original.

Información práctica

  • Olmeda de las Fuentes
  • Iglesia de San Pedro
  • 27 de julio
  • 20:30 h.

  • Navalafuente
  • Parroquia de San Bartolomé
  • 28 de julio
  • 20:00 h.