Comunidad de Madrid - madrid.org

SALTAR NAVEGACIÓN

Comunidad de Madrid - madrid.org
 
Comunidad de Madrid - madrid.org
Volver a la home de madrid.org
Viernes, 24 de marzo de 2017

Buscadores

Formulario del buscador avanzado
Formulario del buscador general (Google)

Información Práctica


Autorización de quemas en tierras agrícolas

La quema de rastrojos y restos vegetales que permanecen en el terreno tras la cosecha ha sido una práctica tradicionalmente empleada en las parcelas agrícolas como método de preparación de la tierra para la siembra de un nuevo cultivo.

Pueden ser muchos los impactos negativos de esta actividad, principalmente la pérdida de suelo fértil, la desertización y la contaminación de las aguas superficiales y subterráneas, además del elevado riesgo de incendios y la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera. Por otra parte, los rastrojos, como residuo orgánico que son, pueden ser empleados como abono en la propia parcela o en otras, o como fuente de energía en centrales de biomasa.

Con la entrada en vigor de los compromisos y normas agroambientales a cumplir por los perceptores de ayudas directas en el marco de la Política Agrícola Común (PAC), esta práctica fue prohibida, aunque puede ser llevada a cabo en ciertos casos, siempre bajo autorización.

La Comunidad de Madrid, a través de la entonces Consejería de Economía e Innovación Tecnológica, promulgó la Orden 3816/2003, de 22 de mayo, por la que se establecen las normas sobre las autorizaciones para realizar quemas en tierras agrícolas (BOCM de 27 de mayo de 2003). En la citada norma se autoriza la quema de rastrojos y de pastos por motivos sanitarios o fitopatológicos o por razones medioambientales o de prevención de incendios, pero siempre previa autorización de la Dirección General del Medio Ambiente de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, a través del Área de Agricultura, y cumpliendo estrictamente las medidas de seguridad que se establezcan.

Los interesados en solicitar la autorización deberán motivar las razones que originan la solicitud, incluyendo necesariamente la identificación catastral de polígono y parcela del término municipal donde se pretenda efectuar la quema.

De conformidad con esta norma, la autorización para la quema de restos de poda y arranque de ciertos cultivos procedentes de medidas culturales habituales de los mismos y realizada puntualmente, sólo se podrá conceder a partir del 1 de noviembre de cada año y siempre en la época de peligro bajo de incendios forestales establecida por el Plan de Protección Civil de Emergencia por Incendios Forestales en la Comunidad de Madrid (INFOMA) en vigor en cada momento (actualmente, del 1 de noviembre al 15 de mayo con carácter general). En caso de que se trate de restos de poda procedentes de olivar o viñedo no se requerirá autorización previa.

Puede ampliar la información en la citada Área de Agricultura de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, sita en Gran Vía 3, 2ª planta, Madrid 28013. Teléfono: 91 438 24 57.

Por otro lado, si la parcela se encuentra en la franja de terreno de 200 metros de ancho circundante a terrenos forestales o a bosques de ribera, y siempre que sea terreno rústico, no urbano, para efectuar la quema se requerirá autorización del Cuerpo de Agentes Forestales en vez del Área de Agricultura.

La solicitud de autorización se hará mediante llamada al teléfono gratuito 900 181 628 con 5 días de antelación, indicando el emplazamiento concreto, día y horas previstos del uso del fuego y demás extremos relevantes. Tras una inspección del lugar, el Cuerpo de Agentes Forestales otorgará, si lo considera adecuado, la autorización correspondiente y la comunicará a la Dirección General de Protección Ciudadana, la cual podrá exigir el cumplimiento de otras medidas preventivas adicionales si lo considera oportuno, que serán comunicadas al interesado por el Cuerpo de Agentes Forestales.

Si se desea efectuar la quema en terrenos urbanos, se deberá contactar con el Ayuntamiento del municipio correspondiente para solicitar la autorización.

En cualquiera de los casos, los ya autorizados deberán comunicar a la Dirección General de Protección Ciudadana de la Comunidad de Madrid, con anterioridad al uso del fuego, el día, hora y lugar previstos, mediante los siguientes medios:

  • Llamada telefónica al número gratuito: 900 720 300, ó al número 915 801 849
  • Envío de correo electrónico a la dirección: cecopinfo@madrid.org
  • Envío al número de fax: 915 801 848

En épocas de peligro medio (del 16 de mayo al 14 de junio, y del 1 al 31 de octubre) y alto (15 de junio al 30 de septiembre) de incendios, en la franja de terreno de 200 metros alrededor de terrenos forestales y de bosques de ribera, y siempre que el suelo sea no urbano y rústico no forestal, se podrá conceder autorización para la quema de residuos vegetales, que corresponde otorgar al Director General de Protección Ciudadana. En este caso la solicitud deberá presentarse por escrito, con una antelación mínima de 15 días, en la Dirección General de Protección Ciudadana de la Consejería de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno (Ctra. de La Coruña, km 22, 28230 - Las Rozas de Madrid), indicando el emplazamiento concreto, día y horas previstos del uso del fuego, así como maquinaria o equipos y demás extremos relevantes.

Para realizar la quema de restos vegetales, deberán adoptarse las siguientes medidas preventivas:

  • Seleccionar zonas despejadas para evitar la propagación del fuego y la soflamación de la vegetación circundante.
  • No realizar grandes acumulaciones de restos vegetales para quemar.
  • Contar para todas las quemas y demás usos referidos con personal o material suficiente para su debido control.
  • No iniciar ninguna hoguera antes de salir el sol, debiendo tenerla totalmente extinguida en el momento de su puesta o al finalizar la jornada de trabajo, si ésta finaliza antes de la puesta de sol.
  • No iniciar ninguna hoguera en los días de viento, y, si una vez iniciado el fuego se empezase a levantar viento, apagarlo inmediatamente.
  • No abandonar la vigilancia de las zonas quemadas hasta que las hogueras estén totalmente apagadas y transcurridas 2 horas después de verse rescoldos o brasas.

 



Actividades relacionadas




SUBIR  SUBIR