Comunidad de Madrid - madrid.org

SALTAR NAVEGACIÓN

Comunidad de Madrid - madrid.org
 
Comunidad de Madrid - madrid.org
Volver a la home de madrid.org
Miércoles, 18 de octubre de 2017

Buscadores

Formulario del buscador avanzado
Formulario del buscador general (Google)

Información Práctica


Mujer con enfermera La tutela es la institución de guarda que procede cuando se declara la incapacidad total de una persona, para regir su persona y sus bienes, convirtiéndose el tutor en el representante legal del incapaz tanto en el ámbito personal como en el patrimonial. También procede en aquellos supuestos en los que la persona puede regir su persona, pero no sus bienes, o al revés, decretándose una  tutela parcial sobre el patrimonio del incapaz o sobre su persona o salud, según el caso.

Nombramiento de tutor

El tutor es la persona (física o jurídica) designado por el Juez, que tiene como misión el cuidado de la persona incapacitada, su representación en todos los actos que no puedan realizar por sí solos, y la administración de su patrimonio.

Para la designación de tutor se preferirá a un familiar, y en defecto de familiares el Juez designará tutor a quien por sus relaciones con el tutelado y en beneficio de éste, considere más idóneo, pudiendo también ser tutores las personas jurídicas, públicas o privadas, que no tengan finalidad lucrativa y entre cuyos fines figure la protección de incapaces.

Personas excluidas del cargo de tutor.

No pueden ser designadas tutores personas que por sus circuntancias personales como son enemistad con el incapacitado, por estar en prisión, por tener determinados antecedentes penales, etc  se consider que no pueden ejercer correctamente el cargo de turor. El juez determinará si existen estas circunstancias.

Excusa para ser tutor

Pueden excusarse de ser tutor aquellas personas que por razones de edad, enfermedad, ocupaciones personales o profesionales, falta de vínculos entre tutor y tutelado o por cualquier otra causa, resulte excesivamente gravoso el ejercicio del cargo.

Las personas jurídicas podrán excusarse cuando carezcan de medios suficientes para el adecuado desempeño de la tutela.

Obligaciones del tutor

El tutor es el representante legal de la persona tutelada, por lo que actuará y firmará en su nombre en todos los actos con trascendencia jurídica. Los actos que efectúe el incapaz sin la asistencia de su tutor serán nulos y carecerán de validez legal.

La principal obligación del tutor es velar por el tutelado y, en particular debe procurarle alimentos y promover la recuperación de la capacidad y su inserción en la sociedad.
Así mismo, con el fin de evitar que el tutor pueda adoptar decisiones que perjudiquen al tutelado, tiene la obligación presentar al Juez un Inventario de los bienes y deudas del tutelado e informar anualmente de la situación personal y patrimonial del tutelado presentando una rendición anual de cuentas.

Cuando se extingue la tutela por fallecimiento del tutelado, o cuando se produce una remoción del cargo y se nombra a otro tutor, debe presentar la Rendición Final de Cuentas para su aprobación por el Juzgado.

Actos para los que se necesita autorización judicial.

La actuación del tutor se encuentra supervisada en todo momento por el juez, el cual, debe autorizar cualquier modificación sustancial en el patrimonio o la situación del incapaz que puedan menoscabar sus intereses.

El tutor necesita, por tanto, autorización judicial, para actos como internar al tutelado en establecimiento de salud mental, para enajenar bienes inmuebles, para dar y tomar dinero a préstamo… 
   
Extinción de la tutela

La tutela de un adulto se extingue:

  •  Por fallecimiento de la persona sometida a tutela.
  •  Cuando habiéndose originado por privación o suspensión de la patria potestad, el titular la recupere.
  •  Al dictarse la resolución judicial que ponga fin a la incapacitación o que modifique la sentencia de incapacitación en virtud de la cual se sustituye la tutela por la curatela   

Remoción del tutor

Pueden ser removidos del cargo de tutor los que, con posterioridad a su nombramiento, incurran en alguno de los casos en los que no se puede ser tutor o se conduzcan mal en el desempeño de la tutela, por incumplimiento de los deberes propios del cargo

La remoción, solo podrá hacerse por el Juez, que nombrará entonces un nuevo tutor.








SUBIR  SUBIR