19/11/2013

Campaña de inspección en centros de enseñanza no reglada

Enseñanza no reglada
A raíz del elevado número de reclamaciones recibidas en relación a centros de enseñanza no reglada, la Dirección General de Consumo llevó a cabo, entre junio y septiembre de 2013, una campaña de inspección para comprobar si estas academias cumplen con la normativa. De las 238 reclamaciones contra estos centros que se recibieron hasta septiembre de ese año, la mayoría denunciaba incumplimiento de contrato, publicidad que induce a error, falta de información previa a la contratación y no entrega de documento de desistimiento.

 

14 inspecciones

La Comunidad de Madrid, a través de los servicios de inspección de la Dirección General de Consumo, detectó que el 85,7% de los centros privados que imparten enseñanzas no regladas no informan de forma precisa de que sus ofertas educativas carecen de valor oficial. Estas empresas no incluyen en sus ofertas, promociones y publicidad la leyenda obligatoria en la que debe figurar que se imparten “enseñanzas que no conducen a la obtención de un título con valor oficial”.

Estos fueron otros datos que se extrajeron de la inspección:

  • El 71,4% de las compañías proporcionaba información que podía inducir a error sobre el carácter no reglado de las enseñanzas que ofrecían y su naturaleza no oficial.
  • El 64% no hacía constar en sus folletos informativos que la enseñanza que impartía no era oficial.
  • El 42% de los folletos no comunicaba el precio del curso que se impartía
  • El 35% no incluía la identificación del titular o del responsable del centro.

Entre otras infracciones detectadas:

  • El 54% de las empresas inspeccionadas presentaba cláusulas abusivas que penalizan al alumno por incumplimiento pero no a la empresa, lo cual no ofrece la misma igualdad de condiciones a una parte y a otra.
  • El 46% de los centros no informaba de si existía o no período de desistimiento.
  • El 38% exigía el pago por adelantado del total del curso impartido.

Consumo detectó, además, que:

  • En dos de las 14 empresas inspeccionadas no entregaban certificados o diplomas de las enseñanzas ofrecidas.
  • El 25% de los centros que sí concedían estos diplomas (tres de 12) no incluía la advertencia sobre la falta de valor oficial del título.
  • En el 41,6% de los certificados no figuraba ni el contenido ni el número de horas impartidas.

Como resultado de esta campaña, la Dirección General de Consumo tiene previsto incoar varios expedientes de sanción contra las empresas inspeccionadas que no informan a los consumidores de que las enseñanzas que ofrecen no conducen a la obtención de título oficial.