05/07/2014

Campaña de inspección de alquiler de vehículos sin conductor

Alquiler de vehículos sin conductor
 
La Comunidad de Madrid, a través de los servicios de inspección, realizó durante los meses de marzo, abril y mayo de 2014 una campaña de inspección a empresas de alquiler de vehículos sin conductor.

Se visitaron 24 establecimientos con el fin de comprobar que tanto la información ofrecida a los consumidores en los contratos, como la publicidad sobre precios, incrementos o gastos adicionales del servicio, era correcta. También se verificó si las empresas entregaban a los usuarios la correspondiente factura o recibo justificativo del pago.

Principales irregularidades

  • El 82% de las empresas incluían cláusulas abusivas en sus contratos. En este sentido, 15 de los establecimientos inspeccionados perjudicaban al consumidor por falta de reciprocidad en el contrato, al no asumir las condiciones obligatorias equivalentes entre empresa y usuario. 12 de las sociedades imponían exigencias al margen del cliente, y nueve de ellas limitaban su responsabilidad al inhibirse del cumplimiento de sus obligaciones.
  • El 54,2% no informaba del precio final completo o de la forma de calcularlo.
  • 11 de ellas no facilitaban su Número de Identificación Fiscal (NIF).
  • En siete de ellas se facilitaba una información confusa sobre la política de combustible.
  • En siete de las compañías la publicidad que ofrecían al consumidor inducía a error o no era cierta.
  • El 27,1% omitía en las facturas datos obligatorios.
  • Tres de las 24 empresas investigadas actuaban como buscadores de coches de alquiler, sin informar al consumidor de quién era el proveedor, de las condiciones del servicio ni del precio final completo.

Consumo detectó, además, que algunas compañías cometían irregularidades en la política de combustibles, ya que obligaban al consumidor a pagar el valor de un depósito lleno y a devolverlo vacío renunciando al reembolso de cualquier resto de combustible que quedará en él. Estas infracciones han provocado que, en los dos últimos años, se haya sancionado a dos de estas empresas por facturar al consumidor un servicio no consumido o no prestado.

Reclamaciones

La Dirección General de Consumo registró durante los primeros cinco meses de 2014 un total de 52 reclamaciones relacionadas con este tipo de empresas, la mayoría de ellas por una facturación incorrecta o gasto injustificado (42,3%), servicio defectuoso (17,3%) y falta de información (13,5%).