• Favorito / Compartir

Luminarias

Según la normativa, una luminaria es un aparato de alumbrado que "reparte, filtra o transforma la luz emitida por una o varias lámparas" (bombillas) y que está formado por dispositivos de soporte, fijación y protección de las bombillas (excluyendo las propias bombillas). Estos aparatos dispondrán, en caso necesario, de circuitos para conectar a la red.

Luminarias

Si el consumidor desea comprar una luminaria o lámpara que cumpla con los requisitos de seguridad, debe asegurarse de que contenga la siguiente información, en un lugar visible, que no se borre ni se desprenda y, al menos, en castellano:

  • Marcado CE
  • Una placa de características donde se lea el nombre del fabricante, el modelo, la tensión (220-240 V), la frecuencia (50 Hz), la indicación de potencia de la bombilla (en watios, W) y el tipo de bombilla para su sustitución.
  • Instrucciones de montaje, advertencias, consejos o recomendaciones sobre instalación, uso y mantenimiento, manejo, manipulación, peligrosidad o condiciones de seguridad.
  • Una información que advierta que no debe colocarse al alcance de los niños, cuando el producto sea atractivo para estos o en el caso de que lleve motivos infantiles.
  • Lote de fabricación, cuando se haya elaborado en series identificables.

Símbolos

Al comprar una luminaria, podemos encontrarnos con algunos símbolos que figuran en la etiqueta y cuyo significado desconocemos. A continuación puede encontrar los más importantes, pero siempre es interesante preguntarle al vendedor por el significado de los que le llamen la atención:

Luminarias

Para saber si una lámpara se puede utilizar en el exterior, es importante fijarse en las indicaciones "IP", que marcan su grado de estanqueidad y de protección contra el agua o el polvo. Cuanta más protección, el número que acompaña al IP es más elevado (la primera cifra hace referencia a cuerpos sólidos y la segunda, al agua). Así, cualquier luminaria debe tener como mínimo un IP20. Las luminarias de exterior vendrían marcadas con, al menos, un IP23.

Lo que hay que tener en cuenta

Cuando se compra una luminaria, es importante fijarse en lo siguiente:

  • que la lámpara tiene los elementos de protección básica en todos sus componentes (cableado con toma a tierra, pantalla de protección en los casos que proceda…).
  • que las partes que llevan tensión (enchufes, casquillos, cables…) quedan completamente aisladas y no se puede acceder a ellas.
  • que es suficientemente resistente para que no se rompa y pueda dejar accesibles zonas que deben estar siempre aisladas del contacto.
  • que está suficientemente protegida contra las condiciones de humedad que puedan sobrevenir en utilización normal, si va a colocarse en el exterior o en un cuarto de baño.
  • que el cable y los enchufes son resistentes, no se pueden romper con facilidad y están en perfectas condiciones (los cables no están pelados ni las clavijas quemadas). Si se observa cualquier tipo de calentamiento o sobrecarga eléctrica al probarlo, es recomendable devolver el producto o poner una reclamación.

Luminarias

  • que el cable, cuando entra en la lámpara, está suficientemente protegido para que no se deteriore. Sobre todo en las lámparas metálicas, suele haber una especie de arandela de goma justo en el agujero por el que pasa el cable hacia el interior de la lámpara.
  • que, si tira del cable, este no viene hacia usted. Eso le garantizará que lleva un dispositivo de anclaje antitracción, obligatorio para las luminarias portátiles (las que van sobre una mesa, las de pie..).
  • que los casquillos estén bien fijados y las bombillas se enroscan con normalidad.
  • que en las lámparas fijas (las que cuelgan del techo, los apliques, los plafones…), los bornes (el lugar donde va a conectar los cables) no estén sueltos, y si lo están, que queden aislados por algún tipo de protección (suele ser de plástico blanco).

Es recomendable, además, observar el tipo de bombilla que lleva la lámpara que se va a comprar. Se aconseja que las bombillas sean halógenas, pues duran más.

Las bombillas halógenas con riesgo de explosión o con radiación UV deben llevar una pequeña pantalla de vidrio de protección a su alrededor. Si se deteriorara o rompiese, es imprescindible reemplazarla para evitar riesgos.

Si se trata de una luminaria para niños, es importante comprobar que lleve un transformador para ser conectado a la toma de corriente. Sirve para reducir la tensión en el equipo, lo que da garantía de mayor seguridad.

Luminarias Luminarias

Seguridad en el uso

Puede ocurrir que la luminaria cumpla perfectamente con todos los requisitos de seguridad, pero el consumidor sufra un problema cuando la utilice en su domicilio. Muchas veces esto se debe a un mal uso. Por eso, es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • No sobrepase la potencia que corresponde a la contratada ni utilice bombillas de mayor potencia que la recomendada para esa lámpara.
  • No manipule la luminaria; es mejor avisar a un profesional. En caso de manipulación inadecuada, el fabricante podría anular la garantía.
  • Lea siempre las instrucciones de uso y consérvelas.
  • Exija siempre la factura con la identificación exacta del producto, por si tuviera que reclamar.
  • Si va a instalar una luminaria sobre una superficie inflamable, como madera o tela, asegúrese que lleva el símbolo F.
  • Fíjese si lleva la marca N o ENEC: ofrece una garantía añadida de que el producto está diseñado conforme a las normas se seguridad que garantizan su calidad.
  • Si desea desenchufar la lámpara, no tire del cable, sino del cuerpo aislante de la clavija.