• Favorito / Compartir

Artículos de puericultura

Todos los artículos de puericultura comercializados en la Unión Europea (UE) deben llevar los datos de la empresa responsable del producto en la UE. Además, todas sus piezas tienen que ser suficientemente resistentes para no desprenderse y convertirse en piezas pequeñas que podría ingerir el niño.

Hay que distinguir entre los artículos de puericultura relacionados con mobiliario y objetos para acoger al niño, por un lado, y chupetes y biberones, por otro.

Instrucciones y advertencias

Dentro del primer grupo encontramos tronas, cunas, bañeras cambiadores, parques infantiles, sillas de paseo, andadores, sillas para automóvil, etcétera. Este tipo de artículos, por el hecho de ser rígidos, tener patas y mecanismos de plegado, y estar compuestos por diferentes partes, exigen una especial atención por parte de sus usuarios. De hecho, la normativa obliga a que incluyan una etiqueta informativa, que debe llevar instrucciones de montaje encabezadas por la frase “Importante. A conservar para futuras consultas", así como la indicación “No dejen al niño sin vigilancia” y una advertencia sobre el arnés, si lo lleva, para que quede correctamente ajustado.

Artículos de puericultura

Cuando el consumidor vaya a comprar un producto de estas características puede fijarse en varios detalles que le indicarán su seguridad:

  • Que no contiene huecos o grietas donde el niño pueda pillarse un dedo.
  • Que no presenta ni tubos con extremos abiertos, ni bordes cortantes o rebabas.
  • Que los cantos visibles son redondos y no tienen aristas, y que los tornillos, si los lleva, no están sueltos.

Por otro lado, los artículos que están formados por una malla (un parque infantil, una cuna moisés…), no pueden tener orificios que permitan el paso del dedo del niño.

Es imprescindible que los artículos que son plegables o tienen mecanismos de cierre se activen con la fuerza suficiente como para que un niño no sea capaz de abrirlos o cerrarlos. Si llevan arneses, éstos deben tener una longitud adecuada para que no se pueda formar un lazo alrededor del cuello del niño, lo que provocaría estrangulación. Las correas tienen que ser de una anchura mínima de 15 milímetros. Si sus patas llevan ruedas, es importante tener en cuenta que, para que sean seguros, éstas deben distribuirse de la siguiente manera: o bien dos ruedas que puedan bloquearse y dos patas, o bien cuatro ruedas que puedan bloquearse. El sistema de bloqueo debe impedir que las ruedas giren.

Artículos de puericultura

Tronas, cunas moisés, capazos, hamacas y mochilas porta bebés

Las tronas o sillas altas deben impedir que el niño pueda deslizarse hacia delante estando sentado. Para ello, muchas llevan una barra entre las piernas, que debe tener una anchura a partir de 20 milímetros. Este tipo de artículos tiene que llevar también una protección lateral (por ejemplo, brazos) y es necesario que no se pueda plegar por sí solo y que la bandeja no se suelte. Una manera fácil de comprobar si es estable, es apoyarse sobre ella y ver que no se levanta ninguna de las patas del suelo.

Las cunas moisés deben llevar un mecanismo de bloqueo en su sistema de balanceo. El movimiento nunca deberá ser accionado mecánicamente. Además, tiene que indicar que la canastilla no debe utilizarse sin su soporte.

Por otro lado, los capazos  deben estar constituidos por asas suficientemente resistentes y tener una longitud adecuada, y las costuras deben estar bien fijadas. Tanto los capazos individuales como los que van con el moisés, han de tener una altura vertical interna de al menos 200 milímetros y tienen que presentar la advertencia: “Cuando un niño pueda sentarse, arrodillarse o levantarse solo, la cuna no deberá utilizarse más por ese niño”. Del mismo modo, las hamacas deben llevar la frase: "Advertencia: no recomendable para niños que se pueden incorporar por sí solos (6 meses aproximadamente, hasta 9 kg.)".

Artículos de puericultura

Las mochilas porta bebés no rígidas tienen que llevar instrucciones de uso con las siguientes advertencias:

  • "Su equilibrio puede verse afectado adversamente por su movimiento y el de su hijo"
  • "Tenga cuidado cuando se doble hacia delante o hacia atrás "
  • "Esta mochila no es adecuada para su uso durante actividades deportivas".

Por otro lado, las instrucciones de uso deben incluir, al menos, la siguiente información:

  • número y fecha de la norma europea UNE-EN 13209-2
  • nombre comercial registrado, marca comercial del fabricante, distribuidor, importador o minorista
  • medios de identificación del producto, por ejemplo número del modelo
  • peso máximo y mínimo del niño para el cual está destinada la mochila
  • instrucciones de limpieza/lavado/secado
  • instrucciones para la correcta colocación y ajuste para el tamaño del niño con especial referencia a obtener el tamaño mínimo de las aberturas para la pierna
  • colocación de la mochila no rígida al cuidador
  • instrucciones de uso del soporte de la cabeza, si lo tiene
  • instrucciones de uso para las posiciones del niño de cara hacia delante o hacia atrás en la mochila, si tuviera esas opciones.

Chupetes y biberones

En los chupetes y biberones, la normativa exige que no se pueda desprender la tetina u otras partes, como la anilla del chupete. También hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • La tetina debe ser lisa, sin rugosidades; no debe poder girarse, ni separarse, ni perforarse.
  • Las tetinas que están fabricadas en látex de caucho natural tienen que llevar esa indicación, para evitar posibles alergias.
  • Los chupetes y biberones no pueden estar adornados con motivos adhesivos, y si llevan alguna decoración ésta tiene que ir en una zona que no quede cerca de la boca.
  • Los chupetes y biberones no deben tener puntas cortantes, y es necesario que contengan unas recomendaciones de limpieza para el primer uso, y de conservación.
  • Es necesario que la graduación de volumen del biberón se muestre correctamente.

Artículos de puericultura

Todos los chupetes deben estar compuestos por un disco, donde habrá, al menos, dos orificios de ventilación. Estos serán pequeños, de un diámetro que permita el paso de una varilla de 4 milímetros. Está permitido que lleven algún orificio más, que puede ser de menor tamaño. Además:

  • Estos productos deben venderse siempre en envases cerrados y es necesario que contengan instrucciones de uso claras y recomendaciones para su cuidado higiénico.
  • Tienen que presentar advertencias del estilo: “nunca sujetar cintas o cuerdas al chupete” o “inspeccionar antes de cada uso sobre todo si el niño tiene dientes” y consejos para el supuesto de que el chupete entrara por completo en la boca del niño.

Las cadenitas y broches del chupete también deben cumplir algunos requisitos. Lo más importante es que la cadena tenga una longitud adecuada para que no pueda enredarse en el cuello del niño y provocarle estrangulamiento (longitud máxima 220 milímetros y ancho mínimo 6 milímetros) y que el broche no tenga piezas que se puedan desprender, ni bordes agudos o rebaba. También es importante que al menos un extremo de la cadena esté unido de forma permanente a uno de los fijadores, y es conveniente que los broches tengan orificios de ventilación para que, en el caso de que se lo metieran en la boca, el niño pudiera seguir respirando.

El envase del broche debe llevar instrucciones claras para el uso y cuidado higiénico y además tiene que incluir recomendaciones para que no sea utilizado mientras el niño está en la cuna y para que el broche se una solamente a la ropa.

Artículos con pilas

Hay algunos artículos de puericultura, como andadores, que presentan juegos de luces y sonidos electrónicos para entretener al bebé. Es imprescindible que el compartimento de las pilas esté suficientemente aislado con tornillos, para que la tapa no se suelte y el niño no pueda acceder a ellas. Además, siempre que se trate de un juguete no destinado a menores de 3 años, debe estar indicado claramente.

Por último, los set de cubiertos y platos infantiles deben ser suficientemente resistentes para que, si se caen, no se rompan con facilidad; también es necesario que no lleven componentes o pinturas que puedan desprenderse al lavarlos en el lavavajillas o al utilizarlos en el microondas. De hecho, la etiqueta debe contener información sobre si se puede o no utilizar la vajilla en estos aparatos.