• Favorito / Compartir

Juguetes

 

Juguetes

 

Se consideran juguetes todos aquellos productos o materiales que, aunque no hayan sido concebidos exclusivamente para jugar, puedan ser utilizados como juego por niños menores de 14 años.

Como recomendación general, la Comunidad de Madrid recuerda que es fundamental que los padres o tutores presten mucha atención a la hora de elegir un juguete o juego, ya que si un niño utiliza un objeto pensado para una edad superior podría sufrir accidentes.

También es muy importante utilizar siempre ese juguete para lo que se ha diseñado y no con otro objetivo. Los padres no deben olvidar nunca su responsabilidad de vigilar a sus hijos cuando juegan.

Se puede consultar toda la información legislativa relacionada con juguetes pinchando aquí.

 

Información obligatoria

Todos los juguetes deben llevar de forma visible, legible, permanente y en castellano las siguientes inscripciones:

  • Marcado Logo CE
  • Nombre y/o razón social y/o marca.
  • Dirección del fabricante o de su representante oficial o del importador.
  • Número de lote, serie o modelo.
  • Indicación de conservar los datos del etiquetado.
  • Advertencias para evitar riesgos en su uso y manejo.
  • Advertencia Etiqueta Juguete, cuando son juguetes inadecuados y posiblemente peligrosos para niños de esa edad, junto con una breve explicación del peligro para ese sector de la población.
  • Advertencia "No debe utilizarse por niños mayores de 36 meses", cuando sean juguetes que, debido a su construcción o diseño, no son convenientes para niños mayores de 3 años.
  • Rango de edad para la utilización, si el juguete así lo requiere.
  • Advertencias sobre los riesgos que puede entrañar el uso del juguete y la forma de evitarlos.
  • Instrucciones de uso, si son necesarias por el tipo de juguete, siempre en castellano, aunque se pueden incluir también en otra lengua.

Seguridad

Para que los juguetes sean lo suficientemente seguros deben cumplir, a grandes rasgos, con los siguientes requisitos:

  • Tener la suficiente resistencia para que no puedan romperse en partes pequeñas que podrían ser ingeridas por el niño. Si el juguete está compuesto de diferentes piezas pequeñas, deben estar suficientemente sujetas para no desprenderse, sobre todo en juguetes destinados a menores de 36 meses.
  • Estar perfectamente protegidos para que no queden al descubierto bordes o puntas cortantes. Si esos bordes o las puntas cortantes son imprescindibles para el funcionamiento del juguete, solo se podrán utilizar en juguetes destinados a mayores de 36 meses.
  • Estar fabricados con materiales que no se quemen al estar expuestos a una llama o chispa; no sean fácilmente inflamables –la llama debe apagarse tan pronto como se retire del foco del fuego-; y, si arden, no lo hagan de manera rápida, propagándose la llama a gran velocidad.
  • Estar diseñados y fabricados por materiales que puedan limpiarse
  • Los que se distribuyen con alimentos (en cereales, bolsas de patatas...), tener unas dimensiones que impidan al niño tragarlo, e ir en un envoltorio propio. Están prohibidos los que van sólidamente unidos a un alimento y no se llega a ellos hasta que se consume por completo (helados, piruletas...).
  • Si llevan pilas, deben estar situadas en un espacio cerrado, que solo se pueda abrir con ayuda de una herramienta. Tiene que venir especificada la tensión nominal de las pilas.

         Peluche          Peluche cebra

Clasificación
 
Además de las recomendaciones generales, el consumidor debe tener en cuenta algunas particularidades a la hora de comprar determinados tipos de juguetes:
 

 

Juguetes para menores de 36 meses

Este tipo de juguetes requieren unas medidas de seguridad más específicas por el tipo de población al que van dirigidos:

  • Si tienen diferentes partes o componentes que se puedan separar del juguete, deben ser suficientemente grandes para que no puedan ser tragados por el niño.
  • Ningún juguete debe llevar vidrio o porcelana accesibles.
  • Los juguetes blandos rellenos, que a veces contienen elementos pequeños como campanas o partículas de gomaespuma, tienen que estar bien cerrados para que el niño no acceda a esos elementos.
  • Los materiales de relleno blandos no deben contener ningún cuerpo duro o puntiagudo, como clavos o agujas.
  • Las cuerdas de los juguetes (por ejemplo, los de arrastre) tienen que tener un espesor igual o superior a 1,5 mm y una longitud máxima de 220 mm.
  • Los juguetes que se fijan de un lado a otro de la cuna o del cochecito deben llevar una cuerda no más larga de 750 mm e incluir la advertencia: "Para evitar posibles daños por estrangulamiento, este juguete debe retirarse cuando el niño empiece a levantarse valiéndose de manos y rodillas".
  • Los juguetes que contienen líquido tienen que estar bien cerrados y no tener fisuras, para evitar que se desprenda el contenido. Los mordedores con líquido deben llevar la indicación de no meterlos en un congelador.
  • Los columpios deben ir provistos de respaldo y de un dispositivo de seguridad para que el niño no se caiga del asiento (barra en forma de T o transversal, correa para fijar las piernas del niño, cinturón, etc.).
  • Los coches y motos eléctricos sobre los que se monta el niño tienen que tener una velocidad máxima de 8 km/h.

Juguetes con ruedas que maneja el niño y que soportan su peso

Las bicicletas, triciclos, etc. tienen que estar bien protegidos para que no quepa un pie, una mano o un dedo del niño en las ruedas, pedales o cualquier otro espacio. Deben llevar un sistema de frenado en función del tipo de juguete.

Los que funcionan eléctricamente deben llevar un interruptor que active el motor y que, tan pronto se suelta, corta la alimentación sin que el juguete vuelque, y además, tener la velocidad limitada, para reducir el riesgo de lesiones.

Los patines de ruedas, patinetes, monopatines y bicicletas deben llevar la advertencia: "Conviene utilizar equipo de protección. No utilizar en lugares con tráfico".

Este tipo de juguetes, así como los columpios, toboganes, trapecios, etcétera, que también soportan el peso del niño, tienen que llevar un libro de instrucciones sobre el uso, montaje y mantenimiento y una advertencia sobre los peligros potenciales que conlleva la utilización de ese juguete, las precauciones que hay que tomar y el peligro de no realizar un mantenimiento y control periódicos de las piezas principales.

Además, al comprar un columpio o cualquier otro juguete fijado a un travesaño superior y destinado a soportar el peso de un niño, es necesario observar que los ganchos de suspensión sean suficientemente resistentes, que tengan estabilidad para no volcar y que no se hundan bajo el peso del niño.

Andador Caballito de juguete 

Juguetes plegables

Los cochecitos de muñecos y otros juguetes plegables, como tablas de planchar, mesas, etc., tienen que llevar algún dispositivo de bloqueo para que no se pueda plegar sobre el niño.

 Recintos de juguete

Las casitas u otros recintos en los que el niño puede entrar deben tener al menos dos orificios de ventilación, si su dimensión interna es igual o superior a 150 mm. La puerta o tapa se tiene que poder abrir desde el interior con la fuerza de un niño.

 Globos de látex

El embalaje de estos productos debe llevar la advertencia de que están fabricados en látex, para evitar posibles alergias y, además, debe incluir la leyenda: "Los globos sin hinchar o rotos pueden provocar ahogo o asfixia en niños menores de ocho años. Es necesaria la vigilancia de una persona adulta. Los globos sin hinchar deben mantenerse fuera del alcance de los niños. Hay que desechar inmediatamente los globos rotos".

 Juguetes con proyectiles, flechas, fulminantes o láser

Los dardos y las flechas deben tener la punta embotada, protegida por un material elástico, como caucho, y no ser metálica. Si los proyectiles son propulsados por algún mecanismo, la fuerza de salida debe ser mínima, para no dañar al niño si le golpea. Los fulminantes no deben conllevar riesgo de incendio o quemaduras. El láser debe cumplir unos requisitos mínimos de seguridad para no ocasionar lesiones oculares.

Si el juguete puede lanzar otro tipo de objeto, en las advertencias se debe llamar la atención del usuario sobre el posible peligro que eso acarrearía. Además, deben llevar en el embalaje la advertencia: "No se ha de apuntar a los ojos ni a la cara".

 Juguetes acuáticos

Los flotadores, barcas, motos o animales hinchables tienen que llevar un tapón fijo en todos los orificios destinados a inflarlos. Una vez hinchado, el tapón ha de quedar insertado en el juguete para que no sobresalga.

 Este tipo de juguetes, que tiene que estar diseñado para que no pierda flotabilidad ni resistencia para soportar al niño, tiene que llevar inscrita de manera clara la leyenda: "Utilizar solo en agua, donde el niño pueda permanecer de pie y bajo la vigilancia de un adulto", así como un aviso sobre el posible peligro que conlleva su utilización.

 Máscaras y cascos

 Al proteger completamente la cabeza, deben disponer de ventilación adecuada y llevar la advertencia: "Este juguete no ofrece protección".

Máscara         Máscara monstruo

 Juguetes con sonidos

Tienen que ajustarse a un volumen determinado para no dañar el oído del niño. Los que se llevan directamente a la oreja (como los teléfonos) deben tener ajustado el nivel acústico, por eso, normalmente se escuchan muy bajito. En el caso de que sea un juguete con alto nivel de sonido, debe llevar la advertencia: "No utilizar cerca del oído. Un mal uso puede causar problemas de audición".

 Juguetes eléctricos

Los juguetes que funcionen con electricidad no podrán tener una tensión de más de 24 voltios. Además, los cables estarán suficientemente aislados y protegidos para evitar el riesgo de descarga.

Los destinados a montarse en ellos, como las minimotos o los minicoches eléctricos (nunca impulsados por un motor de gasolina), deben estar dotados de asiento y, para reducir el riesgo de lesiones, tener una velocidad máxima, en función de la edad del usuario:

  • 6 km/h u 8,2 km/h cuando vayan destinados a niños de más de tres años y menos de seis. Si el juguete puede alcanzar los 8,2 km/h, debe tener un dispositivo con dos posiciones que permita regular la velocidad del vehículo y que únicamente pueda manipularse por un adulto con ayuda de una herramienta. 
  • 16 km/h si están destinados a niños mayores de seis años.

 Juguetes con una fuente de calor incorporada

Los palomitones, por ejemplo, no deben sobrecalentarse ni inflamarse cuando se utilizan a potencia máxima y sus partes accesibles no pueden provocar quemaduras al tocarlas.

 Cometas y juguetes voladores

Si tienen una cuerda de más de 2 metros, que une al niño con el juguete, deben llevar la leyenda: "No debe utilizarse cerca de las líneas eléctricas o durante una tormenta".

 Helicópteros

Estos y otros juguetes que se lanzan al aire impulsados por las hélices o propulsores, deben llevar un anillo de protección alrededor del perímetro.

 Pelucas, bigotes, disfraces y muñecos con pelo, etc.

El pelo tiene que tener una longitud determinada y estar fabricado con unos materiales que no permitan una alta inflamabilidad.

  Juguetes funcionales

Todos aquellos juguetes que imitan aparatos destinados a adultos deben llevar la inscripción: "Utilícese bajo la vigilancia directa de un adulto", y también instrucciones de uso acompañadas de las precauciones que debe adoptar el usuario. Además, se indicará que este tipo de juguetes debe quedar fuera del alcance de niños de muy corta edad.

  Juguetes químicos

Las cajas de experimentos o talleres en miniatura de cerámica o fotografía, por ejemplo, llevarán la advertencia: "No conviene para niños menores de X años. Utilícese bajo la vigilancia de un adulto". Además, deben indicar su carácter peligroso, así como las precauciones que hay que tomar y la descripción de los primeros auxilios que deben administrarse en caso de accidentes graves provocados por el uso de esos juguetes.

Los juegos de mesa olfativos, kits de cosméticos y juegos gustativos deben llevar la advertencia: "Contiene fragancias que pueden causar alergias".

 Juguetes fabricados con materiales expandibles

No deben aumentar más de un 50%. Además, están prohibidos los juguetes pequeños que puedan aumentar el volumen en contacto con el agua u otro líquido, como la saliva.

 Juguetes para ser ensamblados

Deben llevar, si es preciso, instrucciones detalladas e información sobre si es necesario que un adulto ensamble el juguete o si lo puede hacer el niño solo.