• Favorito / Compartir

Productos químicos

Productos químicos
Los productos químicos (detergentes, decapantes, antipolillas, plaguicidas, desatascadores, disolventes, quitamanchas, alcohol de quemar, aceite de lámparas, sosa cáustica…) deben ser clasificados, envasados y etiquetados de manera específica debido a su contenido peligroso para la salud humana y el medio ambiente. Se puede consultar la clasificación de peligrosidad pinchando aquí .

Para reconocer si el producto químico que estamos comprando cumple con estos requisitos de seguridad, lo primero que debemos saber es que este tipo de artículos tiene que mostrar en su envase la siguiente información (en castellano, de forma que se pueda leer perfectamente en horizontal cuando el envase esté colocado en posición normal y de manera que no pueda desprenderse o desaparecer fácilmente) :

  • Nombre comercial del preparado.
  • Nombre, dirección completa y número de teléfono de la persona responsable de la comercialización en la Unión Europea.
  • Nombre de las sustancias presentes en el preparado: si se trata de productos muy tóxicos, tóxicos, nocivos o corrosivos, se deberán indicar las sustancias que dan esa calificación de peligrosidad al producto.
  • Símbolos e indicaciones de peligro, impresos en rombos sobre fondo blanco y bordes en rojo:
    •  Indicación de peligro (frases H).
    • Consejos de prudencia (frases P).

      Consúltelos pinchando aquí.
  • Indicación del contenido neto.
  • Si son muy tóxicos, tóxicos o corrosivos, instrucciones de fácil comprensión e información relativa a la destrucción del envase una vez vacío.
  • El número CE, en caso de estar asignado.

Detergentes

Los detergentes que no se consideren preparados peligrosos tienen que informar, además de los datos anteriores, sobre:

  • El modo de empleo.
  • La dosis para un uso adecuado (si su omisión puede causar una incorrecta utilización).
  • El uso al que se destina.
  • Las incompatibilidades con algún material dentro de los usos a los que va destinado.
  • Las siguientes leyendas:
    • “Manténgase fuera del alcance de los niños”.
    • “No ingerir”.
    •  “En caso de accidente, consultar al Servicio Médico de Información Toxicológica, teléfono…”

Productos químicos

Los lavavajillas líquidos de uso profesional clasificados como “corrosivos” deberán llevar las leyendas:

  • “Restringido a usos profesionales”.
  • “Consérvese únicamente en el recipiente de origen”.

Y no podrán hacer ningún tipo de indicación sobre uso doméstico.

Lejías

Las lejías deben cumplir también con una serie de requisitos de seguridad específicos que se reflejan en el envasado y el etiquetado:

  • No se puede hacer ningún tipo de mención que induzca al usuario a pasar la lejía a un envase distinto del original.
  • Los textos o símbolos que deben llevar no pueden estar grabados en relieve sobre su superficie.

Productos químicos

 

La etiqueta debe mostrar, además de las especificaciones generales para productos químicos, la siguiente información:

  • Denominación de "lejía" o "lejía concentrada", seguida de la indicación "apta para la desinfección de agua de bebida" o "no apta para la desinfección de agua de bebida", según corresponda. Estas indicaciones tienen que resaltar sobre las otras que figuren en el etiquetado.
  • Si lleva algún perfume, aparecerá la mención "perfumada".
  • Denominación "hipoclorito de ... / solución de ... gramos de cloro activo por litro".
  • Instrucciones de uso. En las clasificadas como "aptas para la desinfección de agua de bebida" se indicará claramente la cantidad necesaria para su uso correcto.
  • La frase: "En caso de accidente o peligro para la salud, acuda a su médico o consulte al Instituto Nacional de Toxicología".

Las lejías clasificadas como “irritantes”, advertirán sobre el riesgo que conllevan a través de estas frases: 

  • "En contacto con los ácidos libera gases tóxicos".
  • "Irrita los ojos y la piel".
  • "Manténgase fuera del alcance de los niños".
  • "En caso de contacto con los ojos y con la piel, lávense inmediata y abundantemente con agua".
  • "No mezclar con otros productos, pueden desprender gases peligrosos (cloro)".

Aerosoles

La peligrosidad que implica este tipo de productos a presión los obliga a mostrar unas indicaciones particulares:

  • “Recipiente a presión. Protéjase de los rayos solares y evítese exponerlo a temperaturas superiores a 50 grados centígrados. No perforar ni quemar, incluso después de usado”.

Cuando contengan componentes inflamables:

  • “No vaporizar hacia una llama o cuerpo incandescente”.
  • “Manténgase alejado de cualquier fuente de ignición – No fumar ”.
  • “Manténgase fuera del alcance de los niños ”.


Además, el etiquetado de los aerosoles informará a los consumidores sobre las precauciones de uso que deben tener en cuenta para evitar los peligros específicos del producto.


Por último, la capacidad total de los recipientes de estos productos no puede sobrepasar los 1.000 mililitros.

 

Productos químicos


Plaguicidas

La información añadida que mostrarán estos productos para cumplir con los requisitos de seguridad es:

  • Indicación del antídoto y recomendaciones al médico para casos de intoxicación o accidente.
  • Modo de empleo.
  • Fecha de caducidad.
  • Si están concebidos para usarse en el hogar, mostrarán la leyenda: “Autorizado para uso doméstico ”.

Otros requisitos

Además de estas exigencias que deben cumplir en el etiquetado, los productos químicos están sometidos a unos requisitos generales, que garantizarán al consumidor que está comprando un producto en condiciones de seguridad:

  1. No podrán llevar nunca mensajes del tipo “no tóxico”, “no nocivo”, “no contaminante”, “ecológico” u otros que infravaloren el peligro del preparado.
  2. Si están etiquetados como “muy tóxicos”, “tóxicos” o “corrosivos” o contienen metanol o diclorometano, deben llevar cierres de seguridad para niños y una indicación de peligro detectable al tacto (también llevarán este símbolo los etiquetados como “nocivos”, “extremadamente inflamables” o “fácilmente inflamables").
  3. El envase y su cierre deben ser estancos, fuertes y sólidos para que no permitan pérdidas de contenido. Si el recipiente lleva un cierre reutilizable, se tiene que poder cerrar varias veces sin perder contenido y sin perder su carácter estanco. Si el producto es un plaguicida, llevará un precinto de garantía, que tenga que ser obligatoriamente destruido para abrir el envase por primera vez.

Productos químicos

  1. Los materiales con los que estén fabricados los envases y los cierres no serán susceptibles de ser atacados por el contenido ni formar con él combinaciones peligrosas.
  2. Estos productos nunca deben tener forma, aspecto, volumen, presentación o decoración que pueda atraer la curiosidad de los niños o que se puedan confundir con alimentos, medicamentos o cosméticos.
  3. Tienen que informar de la verdadera naturaleza del producto. No han de mostrar inscripciones o dibujos que induzcan a error al consumidor ni omitir datos que den una falsa imagen del producto.
  4. Los detergentes nunca llevarán dentro del envase juguetes u otros objetos dirigidos a niños.
  5. Los detergentes que estén clasificados como “tóxicos” o “muy tóxicos” o los que sean de uso restringido a profesionales, no se pueden vender en lugares donde el consumidor tenga acceso directo.
  6. Los aceites para lámparas deben llevar la indicación: “Mantener las lámparas que contengan estos líquidos fuera del alcance de los niños”. Además, estos productos no pueden contener agentes colorantes o perfumantes.
  7. Este tipo de productos no debe llevar el símbolo CE.