• Favorito / Compartir

Garantías

Cláusulas abusivas
 
La garantía protege al consumidor durante un periodo determinado frente al mal funcionamiento que puedan sufrir los productos que haya comprado, y cuyo origen sea un defecto de fabricación. La garantía se aplica en estas situaciones: cuando el producto no sirva para el uso al que está destinado, cuando presente unas prestaciones diferentes a las anunciadas o cuando tenga algún defecto que lo haga inservible para su uso.

También se considera que un producto no es conforme si el fallo se produce por una mala instalación provocada tanto por las instrucciones erróneas del manual como por los técnicos enviados por el vendedor.

La garantía se aplica sobre los bienes de consumo privado, tanto nuevos como de segunda mano (electrodomésticos, vehículos, muebles, etc.), así como sobre el agua y el gas, siempre que estén envasados (botellas de agua y bombonas de butano).

Sepa que, para poder hacer efetiva la garantía, es necesario presentar la factura, el tique o resguardo de compra del producto adquirido.

La ley de garantías no afecta a la compraventa de bienes entre particulares, que se regirá por lo establecido en el Código Civil.

Existen dos tipos de garantía:

Legal

La ley establece que el vendedor responde de los defectos que pueda presentar un producto durante los dos años siguientes a la fecha de entrega. En los bienes adquiridos de segunda mano, se puede pactar un plazo inferior, que como mínimo tiene que ser de un año.

Sin embargo, únicamente si el defecto del producto se manifiesta durante los primeros seis meses, se entiende que el fallo ya existía antes de la venta, y el producto debe ser reparado gratuitamente o sustituido por otro. Si el vendedor no está de acuerdo o piensa que el defecto se ha producido por un mal uso, tiene que demostrarlo.

Si el fallo surge después de esos primeros seis meses y el vendedor, una vez recepcionado el producto considera que el defecto no es de origen, le corresponde al consumidor demostrar lo contrario. Si se demuestra que el fallo es de origen, el consumidor tiene derecho a beneficiarse de la garantía.

Derechos del consumidor

En el supuesto de que el objeto en garantía no reúna las condiciones óptimas para ser utilizado, el consumidor tiene derecho a una de las siguientes opciones:

  • La reparación gratuita del producto. En este caso, el vendedor debe pagar los gastos de mano de obra, el desplazamiento, las piezas y el transporte.
  • La sustitución del objeto adquirido por otro de idénticas características. Esta opción no es posible cuando se trata de bienes que no se pueden sustituir por otros idénticos (por ejemplo, una obra de arte) y para los de segunda mano.
  • La rebaja del precio. Cuando no ha sido posible la reparación del producto o cuando se ha realizado pero el problema continúa existiendo.
  • Poner fin al contrato, devolviendo el producto y solicitando la devolución del dinero, salvo que el defecto sea de escasa importancia.

En los casos de reparación o sustitución del producto, el vendedor debe entregar al consumidor un justificante en el que conste la fecha de entrega y el defecto que tiene el producto. Igualmente, reparado o sustituido, se entregará al consumidor un documento en el que figure la fecha de entrega o de la reparación, en su caso.

Los plazos de uno y dos años de garantía se suspenderán mientras dure la reparación, de forma que empezarán a contar nuevamente al devolver el producto reparado al consumidor, disfrutando tales reparaciones, al menos, de seis meses de garantía.

Comercial

Es la garantía que voluntariamente puede ofrecer el vendedor o el fabricante a un producto y que es adicional a la legal.

Debe cumplir los siguientes requisitos:

  • En los bienes de naturaleza duradera (electrodomésticos, vehículos, etc.), el vendedor está obligado a extender un documento de garantía por escrito.
  • No puede ofrecer menos derechos que la garantía legal.

Además, debe contener la siguiente información:

  • Identificación clara del producto sobre el que se da la garantía (modelo, marca).
  • Nombre y dirección del que ofrece la garantía. Así, en caso de tener que reclamar, el consumidor sabe a quién puede dirigirse.
  • Los derechos, adicionales a los legales, que se conceden al consumidor.
  • El plazo de duración y el alcance territorial que tiene.
  • Las vías de reclamación del consumidor.

El productor, o en su defecto el importador, garantizará un adecuado servicio técnico para los bienes de carácter duradero, así como el suministro de piezas de repuesto, durante un plazo mínimo de 5 años a contar desde la fecha en que el producto deje de fabricarse, con carácter general.