• Favorito / Compartir

Electrodomésticos: conseguir un correcto consumo energético

Cláusulas abusivas
 
Etiqueta energética

Los establecimientos que venden electrodomésticos están obligados a informar a los consumidores sobre el etiquetado energético en lavadoras, secadoras, lavavajillas, frigoríficos, congeladores, lámparas de uso doméstico (bombillas, fluorescentes y bombillas de bajo consumo), hornos y equipos de aire acondicionado.

Si los artículos se ofertan a través de internet, esta información sobre el consumo de energía se debe facilitar al usuario a través de la página web.

Los niveles de eficiencia energética se determinan por una letra que va desde la A+++ a la G. La A indica la máxima eficiencia; la D, un nivel intermedio y la G, la mínima.

Un electrodoméstico de clase A, por ejemplo, consume solo un 55% de energía de lo que consume uno medio, de clase D. De igual manera, el de clase B consume entre un 55% y un 75% de lo que consume uno de clase C, y así sucesivamente.

Se puede consultar la etiqueta energética, pinchando aquí.


Revisión de las calderas eléctricas y de los aparatos de aire acondicionado

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) contempla que se debe realizar un mantenimiento periódico de todas las instalaciones fijas de climatización (calefacción, refrigeración y ventilación) y de producción de agua caliente sanitaria (calderas, calentadores, etc.) En función del tipo y potencia del aparato, la periodicidad de las actuaciones, es la siguiente:

Calentadores de agua caliente sanitaria a gas de potencia inferior o igual a 24,4kW, cada cinco años.

Calentadores de agua caliente sanitaria a gas de potencia superior a 24,4kW e inferior o igual a 70kW, cada dos años.

Calderas murales a gas de potencia inferior o igual a 70kW, cada dos años.

El resto de instalaciones de calefacción que funcionan con gasóleo, electricidad, etc, y con una potencia inferior o igual a 70kW, como mínimo anual.

En el caso de las instalaciones domésticas individuales con potencia inferior a 70 kW, se debe tener en cuenta que:

- No es necesario suscribir un contrato de mantenimiento.


- El precio de las operaciones de mantenimiento es libre y lo abona el usuario.