• Favorito / Compartir

Derechos y obligaciones de los usuarios

Transporte
 
Derechos de los usuarios

Los usuarios de los transportes urbanos tienen derecho a:

  • Recibir un trato correcto por parte del personal de la empresa, que debe atenderle ante cualquier petición de ayuda e información sobre el servicio.
     
  • Ser transportado a cambio de llevar un billete válido, que puede elegir entre los diferentes títulos de transporte vigentes.
     
  • Solicitar y obtener en los vehículos y oficinas de la empresa, hojas dereclamaciones, a través de las que el usuario puede exponer cualquier reclamación o sugerencia sobre la prestación del servicio.
     
  • Reclamar ante la empresa y recibir información sobre la queja en el plazo de un mes desde su presentación.
     
  • Que el estado de los vehículos cumpla las condiciones de comodidad, higiene y seguridad.
     
  • Estar amparado por el seguro obligatorio de viajeros. En caso de que el usuario sufra algún daño personal o material, debe comunicarlo inmediatamente al conductor, que debe entregar un parte justificativo de la incidencia.

Autobuses urbanos

 

  • Obtener el reintegro del importe del viaje si se suspende o interrumpe el servicio, excepto si:

- se trata del desvío de una línea de su trayecto habitual por causas ajenas a la empresa,

- el billete que se lleva es multimodal (abono de transportes y tarjeta azul) 

- se puede continuar el viaje en el siguiente vehículo de la misma línea.

Para solicitar el reembolso, debe presentarse el billete a los agentes de la empresa inmediatamente después de producirse la anomalía. Se tramita la reclamación y, si procede la devolución, se recibe el dinero correspondiente al importe de un viaje en las oficinas de la empresa. 

  • Portar objetos o bultos de mano, siempre que, a juicio del conductor, no supongan molestias o peligro para otros viajeros.

Hay ciertos viajeros que tienen unos derechos especiales:

  • Las personas con movilidad reducida podrán descender de los vehículos por la puerta de ascenso de viajeros, salvo que los autobuses incorporen dispositivos especiales de adaptación para ellas. Para estas personas deberán reservarse al menos dos plazas por vehículo.
     
  • Las personas que viajan en silla de ruedas deben subir y bajar por la rampa habilitada para ello en la puerta central del autobús. Durante el viaje, la silla debe situarse en la zona destinada a sillas de ruedas, en sentido contrario a la marcha y con el freno accionado.
     
  • Las personas invidentes, así como las que tienen una discapacidad física, intelectual, sensorial o las que sufren una enfermedad concreta (diabetes, epilepsia, etc.), pueden acceder con perro de asistencia, ocupando preferentemente, los asientos reservados para personas con movilidad reducida y llevando al perro tendido a sus pies o a su lado.
     
  • Los viajeros con cochecitos de niño desplegados pueden acceder al autobús, siempre y cuando los autobuses dispongan de lugares habilitados para ello o para sillas de ruedas. El carrito debe obligatoriamente situarse en ese espacio y de forma que el niño viaje en sentido contrario a la marcha del autobús, con los frenos activados y sin dificultar el tránsito de los demás pasajeros. El acceso se debe hacer por la puerta delantera y excepcionalmente por la central o trasera. El descenso siempre se realiza por la puerta central o trasera.

    También pueden acceder al autobús los pasajeros con coches gemelares desplegados siempre que el tamaño del carrito permita ubicarlo en el lugar habilitado para las sillas de ruedas o plataforma central, sin invadir el espacio del pasillo destinado a la circulación de los viajeros. Es obligatorio (igual que para los carritos sencillos) que ambos niños vayan situados en el sentido contrario a la marcha del autobús. Para el ascenso y descenso, los usuarios deben utilizar la puerta del autobús que disponga de rampa o plataforma elevadora.


Obligaciones de los ususarios

Entre las obligaciones de los usuarios del transporte urbano, destacan las siguientes:

  • Disponer de un billete válido desde el inicio hasta el final del viaje, que debe mostrar al conductor o cancelar en las máquinas a la entrada en el vehículo, y enseñar a los empleados de la empresa si se lo solicitan durante el viaje. Están exentos de la obligación de pagar billete los niños menores de cuatro años que no ocupen asiento y la persona que acompaña a un invidente (estos están exentos del pago solamente en el transporte urbano del municipio de Madrid).

  • Pagar un recargo, si no se dispone de billete válido, que corresponde a veinte veces el precio del billete sencillo, y abonarlo al revisor en el momento. Si no lo hace, el empleado de la empresa puede cursar una denuncia para que comience el correspondiente procedimiento sancionador.

  • Exhibir el título de transporte válido y el Documento Nacional de Identidad, pasaporte o tarjeta de residencia en vigor, al solicitar la hoja de reclamaciones.

  • Abonar el importe exacto, al adquirir el billete a bordo del autobús. Los empleados de la empresa solo están obligados a devolver cambio hasta cinco veces el importe del precio del billete sencillo (si vale un euro, hasta 5 €).

  • Solicitar con antelación suficiente la parada del vehículo para ascender o descender del mismo, entrar o salir cuando el vehículo está detenido en la parada según el turno que le corresponda (para subir se hace en función del orden de llegada) y respetando al conductor si le avisa de que el vehículo está completo.

  • Acceder y descender del autobús por las puertas destinadas a ello. Las personas de movilidad reducida pueden bajar del autobús por la puerta destinada a la subida de viajeros si lo solicitan al conductor.

  • No llevar bultos de mano que supongan molestias o peligro para otros viajeros, según lo valore el conductor. Si viaja con mochila debe llevarla en la mano, no está permitido llevarla en la espalda.

  • No acceder con animales domésticos, salvo en el caso de perros asistencia que acompañan a personas que tiene una discapacidad, o de pequeños animales domésticos si se transportan en receptáculos idóneos y no molestan a los otros viajeros.

  • Respetar las reservas de asiento para personas de movilidad reducida y atender las indicaciones que realizan los empleados sobre el servicio.