• Favorito / Compartir

Obligaciones y derechos del empresario

Cláusulas abusivas
 
 
Los empresarios están obligados a: 
 
  • Tener licencia de apertura.
  • Cumplir con las condiciones de seguridad y de salubridad e higiene.
  • Exhibir en un lugar visible del exterior de los locales y establecimientos los datos esenciales de la licencia, así como el aforo máximo permitido.
  • Tener a disposición del público los Libros de Reclamaciones. La disposición de estos se anunciará mediante carteles bien visibles. Cuando el aforo sea superior a 700 personas tendrá que existir un Libro de Reclamaciones en cada una de las puertas de acceso al local.
  • Responder de los daños que se ocasionen a los asistentes o participantes y que sean consecuencia de la celebración del espectáculo o actividad. Quedan excluidos los perjuicios que no sean producidos por culpa del responsable del establecimiento.

Espectáculos 

  • Que los programas y carteles de los espectáculos y actividades reflejen con claridad sus contenidos y las condiciones en que se desarrollarán. En ellos tiene que aparecer al menos la siguiente información:
    • Denominación de la clase de espectáculo o actividad.
    • Título de las obras y los nombres de los autores.
    • Nombre artístico de la persona que vaya a actuar.
    • Fechas y horarios de las actuaciones o representaciones previas.
    • Precios de las diversas clases de localidades y entradas, incluidos los impuestos.
    • Condiciones del abono para una serie de actuaciones o representaciones previstas y los derechos que se reconozcan a los abonados.
    • Denominación social y domicilio de la empresa o del organizador de los espectáculos o actividades recreativas.
    • Cuando se trate de películas de cine, el nombre o razón social o comercial de la empresa distribuidora.
    • Calificación del espectáculo por edad.
  • Cumplir los horarios de inicio y final del espectáculo o actividad previstos en los carteles, así como el horario general de apertura y cierre de los locales o establecimientos.

Los empresarios tienen derecho a:

  • Ejercer el derecho de admisión. Este derecho debe utilizarse como un instrumento eficaz para impedir la violencia y las alteraciones del normal desarrollo de espectáculos y actividades, nunca como excusa para el ejercicio de la arbitrariedad y la discriminación en unos locales que, por definición, están abiertos a todo el público y no sólo a las personas que el responsable decida admitir en cada momento. Así lo establece la Constitución Española en su artículo 14 disponiendo:

"Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social."

Las condiciones para ejercer el derecho de admisión deberán constar en un lugar visible a la entrada de los locales, establecimientos y recintos.