• Favorito / Compartir

Reciclar, reutilizar y reducir

Cláusulas abusivas

Evitar al cien por cien la generación de residuos es imposible, pero esto no tiene que servir de excusa para que todo siga igual. El simple proceso del reciclaje puede permitir resolver en gran medida muchos de los problemas creados por la sociedad moderna.
Para hacer frente al problema de los residuos se establece la regla de las “tres erres”: reducir, reutilizar y reciclar.


Reducir

Significa ahorrar en materias primas, en nuestros consumos cotidianos de recursos (energía, agua) y en la adquisición de productos nocivos para el medio ambiente. Para ello, podemos seguir estas recomendaciones:

  • Rechace las bolsas de plástico que no necesite: la fabricación de plásticos y su reciclaje es costosa económicamente y para el medio ambiente.
  • Utilice lo menos posible los productos de usar y tirar.
  • Prefiera siempre un envase de vidrio (reciclable 100%) a uno de metal, y uno de papel a uno de plástico.
  • No tenga encendidas las luces que no son necesarias.
  • No deje el televisor ni otros aparatos en posición stand-by.
  • Es mejor ducharse que tomar un baño.
  • Ponga el lavavajillas y la lavadora cuando estén llenos.

Reutilizar

Significa alargar al máximo la vida útil de los materiales. Estos son algunos consejos:

  • Lleve sus propias bolsas a la compra.
  • Reutilice cajas para otros usos distintos a los que estaban en principio destinadas.
  • Utilice las hojas de papel por ambos lados.
  • Use las bolsas de plástico como bolsas de basura.

Reciclar

Lo primero que hay que comprender es que para poder reciclar es necesario separar, cuanto más mejor, con el fin de que nada sea desaprovechable y se pueda reutilizar cada material para algo en concreto. También es importante saber que, separando los desechos, colaboramos para que los residuos más dañinos con el entorno puedan ser eliminados de una manera controlada. Para ello, aproveche las posibilidades que nos dan para la recogida selectiva de residuos:

  • El contenedor gris sirve para depositar los restos orgánicos.
  • El contenedor amarillo está pensado para depositar sólo los envases de Tetra-brik, plástico y metal. Debemos recordar que los botes brik se fabrican a partir de finas capas de celulosa, aluminio y plásticos, que son muy difíciles de reciclar.
  • El contenedor verde sirve para reciclar envases de vidrio. El vidrio es reciclable al 100% y con el reciclado de un contenedor -cuya capacidad es de 3.000 botellas- se ahorran 130 kg de petróleo y 1.200 kg de materias primas.
  • El contenedor azul es para papel y cartón.
  • Las pilas deben depositarse en contenedores especiales. Algunas de ellas tienen en su composición elementos peligrosos, por lo que deben tener un tratamiento específico para evitar la contaminación del medio ambiente y peligros para la salud.
  • Los artículos de limpieza, medicamentos, aceites usados, desinfectantes y otros productos con materiales tóxicos no deben tirarse por el fregadero ni al cubo de la basura. Para la recogida de este tipo de residuos existen los llamados puntos limpios. Si necesita información sobre dónde se encuentran dentro de la ciudad de Madrid entre en www.munimadrid.es. Si usted vive en alguna otra localidad de la Comunidad de Madrid puede consultar los puntos limpios de su localidad pinchando aquí.
  • Los aparatos eléctricos y electrónicos, deben depositarse en los puntos limpios (fijos o móviles), en gestores autorizados y en los establecimientos de venta de estos aparatos.

Se puede obtener más información sobre dónde tirar cada residuo pinchando aquí.