• Favorito / Compartir

Líneas comerciales

Transporte marítimo
 
Según la legislación vigente (Reglamento 1177/2010), los viajeros que se desplazan en barco tienen derechos similares a los que viajan en tren o en avión, en caso de que sufran retrasos o cancelaciones en el transporte.

El reglamento se aplica a las embarcaciones de más de doce pasajeros y a las que tienen una tripulación de más de tres personas, y que prestan un servicio comercial de transporte (por ejemplo, transporte en ferry).

En relación a los cruceros, esta norma afecta a los que tienen puerto de embarque en un estado miembro de la Unión Europea, en lo que hace referencia a la asistencia al pasajero afectado, así como a los derechos especiales que tienen las personas con discapacidad. Sin embargo, en el caso de los cruceros no es de aplicación lo referente a los servicios de conexión, transporte alternativo y reembolso en cancelaciones o retrasos en la salida, así como a la indemnización en retrasos en la llegada, que queda regulado en la normativa sobre viajes combinados.

Los contratos de transporte no pueden incluir cláusulas que limiten los derechos de los pasajeros.

Derechos en caso de cancelación o retraso en la salida

Si la compañía marítima cancela o retrasa la salida del barco más de 90 minutos con respecto a la hora programada o prevé que se pueda dar esta circunstancia, debe ofrecer a los pasajeros afectados las siguientes opciones:

  • Reembolso en siete días del coste integro del billete.
  • Conducción, sin coste adicional, hasta el destino final en condiciones de transporte comparables, lo más rápido posible.

Con independencia de la elección del pasajero, también se le debe ofrecer de forma gratuita, la siguiente asistencia:

  • Aperitivos, comida y refrescos suficientes en función del tiempo que sea necesario esperar.
  • Cuando la hora de salida prevista requiera una estancia de una o varias noches, el transportista debe proporcionar un alojamiento adecuado, a bordo del buque o en un hotel, incluyendo en este caso, el transporte de ida y vuelta entre la terminal portuaria y el lugar de alojamiento. La compañía puede limitar a 80€, por pasajero y noche, el coste total del alojamiento, hasta un máximo de tres noches.

Los viajeros no tienen derecho a ninguna asistencia en los siguientes casos:

- Si antes de la compra del billete se informa de la cancelación o del retraso.

- Si los pasajeros tienen billetes abiertos, salvo que sean titulares de un pase de transporte o abono de temporada.

- Si la compañía marítima prueba que la cancelación o el retraso se debe a condiciones meteorológicas que ponen en peligro la seguridad de la navegación (por ejemplo, vientos fuertes, mar agitado, etc.).

Transporte marítimo

Derechos en caso de retraso en la llegada

Los pasajeros tienen derecho a una indemnización del 25% del importe del billete si el retraso en la llegada al destino final es superior a:

  • Una hora, para los viajes de duración de hasta cuatro horas.
  • Dos horas, para los viajes superiores a cuatro horas e inferiores o igual a ocho horas.
  • Tres horas, para los viajes superiores a ocho horas e inferiores o igual a 24 horas.
  • Seis horas para los viajes de más de 24 horas.

Si el retraso en la llegada es más del doble del tiempo indicado más arriba, el pasajero tiene derecho a solicitar que le indemnicen con el 50% del importe del billete.  Cuando se trate de un  pasaje de ida y vuelta la indemnización se calculará en relación al 50% del precio del billete.

El pago debe hacerse efectivo, como máximo, en el plazo de un mes desde que se presenta la solicitud.

Por último, el transportista no está obligado a pagar ninguna indemnización en el caso de que pruebe que el retraso en la llegada al puerto se debe a condiciones meteorológicas (vientos fuertes, mal estado del mar, presencia de hielo…) o a circunstancias extraordinarias (por ejemplo, desembarco de personas enfermas, heridas o fallecidas, catástrofes naturales, etc.) que no podrían haberse evitado incluso si se hubieran tomado todas las medidas razonables.

Derecho a la información

Las compañías marítimas deben facilitar a los pasajeros a bordo de los buques, en los puertos y en las terminales portuarias, si es posible, un resumen sobre sus derechos. Esta información debe estar disponible en formatos accesibles y en las mismas lenguas en las que generalmente se proporcione información a los pasajeros.

Derechos de las personas con discapacidad o con movilidad reducida

Las personas con discapacidad o con movilidad reducida, además de aplicárseles los derechos de los pasajeros en general, tienen unos derechos especiales:

Derecho al transporte

Las compañías marítimas, agencias de viaje y operadores turísticos no pueden negarse a aceptar una reserva, emitir un billete o a embarcar a personas con discapacidad o movilidad reducida, salvo que por requisitos de seguridad o de diseño de la embarcación no sea posible. Tampoco podrán exigir un pago adicional por efectuar la reserva o emitir el billete.

Derecho a una asistencia especial

Las personas con discapacidad o con movilidad reducida tienen derecho a una asistencia gratuita, tanto en las terminales portuarias como a bordo de los buques, incluido el embarque y desembarque.

Estas personas deben advertir al transportista, antes de la reserva o compra del billete, de sus necesidades específicas de alojamiento, asiento, necesidad de llevar un equipo médico, etc. Para cualquier otro tipo de asistencia, deberán avisar al transportista o al operador de la terminal con, al menos, 48 horas de antelación.

Derecho a una indemnización por extravío o daños en el equipo de movilidad

En caso de pérdida o deterioro del equipo de movilidad, la empresa naviera está obligada a indemnizar al viajero. La indemnización consiste en el abono del valor del equipo o de la reparación, en su caso.