• Favorito / Compartir

Obligaciones del transportista en caso de accidente

Transporte
 
Como regla general, en los traslados en autocar o autobús los pasajeros están protegidos por el Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV), que cubre las posibles indemnizaciones y asistencia sanitaria necesaria cuando, como consecuencia de un accidente, se produce la muerte, invalidez permanente o incapacidad temporal del viajero.

En los viajes de largo recorrido (más de 250 km), si el vehículo sufre un accidente, la empresa de transporte está obligada a indemnizar a los pasajeros, tanto si padecen algún daño personal (lesión o muerte) como si se deteriora o pierde el equipaje. Según el reglamento, las indemnizaciones que deben pagarse no pueden ser inferiores a:

  • 220.000€ por viajero en caso de lesiones o fallecimiento. En este último caso, la indemnización la recibirán las personas que el fallecido tuviera a su cargo.
  • 1.200€ por pieza en caso de extravío o pérdida del equipaje, salvo que el usuario haya pactado unas cuantías o condiciones distintas.
  • En caso de daños a sillas de ruedas u otro equipos de ayuda a la movilidad, el importe de la indemnización equivaldrá siempre al coste de la sustitución o reparación del equipo dañado.

Además, tras el accidente, si es necesario, el transportista debe proporcionar a los viajeros una asistencia inmediata consistente en: primeros auxilios, comida, ropa, transporte y alojamiento de hasta dos noches de hotel, por un importe total de 80€ por viajero y noche.

Por otra parte, si la pérdida o el daño en el equipaje no es consecuencia de un accidente, la legislación española (art.23 Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres), establece que la compañía de transporte está obligada a indemnizar al pasajero con hasta 450€ por pieza, salvo que el usuario haya acordado otras condiciones.