• Favorito / Compartir

Derechos y deberes de los usuarios

Gas instalaciones
Derechos

Derecho en relación con la prestación del servicio de inspección periódica

Los usuarios de gas canalizado tienen derecho a que sus empresas distribuidoras les comuniquen cuándo deben realizar la inspección periódica del  gas, siendo la misma cada 5 años, dentro del año natural. En el último año natural de esos 5 años y con una antelación mínima de 3 meses, las empresas distribuidoras deben comunicar al usuario la necesidad de efectuar la inspección periódica de las instalaciones receptoras comunes (IRC) y/o de las instalaciones individuales (IRI) de los puntos de suministro conectados a sus redes. Dicha comunicación se realizará de manera individualizada a los titulares de las instalaciones y deberá contener la siguiente información:

  • Fecha de la última inspección.
  • Código Universal de Punto de Suministro (CUPS) o número de referencia unívoco de la instalación en el caso de instalaciones receptoras comunes, o instalaciones de gases licuados del petróleo.
  • Información en relación a la posibilidad de que el titular decida con quién quiere realizar dicha inspección, pudiendo elegir al mismo distribuidor o a una empresa instaladora habilitada de gas con categoría suficiente para realizar la inspección de acuerdo con el tipo de instalación. Asimismo, se informará al consumidor de en caso de realizar la inspección con una empresa instaladora habilitada ésta se encargará de notificar al distribuidor de la realización y el resultado de la inspección.
  • Semana en que se realizaría la inspección en el caso en que el titular de las instalaciones optase por realizar la misma con la empresa distribuidora y precios del servicio con el desglose siguiente:
    • Gastos de gestión de la empresa distribuidora: Incluirá los gastos correspondientes al mantenimiento de las bases de datos de los clientes en los que constan los resultados de la inspección, seguimiento de la situación de las instalaciones y comunicaciones necesarias relativas a la inspección a las Administraciones Públicas y a los consumidores. Este concepto será facturado por el distribuidor a través de la empresa comercializadora de gas al titular del contrato del punto de suministro con independencia de la empresa que haya realizado la inspección periódica.
    • Gastos de inspección física. Engloba, entre otros conceptos, la inspección física, la expedición del certificado y la notificación del mismo a la empresa distribuidora. Solo podrá ser facturado por la empresa distribuidora en el caso en que la inspección haya sido realizada por la misma o por personal contratado por ésta.
  • Fecha límite de realización y presentación del certificado de la inspección periódica de las instalaciones en caso de que el titular decida realizar la inspección con una empresa instaladora habilitada de gas diferente a la de la empresa distribuidora. Dicha fecha límite no podrá ser inferior a 45 días naturales desde la fecha de remisión del escrito por parte de la empresa distribuidora.
  • Teléfono de atención al cliente al que pueda dirigirse el titular de la instalación. Dicho teléfono deberá ser gratuito.
  • Referencias a la normativa de aplicación.
  • Se indicará que en el caso de que la empresa distribuidora no haya recibido de ninguna empresa instaladora el correspondiente certificado de la inspección antes de la fecha límite establecida, se entenderá que el titular desea que la inspección sea realizada por el propio distribuidor. En este caso, el distribuidor comunicará la fecha y rango horario de la inspección con un margen de 3 horas y con una antelación mínima de 5 días. La comunicación incluirá un número de teléfono gratuito a través del cual el cliente podrá concretar la hora de la inspección o solicitar su modificación.
  • Información sobre donde conseguir la relación de empresas instaladoras.

El coste de esa inspección se le cobra al consumidor en la siguiente factura de gas.

En la inspección se comprobará:

  • Que las partes visibles y accesibles se encuentran en buen estado de conservación.
  • Que la instalación de gas es estanca, sin fuga alguna.
  • Que la combustión de los aparatos a gas es la correcta.
  • Que la salida de los productos de la combustión de los aparatos a gas conducidos es la correcta.
  • Que la instalación de gas cumple las condiciones reglamentarias de seguridad.    

Una vez realizada el resultado puede ser:

  • Favorable:  la instalación cumple con los requisitos establecidos para un buen funcionamiento. Se entregará un certificado de inspección.
  • Desfavorable: en caso de que se detecten anomalías durante la inspección, ninguno de los agentes que la realiza puede proceder a su reparación (empresa distribuidora o empresa instaladora) y entregarán al titular o usuario un informe de anomalías Además, en caso de que el agente que realice la inspección detecte una anomalía principal se deberá interrumpir el suministro de gas y se precintará la parte de la instalación pertinente o el aparato afectado.

Para la subsanación de las anomalías detectadas durante la inspección periódica el titular o usuario de la instalación deberá contar con los servicios de una empresa instaladora de gas o del Servicio de Asistencia Técnica del fabricante en caso de que la anomalía se presente en un aparato a gas. Una vez subsanada, ese agente rellenará el justificante de corrección de anomalías, lo entregará al titular o usuario y restablecerá el suministro en caso de que se hubiera interrumpido a toda o parte de la instalación salvo que la interrupción se realizara en la llave de acometida, en cuyo caso tendría que intervenir en la reposición la compañía distribuidora. También se debe comunicar el justificante de corrección de anomalías a la compañía distribuidora.  

Además de entregar al consumidor la copia del certificado de inspección, deberá remitir el certificado de la inspección al distribuidor por medios telemáticos puestos a su disposición por la empresa distribuidora. Asimismo, mantendrá otra copia en su poder. La empresa instaladora registrará telemáticamente cuál ha sido el resultado de la inspección – a través de un Acta favorable o desfavorable-, y la aplicación facilitará de forma automática un acuse de recibo a la empresa instaladora.

Derecho a la seguridad de la instalación

Para proyectar, construir, ampliar, reformar o revisar cualquier instalación de gas se establecen unas medidas de seguridad mínimas garantizando de esta manera un buen servicio en materia de seguridad. Entre otras medidas, se pueden recoger las siguientes:

  • El diseño y dimensiones deben ser tales que garanticen el adecuado flujo de gas.
  • Todos los materiales y accesorios utilizados, deben cumplir con las normas UNE vigentes.
  • Las instalaciones tienen que ir acompañadas de rejillas o salidas de ventilación para que, en el caso de una mala combustión, los productos tóxicos no se concentren en la vivienda.

Las nuevas instalaciones, modificaciones o revisiones han de realizarse por instaladores de gas habilitados integrados en empresas instaladoras habilitadas que estén registradas en la Dirección General de Industria, Energía y Minas perteneciente a la Consejería de Economía y Hacienda. En este registro se puede consultar cualquier empresa que esté registrada, bien sea para asegurarse de que lo está o para saber con cual puede contratar un servicio.

La realización de cualquier instalación o modificación se someterá al mismo régimen que las prestaciones de los servicios a domicilio, de forma que los derechos de información, presupuestos previos, facturación etc. se mantienen para estos tipos de servicios.

Deberes
Deber de realizar la inspección periódica

En el supuesto que el titular de la instalación no realice la inspección periódica el distribuidor lo comunicará al órgano competente de la Comunidad Autónoma, al titular de la instalación y a la empresa comercializadora que venía efectuando el suministro. Se podría proceder a la suspensión del suministro hasta la presentación del correspondiente certificado.

Deber de mantenimiento

Es obligación de los titulares y usuarios de las instalaciones de gas mantenerlas en perfecto estado de conservación y usarlas adecuadamente.

Además, el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) contempla que se debe realizar un mantenimiento periódico de todas las instalaciones fijas de climatización (calefacción, refrigeración y ventilación) y de producción de agua caliente sanitaria (calderas, calentadores, etc.)

En función del tipo y potencia del aparato, la periodicidad de las actuaciones, que se efectúa de acuerdo con las instrucciones contenidas en el Manual de uso y mantenimiento, es la siguiente:

  • Calentadores de agua caliente sanitaria a gas de potencia inferior o igual a 24,4kW, cada cinco años.
  • Calentadores de agua caliente sanitaria a gas de potencia superior a 24,4kW e inferior o igual a 70kW, cada dos años.
  • Calderas murales a gas de potencia inferior o igual a 70kW, cada dos años.
  • El resto de instalaciones de calefacción que funcionan con gasóleo, electricidad, etc, y con una potencia inferior o igual a 70kW, como mínimo anual.
  • Las instalaciones térmicas de potencia superior a 70kW (instalaciones comunitarias, locales comerciales, viviendas unifamiliares que dispongan de piscina térmica o spa), cada mes.

En el caso de las instalaciones domésticas individuales con potencia inferior a 70 kW, se debe tener en cuenta que:

  • No es necesario suscribir un contrato de mantenimiento.
  • El precio de las operaciones de mantenimiento es libre y lo abona el usuario.

Deber de pagar la inspección periódica

El coste total de la inspección periódica será facturado por el distribuidor o el instalador a través de la empresa comercializadora de gas al titular del contrato del punto de suministro  por tanto, no se debe hacer ningún pago en el momento de realizar la inspección

No se facturará ninguna cantidad si la inspección se realiza sobre instalaciones que ya hubiesen superado favorablemente el proceso de inspección en los últimos cuatro años.

* Se establecen como gastos de gestión de la empresa distribuidora, se considerará que la retribución por este concepto será de 12,8 euros + IVA por inspección realizada. Es decir, que el usuario debe pagar el importe de gestión y el de la inspección a la empresa comercializadora, no a la instaladora ni a la distribuidora. Por lo tanto, el pago no debe hacerse en mano al inspector.