• Favorito / Compartir

Halógenos

La legislación europea, que entró en vigor el 1 de septiembre, prohíbe definitivamente la comercialización de las bombillas halógenas, por lo que solo podrán venderse aquellas de las que los comerciantes conserven aún existencias.

Esta legislación no supondrá un coste de adaptación de la vivienda para los consumidores, ya que los fabricantes de productos de iluminación deberán poner a su disposición bombillas y focos alternativos que les permitan seguir usando las lámparas y dispositivos que ya tengan instalados en su vivienda.

Esta medida tiene como principal objetivo reducir las consecuencias medioambientales y conseguir ahorrar energía gracias a un mejor diseño de las tecnologías de iluminación, lo que repercutirá también en un futuro, en un mayor ahorro económico para los consumidores. Según datos del IDAE (el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía), la luz supone una quinta parte del consumo eléctrico total de un hogar.

De esta manera, se han ido sustituyendo estas fuentes de energía por tecnologías más eficientes desde el punto de vista energético, como es la tecnología LED, que es más duradera y tiene un consumo energético más bajo. Así, desde el año 2012 se han ido retirando del mercado europeo, primero las bombillas incandescentes y después los focos halógenos, llegando ahora el turno para las bombillas halógenas.

Consulte toda la normativa.

Normativa

  • Directiva 2009/125/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de octubre de 2009 por la que se instaura un marco para el establecimiento de requisitos de diseño ecológico aplicables a los productos relacionados con la energía.
  • Reglamento (UE) nº1194/2012 de la Comisión de 12 de diciembre de 2012 por el que se aplica la Directiva 2009/125/CE del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que atañe a los requisitos de diseño ecológico aplicables a las lámparas direccionales, a las lámparas LED y a sus equipos.
  • Reglamento (UE) 2015/1428 de la Comisión de 25 de agosto de 2015 por el que se modifican el Reglamento (CE) no 244/2009 de la Comisión en lo relativo a los requisitos de diseño ecológico para las lámparas de uso doméstico no direccionales y el Reglamento (CE) no 245/2009 de la Comisión en lo relativo a los requisitos de diseño ecológico para lámparas fluorescentes sin balastos integrados, para lámparas de descarga de alta intensidad y para balastos y luminarias que puedan funcionar con dichas lámparas, y se deroga la Directiva 2000/55/CE del Parlamento Europeo y del Consejo y el Reglamento (UE) no 1194/2012 de la Comisión en lo que atañe a los requisitos de diseño ecológico para las lámparas direccionales, a las lámparas LED y a sus equipos.