• Favorito / Compartir

Residuos

Contenedores
Existen algunos residuos que por su impacto en el medio ambiente necesitan un tratamiento de reciclaje específico:
  • Las pilas, acumuladores y baterías deben depositarse en contenedores especiales. Algunas de ellas tienen en su composición elementos peligrosos, por lo que deben tener un tratamiento específico para evitar la contaminación del medio ambiente y peligros para la salud.
  • Recogida de enseres y muebles: puede solicitar su recogida puntual en las Oficinas Municipales de Registro dirigida al Departamento de Limpieza de Espacios Públicos. Está prohibido depositar estos productos en la calle, en los contenedores y sus alrededores.
  • Recogida de ropa y calzado usado: el Ayuntamiento de Madrid dispone de puntos limpios fijos y móviles para depositar la ropa, contenedores permanentes en las dependencias municipales y mercadillos municipales. Sepa que, si quiere que la recogida del textil sea en su domicilio, puede solicitarla. El destino de esa ropa y calzado depositado es la reutilización y el reciclado.
  • Instalación de contenedores o sacos de residuos de construcción y demolición: si va a realizar una obra en su vivienda debe solicitar al Ayuntamiento la instalación de este contenedor para depositar en él los escombros que se ocasionen. Sepa que, dependiendo del tamaño del contenedor, el número, los días que nos necesite y la calle, así se calculará el importe que debe abonar. Estos contenedores no deben estar llenos de escombros durante más de 24 horas, en caso contrario, cualquier ciudadano puede solicitar su retirada.
  • Los artículos de limpieza, medicamentos, aceites usados, desinfectantes y otros productos con materiales tóxicos no deben tirarse por el fregadero ni al cubo de la basura. Para la recogida de este tipo de residuos existen los llamados puntos limpios fijos y móviles tanto dentro del Ayuntamiento de Madrid como dentro de la Comunidad.
  • Los aparatos eléctricos y electrónicos, deben depositarse en los puntos limpios (fijos o móviles), en gestores autorizados y en los establecimientos de venta de estos aparatos.
  • Para el caso de los vehículos y su tratamiento de residuos, los fabricantes están obligados a informar a los consumidores sobre un correcto tratamiento ambiental al final de su vida útil.