• Favorito / Compartir

Garantía: la protección para sus compras

Garantía
Al comprar cualquier producto, los consumidores están protegidos ante un posible defecto de éste. Es lo que se conoce como “garantía de los productos”, y, sin ninguna excepción, es de dos años para los productos nuevos y de uno para los productos de segunda mano.

Para poder hacer valer la garantía es fundamental conservar el tique o factura de compra. Si el vendedor se lo solicitara, entréguele una copia y no pierda el original.

En las compras entre particulares no aplica la legislación vigente de consumidores y usuarios, pero sí existe un plazo de seis meses en los que el vendedor responde ante el comprador por posibles defectos ocultos del artículo, según el Código Civil (artículos 1488 y 1490).

La garantía se aplicará cuando se den las siguientes circunstancias, siempre que el defecto sea de fabricación y no debido al mal uso:

  • Si no sirve para el uso al que estaba destinado.
  • Si tiene unas prestaciones distintas a las anunciadas.
  • Si tiene algún defecto que lo hace inservible para su uso.
  • Si las instrucciones del manual son erróneas y eso ocasiona un defecto en el producto al montarlo o instalarlo.
  • Si los técnicos enviados por el vendedor instalan incorrectamente el producto, en el caso de que esa instalación esté incluida en el contrato.

Si nos encontramos con alguna de estas circunstancias, el consumidor tiene derecho a reclamar la garantía al vendedor o al productor, en caso de que el vendedor no pudiera hacerlo (por ejemplo, si el establecimiento donde compró el producto hubiera cesado su actividad).

Carga de la prueba

En el caso de que el consumidor detecte el fallo en el producto durante los primeros seis meses desde su compra se entiende que el defecto del producto es de origen y es al vendedor a quien le corresponde demostrar lo contrario.

Si el fallo surge después de los primeros seis meses, por el contrario, es al consumidor a quien le corresponde demostrar que el defecto es de origen y no debido a un mal uso.

Por ello, y como recomendación general, si el artículo da algún fallo, lo más conveniente es ponerlo en conocimiento del vendedor lo antes posible.

PTCO_IMAGEN_2009_BANNERGARANTÍASINTERIOR2

Cómo hacer valer la garantía

Para beneficiarse de la garantía, el consumidor puede escoger una de las siguientes opciones:

  • Reparación gratuita del producto. El vendedor debe pagar los gastos de mano de obra, desplazamiento y piezas. Cuando haya que reparar el producto, el plazo de la garantía se suspenderá mientras dure la reparación y se empezará a contar de nuevo cuando se entregue al consumidor el artículo arreglado. La reparación en sí misma tiene además seis meses de garantía
  • Sustitución del producto por otro igual o de características similares.

En caso de que no pueda llevarse a cabo una de las dos opciones anteriores, o si sigue dando problemas el producto tras la reparación,  el consumidor puede optar por:

  • Rebaja del precio.
  • Devolución del dinero.

Garantía voluntaria

Existe también otro tipo de garantía, la que se conoce como comercial, y que es la que puede ofrecer voluntariamente el vendedor, el fabricante o el distribuidor. Esta garantía no puede ofrecer menos derechos que la legal.

Para que el consumidor pueda disfrutar de esta garantía, el vendedor debe darle un documento por escrito donde aparezca una identificación clara del producto en garantía, datos del que la ofrece, derechos que se le conceden al consumidor, plazo de duración y vías de reclamación.

Puede consultar más información sobre garantías en el Portal del Consumidor de la Comunidad de Madrid.

Reclamaciones
En caso de que el vendedor o el productor se nieguen a hacer valer la garantía, puede solicitar una hoja de reclamaciones y presentarla en la Oficina Municipal de Información al Consumidor más cercana a su domicilio, en la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, o bien a través de Internet.