• Favorito / Compartir

Garantía: la protección para sus compras

Garantía
Al comprar cualquier producto, como consumidores tenemos unos derechos reconocidos en el caso de que éste presente algún defecto o funcione de forma incorrecta. Es lo que se conoce como garantía de los productos, y normalmente es de dos años para los productos nuevos y de uno, como mínimo, para los productos de segunda mano.

Los dos años de garantía se aplican sobre aquellos productos de naturaleza duradera como los electrodomésticos, muebles, vehículos, aparatos electrónicos, entre otros. En el caso de productos fungibles, como pueden ser los alimentos, plantas o productos de consumo rápido, no se aplica este plazo de garantía.

En el siguiente reportaje del Portal del Consumidor detallamos las principales características que tiene la garantía legal de los productos, así como las demás garantías adicionales que pueden ofrecernos al comprar un artículo.

Consideraciones generales

En primer lugar, es conveniente destacar que para poder hacer valer la garantía es fundamental e imprescindible conservar el tique o factura de compra. Si el vendedor se lo solicitara en el momento de la reparación, procure entregarle una copia y no pierda el original.

La garantía se aplicará cuando se de alguna de las siguientes circunstancias:

  • Si el producto tiene algún defecto que lo hace inservible para su uso.
  • Si no sirve para el uso al que estaba destinado.
  • Si tiene unas prestaciones distintas a las anunciadas.
  • Si las instrucciones del manual son erróneas y eso ocasiona un defecto en el producto al montarlo o instalarlo.
  • Si los técnicos enviados por el vendedor instalan incorrectamente el producto, en el caso de que esa instalación esté incluida en el contrato.

Si nos encontramos con alguna de estas circunstancias, como consumidor tiene derecho a reclamar la garantía al vendedor. En el caso de que le resulte imposible dirigirse al vendedor, también puede reclamar la reparación o sustitución del artículo al fabricante. 

Recuerde que, en el caso de que se detecte un problema, mal funcionamiento o defecto del producto durante los primeros seis meses desde la compra, se entiende que el defecto es de origen y es al vendedor a quien le corresponde demostrar lo contrario. Por el contrario, si el fallo surge después de los seis meses, es al consumidor a quien le corresponde demostrar que el defecto es de origen y no debido a un mal uso.

En la práctica, puede ocurrir que pasados los seis primeros meses, la empresa asuma la reparación, pero no los costes de desplazamiento o mano de obra, a no ser que el consumidor demuestre que el fallo era de origen. Por tanto, infórmese sobre las condiciones de la garantía y si el artículo da algún fallo, póngalo en conocimiento del vendedor lo antes posible.

Recuerde que en las compras entre particulares no se aplican estos derechos sobre garantías, no obstante, sí existe un plazo de seis meses en los que el vendedor responde ante el comprador por posibles defectos ocultos del artículo, según el Código Civil.

Garantía

Cómo hacer valer la garantía

Si el producto que se adquiere tiene algún defecto o funciona de forma incorrecta, puede hacer valer la garantía, escogiendo entre la reparación o sustitución del producto por otro igual o de características similares:

  • Deberán llevarse a cabo en un plazo razonable y sin que le suponga mayores inconvenientes.
  • La reparación y la sustitución son gratuitas para el consumidor. Así como los gastos de envío, la mano de obra y los materiales.
  • El plazo de la garantía se suspenderá mientras dure la reparación, y empezará a contar de nuevo cuando se entregue al consumidor el artículo arreglado.
  • La reparación en sí misma tiene además seis meses de garantía

En caso de que no pueda llevarse a cabo una de las dos opciones anteriores, o si sigue dando problemas el producto tras la reparación, el consumidor puede optar por una rebaja del precio o la devolución del dinero.

Garantía adicional

Existe también otro tipo de garantía, que se conoce como comercial, y es la que ofrece de manera voluntaria y adicional a la garantía legal. En los bienes de naturaleza duradera (electrodomésticos, vehículos), el vendedor está obligado a extenderla en un documento por escrito. En el resto de los productos, se debe dar esta garantía por escrito, a petición del consumidor.

En este documento debe aparecer, entre otros datos, una identificación clara del producto, los datos del vendedor, las condiciones de la garantía, el plazo de duración y las vías de reclamación. Podrá reclamar esta garantía hasta pasados seis meses desde su finalización.

Reclamaciones

En caso de que el vendedor o el productor se nieguen a hacer valer la garantía, puede solicitar una hoja de reclamaciones y presentarla en la Oficina Municipal de Información al Consumidor más cercana a su domicilio, en la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, o bien a través de internet.