• Favorito / Compartir

Inspecciones y revisiones periódicas de gas: atención a los fraudes

Revisiones de gas
Las inspecciones periódicas de las instalaciones en gas canalizado (gas natural o GLP) y las revisiones periódicas en gas envasado (butano o propano) que se deben pasar cada cinco años son a menudo motivo de situaciones fraudulentas. Falsos inspectores, empresas no oficiales, visitas no anunciadas, etc., llevan a las autoridades de consumo a inspeccionar con frecuencia estos posibles fraudes y sancionar a los infractores.

Este tipo de engaños se da más a menudo entre el colectivo de personas mayores, a veces bajo amenazas de cortarles el suministro si no aceptan hacer la inspección. El desconocimiento y la falta de información pueden llevar al consumidor a caer en el fraude.

Usuarios de gas canalizado

La inspección obligatoria se realiza una vez cada cinco años. El usuario no tiene que abonar nada al profesional que acuda al domicilio, ya que el pago se realiza a través de la factura del gas. Tres meses antes de que se cumplan los cinco años, su empresa distribuidora le comunicará por escrito, que debe realizar la inspección, informándole que puede hacerlo, bien con la distribuidora, o bien con una empresa habilitada. Puede consultar aquí la lista de empresas instaladoras habilitadas.

Por lo tanto, el usuario puede contratar directamente con una empresa instaladora habilitada, o bien, realizarla con su propia distribuidora. En el primer caso, dispone de 45 días para hacerlo desde la fecha de remisión del escrito por parte de la empresa distribuidora. El usuario puede solicitar un presupuesto previo y compararlo. En todo caso, hay que tener en cuenta que deberá abonar a la distribuidora una cantidad por gastos de gestión, infórmese sobre ello.

Si en ese plazo el usuario no realiza la inspección con una empresa instaladora habilitada, se entenderá que desea realizarla directamente con la distribuidora. Ésta le comunicará la fecha de la inspección por lo menos con cinco días de antelación.

Usuarios de gas envasado (butano, propano)

La revisión periódica de las instalaciones fijas se realizará cada cinco años. Además de esto, el tubo flexible se debe cambiar cuando caduque y el regulador cuando se haya estropeado.

El usuario deberá contratar a una empresa instaladora habilitada para que realice la revisión de la instalación. El precio es libre, y la empresa le cobrará el servicio al usuario en el momento una vez finalizado, según lo presupuestado.

Si se dispone de una estufa de butano móvil con una sola bombona conectada por un tubo flexible, la normativa no exige que tenga que pasar la revisión periódica. Pero el usuario debe mantenerla en buen estado y cambiar el tubo flexible (comprobando la fecha de caducidad rotulada en éste) y el regulador cuando sea necesario.

Mantenimiento de las instalaciones de calefacción y agua caliente sanitaria

Los usuarios deben realizar un mantenimiento periódico de estas instalaciones. Para ello, han de contratar directamente con una empresa instaladora para que lo realice al menos:

  • Cada cinco años para calentadores de agua caliente con una potencia inferior a 24,4 kW.
  • Cada dos años para calentadores de agua caliente con una potencia entre 24,4 y 70 kW y calderas murales de calefacción con una potencia inferior a 70 kW.

Se puede suscribir un contrato de mantenimiento con alguna empresa instaladora para que realice las operaciones cuando sea necesario, pero no es obligatorio para instalaciones de menos de 70 kW. El precio es libre y se abonará en el momento de la prestación del servicio. Más información sobre contratos de mantenimiento.

Recomendaciones

  • Desconfíe de las visitas inesperadas de empresas instaladoras de gas que acudan a su domicilio para realizar la inspección del gas.
  • Antes de dejarles entrar en su domicilio, pida que se identifiquen y que le faciliten datos de la empresa para la que trabajan.
  • Antes de autorizar el mantenimiento, la revisión o la inspección con una empresa instaladora habilitada, pida un presupuesto previo.
  • Guarde siempre el Certificado de Inspección o de Revisión, que le deben facilitar sin coste adicional.
  • Compruebe la fecha de la última inspección, revisión o mantenimiento de su instalación, para saber cuándo tiene que hacer la próxima. Exija la factura, ya que la necesitará si surge algún problema.
  • En caso de que se detecte una anomalía principal (que no pueda ser subsanada en el momento), se procederá a interrumpir el servicio y a precintar la instalación hasta que ésta sea reparada. Todas las fugas detectadas serán consideradas como anomalía principal.
  • La empresa que realiza la inspección no puede reparar las anomalías que encuentre. Debe dejarle un parte para que los repare en los plazos establecidos, contratando con una empresa instaladora distinta de la que ha realizado la inspección.

Reclamaciones

En caso de tener algún problema relacionado con la empresa que tenga que ver con falta de información obligatoria, publicidad ilícita o engañosa, condiciones del contrato, o disconformidad con la factura, puede presentar una reclamación solicitando una hoja de reclamaciones y presentándola en cualquier formato en la Oficina Municipal de Información al Consumidor más cercana a su domicilio, en la Dirección General de Comercio y Consumo (C/ General Díaz Porlier, 35 de Madrid) o a través de Internet, por la sede electrónica de la Comunidad de Madrid.

En el caso de que la controversia esté relacionada con el resultado de la inspección en cuanto a calidad, seguridad, etc. de las instalaciones y máquinas, habría que dirigirse a la Dirección General de Industria, Energía y Minas.