Comunidades de propietarios: garantías en nuevas construcciones

Comunidad de propietarios: garantías en nuevas construcciones
Después de comprar una vivienda de nueva construcción, las comunidades de propietarios se pueden encontrar con que existen daños en el edificio o las viviendas, de mayor o menor magnitud, según afecten a las partes estructurales del edificio o sean defectos menos graves, de terminación o acabado. En cualquier caso, los propietarios tienen derecho a presentar una reclamación y exigir que se subsanen esos desperfectos.

La Ley de Ordenación de la Edificación (Ley 38/1999, de 5 de noviembre) regula los derechos y obligaciones ligados a la vivienda nueva y establece quiénes intervienen en la construcción y cuáles son las responsabilidades de cada uno en caso de que exista algún problema.

Tipos de defectos

La normativa distingue tres clases de defectos, ordenados en función de su gravedad, y especifica cuáles son los plazos de garantía para presentar una reclamación según el caso.

  • Un año de garantía para los daños en elementos de terminación o acabado
  • Tres años para los desperfectos que afecten a la salubridad y estanqueidad en el interior de la vivienda y/o edificio, y aquellos que puedan causar un deterioro del medio ambiente en su entorno inmediato.
  • Diez años para los daños causados a la cimentación, soportes, vigas, forjados o muros de carga y otros elementos estructurales que comprometan la resistencia y estabilidad del edificio.

El plazo de garantía comienza en el momento en que el constructor entrega la obra al promotor, desde que éste firma el acta de recepción de la obra. En general, este acuerdo se gestiona dentro de los 30 días siguientes a la firma del certificado final de obra.

La comunidad de propietarios  dispone de un plazo de dos añosdesde el momento en que se produzcan los daños, sean cuales sean éstos. 

Responsables

El constructor y el promotor deben garantizar a los propietarios la reparación de los defectos existentes en la vivienda y otras construcciones anexas, así como aquellos defectos que puedan surgir más adelante. Cualquier reclamación se dirigirá en primer lugar a ellos.

Una vez firmadas las escrituras y entregadas las llaves del edificio, es aconsejable que la comunidad de propietarios revise la construcción y que realice una detallada inspección de los inmuebles. La comunidad hará un listado detallado de los defectos encontrados en una primera revisión, u otros que puedan aparecer con el paso del tiempo. Este listado se comunicará por escrito, preferiblemente mediante carta certificada o burofax, al promotor y al constructor. En la comunicación se harán constar los datos del edificio: promoción de la que se trate, identificación del piso o local, datos del propietario y un listado con los defectos hallados.

Si quiere ampliar información sobre vivienda o comunidades de propietarios haga clic en los enlaces.