Información sobre los Samsung Galaxy Note 7

Información sobre los Samsung Galaxy Note 7
Usted tiene derecho a que los teléfonos móviles que le vendan posean las cualidades que le han ofertado a través de la publicidad, en el etiquetado o en la presentación realizada por vendedores y fabricantes.

Si el teléfono entregado no es apto para los usos y prestaciones que se le han ofrecido, o presentan una deficiente calidad o funcionamiento, podrá hacer efectiva la garantía ante el vendedor. Los teléfonos móviles comercializados en la Unión Europea, cuentan con una garantía de 2 años cuya efectividad viene reforzada para el consumidor durante los seis primeros meses en los que se presume que el defecto detectado ya existía en el momento de la entrega.

Durante este plazo el vendedor responde frente al consumidor de las faltas de conformidad que presente el terminal. El consumidor tiene derecho a la reparación del producto, a su sustitución, a la rebaja del precio o a la resolución del contrato.

Además, los productos puestos a la venta en la Unión Europea deben estar fabricados conforme a una serie de requisitos de seguridad.

Los productores tienen el deber de poner en el mercado europeo únicamente productos seguros e informar a los consumidores de los riesgos que puedan presentar los productos durante su uso normal o previsible a través de su información y etiquetado.

Cuando los fabricantes detecten que han puesto en el mercado productos que presentan para el consumidor riesgos incompatibles con el deber general de seguridad deben adoptar, las medidas adecuadas para evitar los riesgos, incluyendo informar a los consumidores mediante, en su caso, la publicación de avisos especiales, retirar los productos del mercado o recuperarlos de los consumidores.

En cumplimiento de estas obligaciones, la empresa SAMSUNG ha informado recientemente a través de diversos medios y canales de comunicación de la detección de un problema que afecta a la seguridad del terminal SAMSUNG GALAXY NOTE 7 y del inicio de acciones correctoras.

El terminal afectado corresponde al modelo SM-N930F.

El problema detectado es una sobrecarga de la batería que reinicia el teléfono automáticamente provocando incendios y explosiones. Se han revisado, según Samsung, un millón de terminales, de los cuales, 24 de ellos han presentado este problema. Por el momento, el número de afectados en todo el mundo asciende a 35 usuarios.

Medidas adoptadas

En un primer momento, Samsung inició un programa de sustitución de los terminales afectados, de manera que los revisados tenían un icono verde de batería, en lugar de blanco, un nuevo software de ésta y un símbolo cuadrado negro en la caja. Sin embargo, según advierten los medios de comunicación, en los aparatos revisados también se han dado casos de incendios y explosiones, por lo que finalmente, la compañía ha anunciado que detiene  las ventas y la producción del dispositivo, y también el programa de sustitución, pidiendo a los usuarios que apaguen los teléfonos de manera permanente.

¿Qué puedo hacer si tengo un Samsung Galaxy Note 7?

Samsung ha anunciado que las personas que posean uno de los terminales afectados pueden hacer dos cosas:

  • Cambiarlo por un Galaxy S7 o un S7 edge, devolviéndoseles la diferencia de precio.
  • Solicitar la devolución íntegra del importe: para ello, deben contactar con el operador o distribuidor donde adquirieron su dispositivo. Si lo hicieron a través de la tienda electrónica de Samsung, deben ponerse en contacto con el teléfono gratuito 900 100 807

Samsung ha facilitado el teléfono gratuito 900 100 807 y la dirección de correo soporte.note@samsung.com para que los clientes puedan consultar todas las dudas que tengan.

Todos los distribuidores implicados en la cadena de comercialización deben cooperar con el productor en lo que respecta a la aplicación de las acciones correctoras, dado que se trata de un problema que afecta a la seguridad del producto.

El consumidor no debe abonar ningún importe por la devolución del terminal, ni se le puede aplicar ningún tipo de penalización o recargo.