• Favorito / Compartir

Compañías de mensajería

Compañías de mensajería
Hoy en día es muy frecuente realizar compras online desde casi cualquier sitio. Además de comprobar que de las webs desde las que se realizan dichas compras cumplen con los protocolos de seguridad (vea más sobre los consejos sobre seguridad en las compras por internet aquí), una de las mayores preocupaciones de los consumidores es el envío de dichos productos, y todo el proceso que supone hasta recibirlo en su hogar.

Durante este proceso de entrega intervienen las empresas de mensajería y paquetería. Este tipo de empresas son contratadas por las empresas de venta a distancia para que realicen la entrega a un cliente de un producto adquirido en su negocio.

Cuando un consumidor realiza este tipo de compras, debe tener cuenta que con quién establece la relación comercial es con la empresa a la que adquiere el bien o servicio, la cual se ha comprometido a realizar la entrega del producto en las condiciones pactadas. Ante cualquier problema que surja en relación con el producto y el proceso de envío, el consumidor debe contactar siempre con la empresa que le ha vendido el producto para intentar solucionarlo.

En otras ocasiones es el consumidor quien, a través de empresas de mensajería, desea enviar un paquete. La relación en este caso se establece entre el consumidor y la empresa de mensajería, que deberá responder ante el consumidor por cualquier problema con el envío y entrega del paquete.

Es importante que el consumidor conozca los derechos que le protegen como remitente de un envío y, en su caso, como destinatario de los mismos.

Este tipo de empresas deben garantizar que las comunicaciones contratadas sean secretas, que no se viole el contenido de los envíos y que los datos personales de los usuarios no sean revelados de forma alguna, salvo resolución judicial.

Están obligadas a informar de forma pública, completa, veraz y puntual en su propia web, oficinas o puntos de atención sobre:

  • Los servicios que prestan.
  • Las condiciones de acceso a los mismos, su precio y nivel de calidad.
  • Las normas técnicas aplicables.
  • Los procedimientos y medios de reclamación que tengan establecidos, y de los recursos que procedan.

Las compañías de mensajería y paquetería responderán ante el usuario por incumplimiento de las condiciones de prestación de los servicios postales, por lo que en caso de pérdida, robo, destrucción, deterioro o incumplimiento en la calidad y condiciones del servicio contratado, los usuarios pueden interponer una reclamación y solicitar la indemnización que corresponda en cada caso.

Las indemnizaciones a las que el consumidor tiene derecho en estos casos, así como las vías para reclamar ante la empresa y la información sobre los trámites a seguir en caso de disconformidad, deben estar expuestas, de forma clara y accesible en las oficinas o puntos de información, incluidas las páginas web. Los trámites deben ser sencillos, gratuitos y deberán resolverse y ser notificados en un plazo máximo de un mes desde la fecha de su presentación. Es conveniente que el usuario conserve el recibo de presentación de la reclamación que le entregue la empresa de mensajería.

En caso de pérdida, robo, destrucción o deterioro de envíos certificados o de valor declarado, la empresa de mensajería deberá indemnizar, salvo caso de fuerza mayor, al destinatario, en defecto del remitente o cuando así lo indique éste. En el caso de envíos certificados, la indemnización será una cantidad predeterminada por la compañía de mensajería, y si son envíos con valor declarado, la indemnización deberá ser una cantidad equivalente al valor del contenido declarado del paquete.

En el caso de que no atiendan la reclamación o incumplan con la obligación de informar sobre sus servicios, el usuario puede denunciar el hecho ante la Subdirección General de Régimen Postal.

Para facilitar las posibles reclamaciones, la identificación del operador postal que realiza el servicio debe aparecer en la cubierta del paquete de forma clara.

¿Quién puede recoger un envío postal o un paquete?

El destinatario es quien puede recoger un envío postal o un paquete. La empresa de mensajería debe entregarlo en el lugar y plazo acordado.

¿Qué ocurre si no se puede entregar la carta o el paquete en el domicilio del destinatario?

Los destinatarios de los envíos postales tienen derecho a solicitar el reenvío de la carta o paquete, mediante el pago de la cantidad que corresponda, a una dirección postal diferente de la indicada en un principio, así como a rechazar el envío antes de abrirlo, siempre que no exista una imposibilidad material de reexpedición o de rehúse. En este último caso, el responsable sería el remitente, al que se devolvería el paquete con los consiguientes gastos de gestión.

En caso de no poder ser entregado en los plazos previstos por ausencia o cualquier otra causa justificada, el paquete se entregará en la oficina de la compañía de mensajería correspondiente, informando debidamente mediante aviso de llegada al destinatario.

Si el envío no llega a su destinatario o lo rechaza antes de abrirlo, se considera que continúa estando en propiedad del remitente, quien puede recuperarlo o modificar su dirección de envío previo pago de la tarifa correspondiente, y siempre que no suponga un inconveniente para la prestación del servicio postal.

Haga click aquí si desea más información sobre servicios postales.