Tipos de calefacción

Calefacción
Al llegar el invierno y el frío nos acordamos de la calefacción, y ésta supone un aumento considerable en los gastos del hogar durante estos meses. Escoger el tipo de calefacción más adecuado para cada tipo de vivienda y clima es muy importante y, aunque inicialmente pueda suponer un desembolso económico, a la larga nos compensará el ahorro.

Recomendaciones generales para ahorrar en calefacción.

  • Bajar las persianas cuando oscurece ayuda a reducir la dispersión del calor.
  • Apagar el sistema de calefacción individual una hora o dos antes de ir a la cama o salir de casa hace que se aproveche el calor acumulado en las paredes.
  • Cumplir con las revisiones obligatorias ayuda a que los sistemas de calefacción funcionen de manera adecuada. Para ver más información sobre revisiones de calderas de gas haga clic aquí (apartado “Deber de realizar la inspección periódica”).

Los sistemas de calefacción más habituales son los siguientes:

Sistemas de calefacción y agua caliente

Calefacción de gasóleo

Se trata de una combinación de caldera y radiadores de agua, donde el depósito de combustible se conecta a la caldera. La instalación del depósito debe realizarse de conformidad con la normativa aplicable, por lo que le recomendamos que antes de instalar este tipo de calefacción consulte con un profesional para que realice un estudio sobre si en su vivienda puede colocarse una instalación de este tipo. Más información aquí.

Calefacción de gas natural

Es una buena opción de calefacción, en caso de que la canalización del gas esté instalada en su vivienda tanto por su buen rendimiento calorífico como por ser una energía poco contaminante y muy eficiente. La instalación se compone de una caldera mixta y radiadores de agua. Es un sistema que se puede adecuar a cualquier vivienda y clima, ya que en función del tamaño de la misma se pondrá una caldera más o menos potente y mayor o menor número de radiadores, con más o menos elementos, según la superficie de las habitaciones que haya que calentar. Para más información sobre instalaciones de gas natural haga clic aquí y para suministros aquí.

Calefacción de gas propano

Se trata de un sistema que combina una caldera mixta y radiadores. El gas propano se suministra de tres formas posibles: tanque, botella, o canalizado.

Calefacción por energía solar

El sistema consiste en la instalación de paneles solares térmicos, mediante la captación de la radiación solar se obtiene el calor y el agua caliente.  Es una opción más ecológica que los sistemas de calefacción que necesitan el suministro de combustible o energía.

Asimismo, debe tener en cuenta que si decide instalar una calefacción de este tipo y se encuentra conectado al sistema eléctrico, se deberán pagar los mismos peajes de acceso a las redes, cargos y costes asociados que correspondan a un consumidor no sujeto a una modalidad de autoconsumo.

Calefacción eléctrica

Por termo y bomba de calor

El agua caliente se obtiene de un termo y la calefacción a través de un aparato de aire acondicionado que lleve, además, bomba de calor.

Por termo y acumuladores

El sistema se compone de acumuladores, que son los encargados de calentar las habitaciones de la casa, y de un termo para suministrar el agua caliente.

Por termo y convectores

El sistema funciona a través de una resistencia que se encarga de calentar el aire que circula en su interior. El agua caliente se obtiene, al igual que en los casos anteriores, de un termo.

Si necesita más información sobre consumo seguro en su hogar haga clic aquí.