Black Friday y Cyber Monday: precaución en sus compras

Black Friday y Ciber Monday

En los últimos años, el mes de noviembre viene señalado en el calendario por dos fechas importantes para los consumidores en cuanto a compras se refiere. Nos referimos al Black Friday y el Cyber Monday, una costumbre que proviene de Estados Unidos y que se viene celebrando en España desde el año 2012.

Por el primero, que significa literalmente “viernes negro”, se conoce al evento donde algunos comercios comenzaron a ofrecer descuentos en sus productos justo el día después del Día de Acción de Gracias, que se celebra el último jueves del mes de noviembre de cada año. El Cyber Monday (o “ciber-lunes”) se produce al lunes siguiente, y se centra exclusivamente en las compras a través de Internet. Así pues, este 2018, el Black Friday se celebrará el viernes 23 y el Cyber Monday el lunes 26 de noviembre.

Los comercios españoles se unieron a la costumbre estadounidense en el año 2012, tras el fin de la regulación por ley de los periodos de rebajas dos veces al año, en verano y en Navidad, y, aunque el primer año apenas tuvo repercusión, ha ido ganando popularidad de manera progresiva.

Ante la avalancha de ofertas que se producirán en las distintas tiendas y comercios durante estos días, le ofrecemos una serie de consejos para que sus compras sean ventajosas y sus derechos como consumidor no se vean vulnerados.

  • Piense bien si realmente necesita los artículos, y compare los precios de los que le interesen en distintas tiendas. Si ya tenía pensado adquirir algún artículo en el que tenga que invertir una cantidad importante de dinero (electrodomésticos o artículos de electrónica, por ejemplo) podría ser un buen momento para realizar la compra.
  • Los establecimientos comerciales deben anunciar claramente la duración de estos períodos de ofertas. Fíjese bien para no perder la oportunidad de comprar a precios más bajos.
  • Si le interesa un artículo en concreto, compare los precios varios días antes del Black Friday o el Cyber Monday, ya que a veces los comercios los suben algunos días antes para que las rebajas parezcan mayores.
  • Recuerde que en la oferta debe indicarse con claridad y debe aparecer el precio en la etiqueta del artículo.
  • Si encuentra un comercio que anuncia ofertas de modo general, deberán tener como mínimo la mitad de los artículos a la venta con ofertas especiales y si hay distintos tipos de ofertas en el mismo establecimiento, como rebajas y productos de saldo, o de precios, artículos de precio normal junto otros de precio reducido, deben encontrarse claramente diferenciados y que no induzca a error al consumidor.
    • Artículos rebajados
      • Estos artículos son las rebajas propiamente dichas y son aquellos que se ofertan en el mismo establecimiento en el que se ejerce habitualmente la actividad comercial, a un precio menor del que tenía marcado anteriormente.
      • Deben haber estado incluidos con anterioridad en la oferta habitual de ventas.
      • No se podrán ofertar como rebajados artículos deteriorados o adquiridos con la intención de venderse a un precio inferior al habitual.
      • Cada comercio puede establecer una duración distinta, pues el comerciante tiene libertad para elegir el período.
    • Artículos en saldo
      • Se consideran en saldo a los productos que hayan perdido valor de mercado por encontrarse deteriorados, tener algún desperfecto, estar en desuso o ser de temporadas anteriores.
      • Aunque sean productos con alguna tara, no pueden ofertarse si pueden suponer un riesgo o engaño para el comprador. En caso de que el producto tenga algún defecto, debe indicarse específicamente cuál es.
      • El establecimiento deberá colocar un cartel indicando claramente que se trata de saldos o de restos.
    • Artículos en promoción
      • En este tipo de artículos el fin principal de venta es la promoción, es decir, poner el foco de atención en una serie de productos o en el propio establecimiento para aumentar las ventas.
    • Artículos en liquidación
      • Son aquellos artículos que se ofertan a precio más bajo con la intención de incentivar su venta y acabar con sus existencias.
      • Sólo se podrán liquidar aquellos productos que ya estuviesen en la tienda o en el almacén del establecimiento.
      • Este tipo de ventas se suelen dar en comercios que van a cerrar o a trasladarse de lugar. 
  • Los artículos en oferta tienen la misma garantía que los que se adquieren al precio habitual.
  • Pida el ticket o la factura de todas las compras que realice, ya que es necesario en caso de que tenga que reclamar. 
  • Infórmese de si el comercio admite cambios o devoluciones. No están obligados a hacerlo, a no ser que el producto esté defectuoso o lo anuncie expresamente como condición especial. Pida información sobre ello en el establecimiento.
  • Si compra por Internet, no olvide que le ampara el derecho de desistimiento, por lo que tendrá catorce días naturales para devolver el artículo, sin tener que dar ninguna explicación al vendedor. En su caso, el único pago que tendría que abonar serían los gastos de envío.
  • Antes de comprar online, compruebe que en la página de la tienda aparecen los datos de la empresa (razón social, NIF, dirección, teléfono y correo electrónico). La información sobre estos datos es obligatoria. A ellos se accede desde los enlaces "Aviso legal" y "Condiciones generales", situados en la parte inferior de la página. Desconfíe si no aparecen. Más información en el reportaje "Condiciones generales" del Portal del Consumidor.

Puede ampliar información sobre compras en rebajas, y sobre compras por Internet en estos reportajes del Portal del Consumidor. También puede consultar y descargar esta guía, editada por Confianza Online, con consejos e información específicos para el Black Friday y  el Cyber Monday.

Como en cualquier otro momento del año, usted puede poner una reclamación por las vías habituales: en la Oficina Municipal de Información al Consumidor más próxima a su domicilio, en la Dirección General de Comercio y Consumo o a través de Internet.