• Favorito / Compartir

Depilación láser y fotodepilación: todo lo que debe saber

Fotodepilación e IPL
Es cada vez más común el uso de equipos de láser y luz pulsada intensa (IPL) para la depilación. Con la llegada del buen tiempo, muchos consumidores aumentan la contratación de este tipo de servicios en los centros que los ofrecen, ya que ofrecen muchas ventajas, pero también algunos riesgos. Es conveniente que el centro se ajuste a unos requisitos, para ofrecer el máximo de seguridad y efectividad al consumidor.

Los riesgos más importantes serían la exposición solar antes y después del tratamiento y el consumo de medicamentos fotoalérgicos. Tampoco es conveniente abusar de las pomadas anestésicas para reducir el dolor, ya que pueden provocar metahemoglobinemia, un trastorno en el que los glóbulos rojos pierden la capacidad de trasportar adecuadamente el oxígeno hasta los tejidos. En caso de utilizarlas, es conveniente respetar estrictamente tanto los tiempos como la cantidad de crema a aplicar, y, en cualquier caso, consultar antes de usarlas al médico o farmacéutico.

Los centros que brindan estos servicios deberían cumplir con unos requisitos mínimos técnicos, higiénicos y de seguridad de los equipos y establecimientos, así como de formación del personal. Si el establecimiento ofrece depilación láser realizada por o bajo la supervisión de personal sanitario, se trataría de un centro sanitario y tiene que tener autorización de funcionamiento de la Consejería de Sanidad. Si el centro no es sanitario, no puede publicitar ni utilizar en su documentación términos médico-sanitarios que puedan inducir a error.

Estos centros utilizan tanto el láser como la luz pulsada. Ambas radiaciones se basan en la emisión de luz, pero no todos alcanzan el folículo piloso con energía suficiente para quemar las células que producen el pelo. Los resultados óptimos de unos y otros dependen de la absorción por parte de la melanina y de una mayor o menor penetración de la luz en la piel. Se debe tener en cuenta que:

  • El láser tiene mejor resultado en el pelo oscuro y fuerte. En el vello castaño claro o rubio, su efecto es prácticamente nulo.
  • La IPL es bien absorbida por la melanina, por eso con este sistema se alcanzan el vello negro, castaño oscuro y claro, y no el muy claro o blanco. La penetración es menor pero tiene una gran concentración de calor a muy buena profundidad.
  • Un láser que es muy bien absorbido por la melanina puede tener más riesgo para la piel.
  • La fotodepilación en pieles oscuras tiene más riesgo de efectos secundarios.

Requisitos que deberían cumplir los centros que ofrecen estos servicios

El centro debe disponer de la certificación técnica de los equipos, emitida por el organismo correspondiente, manual de instrucciones en castellano, partes de reparación y un libro de mantenimiento con los sellos de las revisiones periódicas. Además:

  • Debe disponer de información técnica relativa al tipo de láser que emiten los equipos, así como de uso y aplicación.
  • Sería conveniente que en cada centro hubiese un responsable del láser, que se encargaría de vigilar el buen hacer del personal y el estado del equipo e instalaciones.
  • Es importante que el personal tenga formación suficiente para poder realizar la práctica con total seguridad y sin riesgo para la salud. Asimismo, es conveniente el uso de gafas protectoras tanto para el personal como para el usuario. 
  • La cabina donde se realiza la depilación debería ser una dependencia cerrada e independiente del lugar de paso de la gente, no tener puertas ni paredes transparentes, estar bien iluminada para evitar que la pupila se abra en exceso y disponer de ropa blanca o clara. En el interior de la cabina no debería haber espejos o superficies inflamables o reflectantes y sería conveniente que la puerta de entrada mostrase indicativos de seguridad.
  • Las instalaciones deberían mantenerse en correcto estado de conservación, limpieza y desinfección y se garantizará la aplicación de un plan de control de plagas.
  • Es recomendable que todos los locales dispongan de un botiquín de primeros auxilios debidamente equipado.
  • Todos los profesionales de los centros sanitarios deben disponer de un Seguro de Responsabilidad Civil Profesional, para realizar tratamientos de depilación, que cubriría cualquier tipo de daño o lesión causada como consecuencia de la utilización de los equipos.

Información previa

Como en cualquier relación comercial entre una empresa y un consumidor, lo más importante es la información que el establecimiento debe ofrecer al usuario.

El consumidor puede solicitar a la empresa información, entre otros, sobre la formación del profesional que le realiza el tratamiento, la descripción de los riesgos asociados, la realización de un estudio preliminar de la piel, un contrato, la explicación del tratamiento y la técnica a utilizar…

Si el centro ofrece al cliente un documento previo con estos datos y solicita su firma como confirmación de haber recibido la información, será una buena garantía.

También es importante que el centro disponga de una ficha personal de cada cliente donde se registre la fecha de los tratamientos, el tipo de tratamiento, las zonas donde se aplican, la potencia del aparato, posibles efectos secundarios de la práctica y otras observaciones.

Recomendaciones

  • Exija en todo momento información adecuada: será la garantía de que el centro es de confianza.
  • Consulte todas sus dudas antes de someterse al tratamiento y pregunte a su dermatólogo.
  • Lea con detenimiento cualquier publicidad. Si no coincide con lo que luego se ofrece, se trata de publicidad engañosa y se puede reclamar.
  • Asegúrese de que le proporcionan gafas especiales durante el tratamiento y de que el profesional también las utiliza.
  • No se debe firmar nunca ningún documento que exima de responsabilidades a la empresa.
  • Conviene saber si el profesional que va a manejar los equipos de fotodepilación tiene la formación adecuada.

Reclamaciones

En caso de no estar conforme con alguno de estos servicios o productos puede presentar una reclamación solicitando una hoja de reclamaciones en el establecimiento y presentándola en cualquier formato en la Oficina Municipal de Información al Consumidor más cercana a su domicilio, en la Dirección General de Comercio y Consumo (C/ General Díaz Porlier, 35 de Madrid) o a través de Internet, por la sede electrónica de la Comunidad de Madrid.