• Favorito / Compartir

Ahorro energético: recomendaciones para un consumo responsable

Ahorro energético
Con la llegada del verano y el calor, el uso del aire acondicionado se dispara. Esto, unido al resto de electrodomésticos y aparatos eléctricos que los consumidores suelen tener en casa, puede hacer que en el verano, el consumo de energía y por consiguiente, la factura de la electricidad, suban más de lo esperado.

El IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía) dependiente del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital ofrece una guía muy completa sobre cómo ahorrar energía en casa. Conocer los diferentes consumos de energía que tiene la vivienda e identificarlos correctamente, puede ayudarnos a reducir el consumo siguiendo unos sencillos consejos.

Aire acondicionado

Antes de la compra de un aparato de aire acondicionado, es conveniente consultar con un profesional cual es el equipamiento que mejor responde a las necesidades y a las características de las habitaciones que se quieren refrigerar. Son muchos los elementos que influyen en ello, los materiales constructivos, la orientación o el diseño de la vivienda y que permiten obtener una mayor optimización del aparato.

En muchas ocasiones es suficiente con la instalación de un ventilador, preferentemente en el techo, para mantener una temperatura estable y adecuada en verano. Estos aparatos, producen una sensación de descenso de las temperaturas de entre 3 y 5º C y su consumo de electricidad es muy bajo.

  • Consejos. Se puede conseguir hasta un 60% de ahorro de energía instalando toldos en las ventanas donde da el sol.
  • Fije la temperatura en 26º y cuando lo encienda, no ajuste el termostato para conseguir una temperatura más baja de lo normal, no enfriará más rápido y consumirá más.

Electrodomésticos

Son los aparatos que más energía, en su total, consumen en casa. Controlar su uso y comprender cómo se pueden optimizar puede ayudar a que la electricidad que se consuma sea más baja.

Frigorífico. Es el electrodoméstico que más consume, dado su uso continuado en el tiempo (se desenchufa pocas veces). La ubicación en la cocina es muy importante, y debe estar colocado de tal manera que permita la circulación del aire detrás del aparato, así como estar lejos de las zonas de calor y la luz solar directa.

  • Consejos. No es conveniente introducir alimentos calientes en la nevera. Mire siempre el etiquetado energético antes de comprar y limpie la parte trasera del aparato, al menos una vez al año.

Microondas. Casi el 75% de los hogares cuentan con un microondas, que no dispone de etiqueta energética. Es un electrodoméstico muy versátil ya que calienta, cuece, descongela… Utilizar un horno microondas en vez de uno convencional ahorra un 60% de energía, además de que el tiempo de cocinado disminuye, puesto que son más rápidos.

Lavadora y lavavajillas. Entre el 80% y el 85% del consumo energético que producen estos electrodomésticos proviene del proceso de calentamiento del agua durante el lavado. Es por ello muy conveniente usar, siempre que se ajuste a nuestras necesidades, el programa ECO. Además, es conveniente usar ambos electrodomésticos cuando estén llenos y no a mitad de carga. 

  • Consejos. En el caso del lavavajillas, aunque utiliza muy poca cantidad de agua (10-14 litros por ciclo), un buen mantenimiento mejora su rendimiento energético. Limpiar los filtros y revisar los niveles de sal y abrillantador es conveniente para ahorrar energía. Además, no es necesario aclarar los platos antes de meterlos en él, solo los restos sólidos.
  • Para la lavadora, durante el lavado, se pueden aplicar programas de baja temperatura, consumen menos ya que reducen la energía usada en el calentamiento del agua.

Ahorro energético

Televisión

Es el segundo aparato, después del frigorífico, que más consumo produce en un hogar. Existen diferentes tipos de tecnologías para las pantallas de televisión, algunas consumen más que otras. La tecnología LED es la que menos energía consume, seguida por el LCD (cristal líquido) y por último las de plasma.

  • Consejos. No deje el televisor en modo “espera” (stand by). Conecte todos los equipos (televisores, dvd, tdt…) asociados a un ladrón o base de conexión múltiple con interruptor, será más sencillo apagarlo y podrá conseguir ahorros superiores a 40 € anuales.

Pequeños electrodomésticos

Dentro de ellos podemos encontrar aparatos tan comunes como la plancha, la tostadora, la batidora o la maquinilla eléctrica. Por lo general, aquellos que se usan para realizar acciones mecánicas, como trocear o cortar consumen poca energía. Sin embargo, los que producen calor, como la plancha o la tostadora, tienen potencias mayores y pueden dar lugar a consumos importantes.

Optimice el uso de los pequeños aparatos eléctricos para conseguir un mayor rendimiento de ellos, por ejemplo, aprovechando el calentamiento de la plancha para planchar grandes cantidades de ropa o usando las dos ranuras de la tostadora para calentar varias rebanadas a la vez.

Reciclaje

La guía concluye invitando al consumidor a reciclar correctamente todos los aparatos eléctricos y electrónicos que deben tratarse separadamente como residuos desde que salen de su domicilio, con destino reciclaje.

En los establecimientos donde adquieran nuevos, además, están obligados a aceptar de forma gratuita un aparato idéntico al que compre. Ellos se encargarán de introducirlo después en el circuito del reciclaje.