• Favorito / Compartir

Productos peligrosos: precaución en las compras

Banner productos peligrosos
El control de la seguridad y la inspección de los productos que salen a la venta y que los consumidores pueden adquirir es una de las principales funciones de la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid. Según datos de este organismo, en lo que va de 2017 se han emitido en la región 140 alertas de productos peligrosos, de las cuales un 20 % son para juguetes y videojuegos.

La Comunidad de Madrid es muy activa en este sentido, ya que en ella se notifica una de cada cuatro alertas que se producen en el país respecto de los productos que suponen algún peligro para la salud o la seguridad de los consumidores. Es la labor de inspección que se realiza desde la Administración la que permite detectar estos productos, gracias a las visitas a comercios y almacenes. Durante este año, se han realizado más de 2000 inspecciones de Consumo, el doble de las practicadas el pasado año.

Muchos de estos productos son de consumo diario. Algunos de los más destacados son los destinados a los más pequeños, como juguetes, ropa infantil o artículos de puericultura, pero también se realizan labores de inspección en otros tan comunes como los cargadores, los enchufes, los pequeños electrodomésticos o los disfraces.

Productos peligrosos
Engracia Hidalgo, consejera de Economía, Empleo y Hacienda y María José Pérez Cejuela, directora general de Comercio y Consumo, durante la presentación del balance de la red de alertas de la región.

Como actúa la Dirección General de Comercio y Consumo

Existen diferentes mecanismos que ponen en marcha una inspección a una empresa. Entre los más frecuentes se encuentran las denuncias de los consumidores, la comunicación con otros organismos, las propias campañas de inspección que realiza la Dirección General de Comercio y Consumo o la red de alertas que publica AECOSAN.

Una vez denunciada o detectada la posible infracción, los inspectores y personal técnico visitan el establecimiento y realizan las comprobaciones pertinentes para determinar si se cumple o no la normativa aplicable. Se analizan los productos de consumo no alimentarios, a través de los laboratorios como el Centro de Investigación y Control de la Calidad (CICC) o el Laboratorio Central Oficial de Electrotécnica (LCOE), los cuales emiten informes técnicos y dictaminan si estos productos afectan a la seguridad o si incumplen requisitos de etiquetado o calidad.

Tras la inspección, los técnicos establecen dos procedimientos: si existe posibilidad de subsanación, se establece un plazo para que la empresa pueda corregir la irregularidad. En el caso de que la subsanación no quede acreditada o las infracciones sean de suficiente entidad, se tramitan expedientes sancionadores, que dan lugar a la imposición de una multa para la empresa y a la retirada del producto del mercado.

Asimismo, la legislación obliga a las empresas a adoptar las medidas adecuadas cuando tienen indicios suficientes de que han puesto en el mercado productos que presentan un riesgo importante para el consumidor. Entre estas medidas se incluyen la retirada de esos productos del mercado, informar a los consumidores mediante la publicación de avisos especiales y recuperar los productos que hayan sido vendidos.

Productos peligrosos
Productos peligrosos retirados del mercado

Cómo identificar un posible producto peligroso

Además de la labor que se realiza por parte de las distintas administraciones públicas para detectar a tiempo posibles infracciones o productos peligrosos, como consumidor, es conveniente estar atento al etiquetado de los productos, que le proporcionará las claves necesarias de garantía de los productos en venta:

  • Muchos de los productos que se comercializan en la Unión Europea deben llevar el marcado CE que garantiza que el producto cumple con la normativa en materia de seguridad. 
  • Este debe ir colocado, siempre que sea posible, sobre el producto. Como mínimo tendrá una altura de 5 mm y es el único marcado que certifica la conformidad del producto con los requisitos aplicables establecidos en la legislación comunitaria. 
  • Está prohibido colocar en los productos símbolos, signos o inscripciones que puedan inducir a confusión en cuanto al significado o la forma del marcado CE. Por lo tanto, cuando verifique el marcado CE en sus compras, compruebe que tiene la forma, el color y la distancia entre las letras similar al que le mostramos a continuación:

Banner productos peligrosos

Cuando un producto no cumple con todos los estándares de seguridad, se incluye en la red de alertas que los diferentes organismos oficiales ponen a disposición de los consumidores para este fin: 

  • La Agencia Española de Consumo, seguridad alimentaria y nutrición (AECOSAN) dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recoge en su web todas las alertas de productos peligrosos a nivel estatal, con un potente buscador que filtra por año y Comunidad notificante.
  • A nivel europeo, se puede visitar el sistema RAPEX donde se encuentran las alertas de productos tanto en España como en el resto de países de Europa. 
  • Las alertas internacionales se encuentran recogidas en Global Recall, un proyecto de colaboración desarrollado por la Unión Europea y países de la OCDE, entre los que se incluyen Canadá, Estados Unidos o Australia. En ella se pueden encontrar alertas sobre productos no alimenticios inseguros retirados del mercado internacional.
  • Además, todas las semanas, el Portal del Consumidor de la Comunidad de Madrid, recoge dos alertas de productos destacadas de alguno de estos organismos, para mantener informado al consumidor que visita el portal.

Reclamaciones

Si se encuentra en alguna ocasión con un producto que crea que no cumple con las garantías de seguridad y salud, puede poner una denuncia en la Dirección General de Comercio y Consumo.