• Favorito / Compartir

Etiquetas de los productos: qué nos dicen

Etiquetas de productos
Cada día, como consumidores, los ciudadanos adquirimos multitud de productos que son necesarios para nuestra vida diaria. Alimentos, calzado, ropa, productos de limpieza, cosméticos, productos ecológicos, los establecimientos ponen a nuestra disposición en sus estanterías distintas marcas y en ocasiones, puede resultar complicado escoger aquella que más se acerque a nuestras necesidades.

Las etiquetas que acompañan todos los productos facilitan información muy valiosa acerca de la composición, la cantidad, la procedencia, las características o las condiciones de conservación de los productos, por lo que es fundamental prestar atención a la información y leer su etiquetado antes de adquirir cualquiera de ellos.

Asimismo, se debe estar atento a los envases de productos como detergentes, cosméticos, cremas solares, pinturas o aerosoles ya que describen las características y los símbolos que garantizan su seguridad. Leer las indicaciones de estos envases, nos dará información necesaria acerca de cómo manejar y manipular el contenido sin poner en riesgo nuestra salud y seguridad.

En el siguiente reportaje recopilamos información destacada sobre algunos de los productos que más se consumen en el día a día. Si quiere conocer más sobre etiquetado de otros productos, puede visitar la sección de etiquetado y envases del Portal de Consumidor de la Comunidad de Madrid.

Alimentos

Información obligatoria. En las etiquetas de todos los alimentos que consumimos debe aparecer información obligatoria que garantice la protección de la salud y el derecho a la información. En concreto, y según la legislación, los alimentos deben llevar en su etiqueta información sobre, entre otros: el nombre del producto y del fabricante, la lista de ingredientes, el contenido neto, la fecha de caducidad, la de duración mínima y la de congelación, esta última, para el caso de los productos ultracongelados, así como el lugar de origen y la información nutricional, entre otros.

Aditivos. Son sustancias naturales o químicas que se añaden a los productos para facilitar su conservación o mejorar su apariencia o color. Se identifican en la etiqueta porque vienen marcados por la letra E seguida de un número, en función de su categoría:

Alimentación

Alérgenos. Son sustancias o productos que pueden causar alergias o intolerancias. En los productos envasados, la información sobre alérgenos debe aparecer en la lista de ingredientes, en un color o tipo de letra que los diferencie claramente del resto de ingredientes del producto. Si no existe lista de ingredientes, en el envase debe incluirse la mención “contiene” seguida de la sustancia o producto alérgeno.

Información nutricional. Es la que sirve para explicar las propiedades nutritivas de un alimento, como el valor energético y contenido en proteínas, grasa, hidratos de carbono, fibra, sal o las vitaminas y minerales. El valor energético y la cantidad de nutrientes se expresarán por 100 gramos o por 100 miligramos de producto y, con carácter complementario, por porciones.

Electrodomésticos: eficiencia energética

En la actualidad, los electrodomésticos que se comercializan deben ir acompañados de una etiqueta que indique su consumo de energía, su rendimiento, otros recursos esenciales (por ejemplo su consumo de agua) así como otras características de estos aparatos de uso doméstico.

Frigoríficos, lavadoras, lavavajillas, televisores, aires acondicionados, hornos, secadoras o campanas son algunos de los electrodomésticos obligados al uso de esta etiqueta, que se divide en cuatro partes:

  • Nombre del proveedor o marca.
  • Eficiencia energética: la etiqueta indica en qué nivel está el aparato. Cada nivel tiene una barra de diferente longitud y color. Existen siete clases energéticas, que van desde el color verde y la letra A+++ para los equipos más eficientes, hasta el color rojo y la letra D para los menos eficientes.
  • Zona reservada para los datos de consumo de energía anual. Esta información figura debajo de las barras de color.
  • Pictogramas: informan de los datos específicos de cada electrodoméstico y del impacto acústico, indicando, por ejemplo, el ruido en decibelios que se produce durante el funcionamiento del aparato.


Etiqueta energética. Zonas

Productos ecológicos

Según establece la normativa de la Unión Europea, únicamente los productos que contengan ingredientes ecológicos en su mayor parte o en su totalidad pueden etiquetarse utilizando los términos ‘ecológico’, ‘biológico’, ‘orgánico’ y sus diminutivos ‘bio’ y ‘eco’.

La producción ecológica persigue asegurar un sistema viable de gestión agraria que respete los ciclos naturales mediante procesos que no dañen el medio ambiente, ni la salud humana, ni el bienestar de los animales y plantas, obteniendo así productos de alta calidad.

De esta manera, la producción de alimentos ecológicos debe basarse en varios principios: la producción a partir de ingredientes agrarios ecológicos; la restricción al mínimo de aditivos alimentarios; la exclusión de sustancias o métodos de transformación que puedan inducir a error sobre la verdadera naturaleza del producto.

De esta manera, la Comisión Europea ha establecido un logotipo, denominado ‘eurohoja', que certifica que el producto cumple con los requisitos exigidos para la producción ecológica:

Agricultura ecológica

Cuando adquiera un producto con este logotipo puede estar seguro de lo siguiente:

  • El 95% de los ingredientes del producto, como mínimo, se ha producido de acuerdo con métodos ecológicos.
  • Las actividades realizadas en todas las fases de producción, preparación y distribución de productos ecológicos estarán sometidas a un sistema de control oficial efectuado para garantizar el cumplimiento.

Detergentes y limpiadores

En el caso de los productos como los limpiadores y los detergentes, que, mal manipulados pueden causar algún problema, las advertencias de seguridad y las instrucciones de uso deben ir anotadas en el envase. Además:

  • Los materiales que constituyen los envases y sus cierres no pueden ser susceptibles de ser dañados por el contenido. Deben estar diseñados y fabricados de manera que sean herméticos, fuertes y sólidos, con el fin de que no se abran y que resistan con seguridad una manipulación normal.
  • Deberán contener una información eficaz, veraz y suficiente sobre sus usos y características esenciales.
  • Es importante que no den lugar a confusión en su denominación con medicamentos, cosméticos y alimentos.
  • Deberán llevar las siguientes leyendas: «Manténgase fuera del alcance de los niños.» y «No ingerir.». Además, los envases no podrán tener una forma o una decoración que pueda atraer la curiosidad de los niños o inducir a error al consumidor. 
  • Debe aparecer información en caso de accidentes, donde deberá incluir la leyenda «En caso de accidente consultar al Servicio Médico de Información Toxicológica, teléfono...», indicando el número de teléfono correspondiente a dicho Servicio.
  • También deberá incluir información sobre el modo de empleo: se harán constar las instrucciones y dosis para un uso adecuado del producto, en los casos en que su omisión pueda causar una incorrecta utilización de los mismos.

Puede consultar más información sobre cosméticos, lejía, juguetes o videojuegos, entre otros productos en el Portal del Consumidor de la Comunidad de Madrid.