• Favorito / Compartir

Etiqueta ecológica europea: garantía ambiental

Etiqueta ecológica
Productos de limpieza, ordenadores, calzado, productos de cuidado personal, lubricantes… cada vez con más frecuencia, los consumidores se preocupan por comprar productos que sean respetuosos con el medio ambiente y que reduzcan los efectos nocivos a la atmosfera. Entre tanta variedad de marcas que introducen, en ocasiones, publicidad engañosa, a veces se hace complicado saber elegir con acierto aquellos productos que sean amables con el medio ambiente.

Es por ello que la Unión Europea desarrolló en 1992 la etiqueta ecológica europea que promueve el uso voluntario de productos y servicios que reduzcan el impacto ambiental. Además, es una garantía para aquellos productos que cumplen con sus requisitos, saber que reducen los efectos ambientales adversos y contribuyen a reducir el impacto sobre el cambio climático, consumo de energía y recursos, entre otros aspectos.

De esta manera, se contribuye así a un uso eficaz de los recursos y se proporciona a los consumidores orientación e información exacta, no engañosa y con base científica sobre dichos productos. El símbolo distintivo para identificar que un producto o servicio cumple con los criterios de protección al medioambiente, es el siguiente:

Etiqueta ecológica 

Etiqueta ecológica

Además, una vez que se comprueba que el producto o servicio cumple con las garantías para llevar la etiqueta ecológica, se establece un número de registro de esa etiqueta ecológica que debe aparecer en el producto, donde las "xxxx" hacen referencia al país de registro, las "yyy" a la categoría de productos, y, "zzzzz" al número asignado por el organismo competente:

Etiqueta ecológica

Criterios ambientales

Para que un producto pueda obtener la etiqueta ecológica europea debe cumplir una serie de criterios ambientales estrictos que han sido establecidos por un grupo de expertos entre los que se incluyen organizaciones de consumidores y la propia industria. Estos requisitos tienen en cuenta la totalidad del ciclo de vida del producto, desde la extracción de materias primas hasta la producción, el transporte o el embalaje, incluyendo su uso u posterior reciclaje.

En el momento de determinar dichos criterios, la UE ha tenido en cuenta lo siguiente:

  • Los impactos ambientales más significativos del producto, en particular el impacto sobre el cambio climático, el impacto sobre la naturaleza y la biodiversidad, el consumo de energía y recursos, la generación de residuos, las emisiones a todos los medios naturales, la contaminación mediante efectos físicos, y la utilización y liberación de sustancias peligrosas
  • Que se hayan sustituido sustancias peligrosas por otras más seguras o el uso de materiales o diseños alternativos, siempre que ello sea técnicamente viable.
  • Que los productos sean duraderos y reutilizables, lo que permite reducir el impacto ambiental.
  • El equilibrio medioambiental neto entre las cargas y beneficios ecológicos, incluidos los aspectos sanitarios y de seguridad, en las distintas fases del ciclo de vida de los productos.
  • Que los productos cuenten con otras etiquetas ecológicas, en especial las etiquetas medioambientales ISO 14024 reconocidas oficialmente, a nivel nacional o regional, cuando existan para esa categoría de productos.
  • En la medida de los posible que el producto haya evitado, en su fase de producción e investigación, la experimentación con animales.

Productos incluidos

Los productos que la legislación incluye que pueden tener la etiqueta ecológica, son entre otros:

  • Equipos electrónicos y material de oficina. Como ordenadores, pantallas o televisiones, así como otros materiales como el papel.
  • Detergentes. Y otros productos de limpieza para el hogar como limpiadores de suelo y baño.
  • Electrodomésticos.
  • Productos textiles. Y calzado, además se incluyen los productos de higiene personal como las toallitas, pañales de bebé o maquillaje.
  • Materiales de bricolaje y jardinería.
  • Más productos

Cómo solicitarla

Puede consultar más información sobre el procedimiento de solicitud de etiqueta ecológica europea, en la Dirección General del Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid.