• Favorito / Compartir

Productos cosméticos: cómo interpretar las etiquetas

Productos cosméticos: cómo leer las etiquetas
Champú, gel de baño, pasta de dientes, maquillaje, barra de labios o  desodorante, los productos cosméticos están muy presentes en el día a día de los consumidores y ocupan un lugar importante en los lineales de los supermercados y en la compra de los ciudadanos.

La amplia variedad de marcas y productos puestos a nuestra disposición en los establecimientos requiere un especial cuidado en el momento de comprar. Es conveniente leer la etiqueta del producto, que nos revelará información importante sobre varios aspectos, entre otros, la lista de ingredientes, la duración máxima en la que el producto se puede utilizar en perfectas condiciones, o las particularidades de uso y las advertencias de seguridad.

En el siguiente reportaje del Portal del Consumidor le ofrecemos algunas claves que le permitan saber en qué debe fijarse cuando adquiere cosméticos y productos de higiene personal.

Consideraciones generales

Los productos cosméticos deben cumplir una serie de normas para poder comercializarse, que sirven para garantizar un nivel mínimo de seguridad y protección de la salud.

Son definidos como aquellas sustancias o mezclas destinadas a estar en contacto con las partes superficiales del cuerpo y los dientes, para limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto o protegerlos, por lo que se incluyen, tanto los comúnmente conocidos como cosméticos (maquillaje, los lápices de labios o de ojos), así como otros productos de higiene personal (desodorantes, dentífricos o geles de baño).

Todos los productos cosméticos deben ser seguros para la salud cuando se utilicen en condiciones normales o previsibles de uso, debiendo incluir una etiqueta con las instrucciones de uso o la forma de eliminación, entre otros.

En el etiquetado y la publicidad de los productos cosméticos no se podrán utilizar textos, marcas, imágenes o cualquier otro símbolo identificativo que atribuyan a los cosméticos propiedades o características de las que carecen.

Asimismo, no podrán dar lugar a confusión con alimentos u otros productos de consumo y aquellos destinados a utilizarse en el baño, no podrán fabricarse en envases de vidrio o cualquier otro material que pueda romperse.

En el caso de los productos cosméticos ecológicos, deberán cumplir las normas de etiquetado que expondremos a continuación, ya que no existe legislación específica al respecto que regule los requisitos para ello. No obstante, sí sucede en el caso de los productos que precisen aclarado, como los geles de baño y champús, que podrán utilizar la etiqueta ecológica establecida por la Unión Europea cuando cumplan los requisitos previstos para ello.

Etiqueta: qué debe contener para ser segura

En el caso de etiquetado de productos cosméticos, obligatorio para todos ellos, deberán contener en castellano la siguiente información en el envase o embalaje:

Datos de la empresa responsable. En el caso de los productos cosméticos importados, se deberá incluir además, el país de origen.

El contenido nominal del producto, indicando el peso y el volumen. Excepto para los envases que contengan menos de 5 gramos o de 5 mililitros, las muestras gratuitas y las monodosis.

Fecha de duración mínima. Es decir, la fecha en la que el producto cosmético, almacenado en condiciones adecuadas, sigue cumpliendo su función inicial. Será clara y estará compuesta bien por el mes y el año o incluso por el día, el mes y el año. Deberá ir precedida de la expresión "utilícese preferentemente antes del final de..." o del símbolo:

duracion minima

  • Además, la indicación de la fecha de duración mínima no será obligatoria para aquellos cosméticos cuya duración exceda de treinta meses. Para esos productos se mostrará el plazo durante el cual pueden utilizarse sin ningún riesgo para el consumidor (siempre después de su apertura), a través del siguiente símbolo, seguido del plazo (en meses o años):

Logo

Las precauciones particulares de empleo y las advertencias de uso. Donde se deben incluir frases como:

  • “no utilizar en menores de tres años”
  • “los colorantes de pelo pueden causar reacciones alérgicas graves”
  • “este producto no está destinado a utilizarse en personas menores de 16 años”.

El número de lote de fabricación. Que permita identificar el producto.

La lista de ingredientes. Que se hará en orden decreciente de peso en el momento de su incorporación al producto. Los ingredientes en una concentración menor al 1% podrán mencionarse sin orden después de mencionar a los que tengan mayor concentración.

  • Cuando no sea posible, por razones prácticas, indicar en una etiqueta la información sobre las precauciones particulares de empleo y la lista de ingredientes, esta información se mostrará en un prospecto, una etiqueta, una banda o una tarjeta que deben ir adjuntos o unidos al envase.
  • Esta información se aportará a través de una indicación abreviada o del siguiente símbolo, que deberán figurar en el recipiente o el embalaje (si se trata de la información referida a precauciones particulares de empleo) o solo en el embalaje (si se trata de la lista de ingredientes).

informacion adjunta

  • En la información, deberá aparecer, entre otros: el número de lote de fabricación, el país de origen, cuando haya sido fabricado fuera del territorio comunitario, su función y la lista de ingredientes.

En el caso de los productos que se presenten sin envasar o se envasen en el lugar de venta a petición del consumidor, también deberán disponer de etiquetas o prospectos que contengan las menciones obligatorias de etiquetado y que se adherirán a los envases de los productos cosméticos o acompañarán a los mismos en el momento de la compra.

En el caso de los productos como el jabón o las perlas de baño, donde resulte complicado colocar la lista de ingredientes, esta deberá figurar en un rótulo situado muy cerca del recipiente en el que se ofrezca a la venta el producto cosmético.

Reclamaciones

Si ha detectado un cosmético mal etiquetado, puede comunicarlo y denunciarlo a las autoridades de Sanidad para que se investiguen las causas y se evite un nuevo incidente.