Casos resueltos
    Telefonía móvil, tintorerías, vivienda, transporte, lápidas, ordenadores..., el sistema arbitral de consumo resuelve cada año miles de casos de todos los ámbitos. Los tribunales de arbitraje estudian las reclamaciones de los consumidores y las alegaciones de las empresas reclamadas dando la razón a uno, a otro o a los dos. Las decisiones del tribunal (laudos) son de obligado cumplimiento. En esta página se exponen casos reales de arbitrajes celebrados en la Comunidad de Madrid.

    Además, también puede consultar los laudos emitidos y registrados en años anteriores: 

    Devolución de productos

    1 - 4 registros de 4
    Devoluciones imposibles
    Devolución Productos
    Devoluciones imposibles
    El consumidor Compró unas zapatillas deportivas como regalo de cumpleaños. A los 12 días regresó a la tienda solicitando un cambio de número. El comercio explicó al cliente que el nuevo par estaba agotado en su almacén, pero que volverían a entrar más en 20 días. Transcurrido ese plazo, la tienda señaló al cliente que el modelo había sido descatalogado y que no lo volvería a tener. Entonces pidió la devolución de su dinero en efectivo, pero la empresa le dio un vale por dicho importe.
    La empresa La empresa explicó que no había devuelto el dinero porque habían transcurrido más de 10 días desde la fecha de adquisición de las zapatillas hasta la solicitud de cambio por otro número. Su política de devoluciones establece que los consumidores tienen de plazo 10 días desde la adquisición para la devolución del dinero.
    El colegio arbitral Teniendo en cuenta la documentación aportada y ante las manifestaciones de las partes, el tribunal decidió desestimar la reclamación del consumidor, ya que el tique de compra señalaba claramente que cualquier devolución del dinero se limitaba a un plazo de diez días desde la fecha de compra.
    Extensiones de pelo
    Devolución Productos
    Extensiones que no vienen al pelo
    El consumidor La consumidora compró unas extensiones de pelo natural abonando 240 euros, pero reclamó al comercio por considerar que no estaban en buen estado, ya que se enmarañaban. Al no conseguir una solución satisfactoria, solicitó un arbitraje de consumo.
    La empresa La empresa explicó que cuando recibió la reclamación, a pesar de explicar al cliente que el producto estaba en perfecto estado, se lo cambió por otro igual para intentar solucionar el conflicto. La consumidora, sin embargo, volvió a la tienda insistiendo en que quería recuperar el dinero abonado porque las nuevas extensiones seguían presentando los mismos problemas que las primeras.
    El colegio arbitral Tras estudiar el caso y analizar los argumentos aportados por escrito por ambas partes, el tribunal desestimó la pretensión de la reclamante, ya que no constaba que las extensiones estuvieran en mal estado y porque la empresa había actuado correctamente.
    El acuerdo llegó con el arbitraje
    Devolución Productos
    El acuerdo llegó con el arbitraje
    El consumidor El consumidor compró un juego de cadenas en el establecimiento reclamado y al cabo de dos días decidió cambiarlo por otro artículo, pero el establecimiento no se lo permitió. El consumidor reclamó la devolución del dinero o el cambio del artículo por otro porque el producto seguía precintado, es decir, no se había usado.
    La empresa La parte reclamada manifestó que el motivo por el que no devuelve este artículo es evitar los abusos de algunos clientes que compran las cadenas y cuando acaba la temporada o hacen el viaje que tienen que realizar, intentan devolverlas. Para evitar estos abusos se dispone de cartelería en el punto de venta de estos artículos informando a los clientes que no tienen devolución. No obstante, con el fin de satisfacer la demanda del reclamante, durante el arbitraje ofreció el cambio de este artículo por otro de importe igual o superior, abonando la diferencia.
    El colegio arbitral El colegio arbitral elevó a laudo el acuerdo entre las partes.
    Si no queda satisfecho le devuelven el dinero
    Devolución Productos
    Bandera Inglesa
    El consumidor El reclamante realiza un curso de inglés entre 2006 y 2010, para poder obtener un nivel suficiente y mantener conversaciones y escritos fluidos con personas anglosajonas. Terminado el curso, comprueba que su nivel sigue siendo bajo. Solicita el rembolso, 3.000€, puesto que el contrato dice: “si no queda satisfecho, le reembolsaremos los honorarios y podrá quedarse con el material de enseñanza”.
    La empresa La academia no está de acuerdo.
    El colegio arbitral La empresa debe devolver los 3.000€, por aplicación de la cláusula del contrato mencionada. El reclamante pagará 690€ correspondientes al material utilizado.
    1 - 4 registros de 4