Casos resueltos
    Telefonía móvil, tintorerías, vivienda, transporte, lápidas, ordenadores..., el sistema arbitral de consumo resuelve cada año miles de casos de todos los ámbitos. Los tribunales de arbitraje estudian las reclamaciones de los consumidores y las alegaciones de las empresas reclamadas dando la razón a uno, a otro o a los dos. Las decisiones del tribunal (laudos) son de obligado cumplimiento. En esta página se exponen casos reales de arbitrajes celebrados en la Comunidad de Madrid.

    Además, también puede consultar los laudos emitidos y registrados en años anteriores: 

    Gasolineras

    1 - 2 registros de 2
    Impurezas en la gasolina
    Gasolinera
    Impurezas en la gasolina
    El consumidor El consumidor repostó gasolina sin plomo en una estación de servicio, pero al día siguiente el coche se averió y, al ser examinado por el taller, este dictaminó que se debía a las impurezas encontradas en el depósito de la gasolina. El consumidor reclamó contra la gasolinera para que le abonara la reparación (794 euros) y el reintegro del repostaje (50 euros), pero la empresa se negó a hacerlo, por lo que el usuario solicitó la intervención del Tribunal Arbitral de Consumo.
    La empresa La empresa rechazó la reclamación, al entender que no constaba en ningún lugar que la avería se debiera al repostaje en su surtidor. Además de señalar que no había recibido ninguna otra reclamación similar, aportó certificaciones relativas a la calidad de su suministro.
    El colegio arbitral Tras escuchar a ambas partes, el tribunal arbitral dictó un laudo por el que desestimaba la pretensión del reclamante, teniendo en cuenta que el coche repostaba en diferentes gasolineras y que la empresa había probado la calidad de su producto.
    Gasolina en vez de gasóleo
    Gasolinera
    Gasolina en vez de diésel
    El consumidor El reclamante paró a repostar su vehículo en una gasolinera y el encargado de la estación se equivocó y echó gasolina en lugar de gasóleo, a pesar de que en el depósito figuraba claramente este término. Además, el cliente tuvo que pagar por el servicio.
    La empresa La empresa rechazó la reclamación alegando desconocer el caso.
    El colegio arbitral El tribunal decidió que la empresa debía devolverle los 169 euros que costó la reparación (limpieza del depósito, sustitución del filtro y del cartucho de la gasolina) y el servicio.
    1 - 2 registros de 2