Casos resueltos
    Telefonía móvil, tintorerías, vivienda, transporte, lápidas, ordenadores..., el sistema arbitral de consumo resuelve cada año miles de casos de todos los ámbitos. Los tribunales de arbitraje estudian las reclamaciones de los consumidores y las alegaciones de las empresas reclamadas dando la razón a uno, a otro o a los dos. Las decisiones del tribunal (laudos) son de obligado cumplimiento. En esta página se exponen casos reales de arbitrajes celebrados en la Comunidad de Madrid.

    Además, también puede consultar los laudos emitidos y registrados en años anteriores: 

    Mudanzas

     
    1 - 2 registros de 2
    Reparaciones a medias
    Mudanzas
    Reparaciones a medias
    El consumidor La consumidora contrató una mudanza en el transcurso de la cual se produjeron unos desperfectos en varios de los muebles y en unos altavoces. El cliente remitió un fax a la compañía notificando los problemas.
    La empresa La empresa envió a un empleado para realizar las reparaciones, pero el consumidor no quedó satisfecho. Por ello, reclamó al tribunal arbitral un perito que valorase los desperfectos y que los servicios oficiales los reparasen adecuadamente. Pidió que, si esto no era posible, le abonasen 600 euros para reparar todos los desperfectos. Junto a la reclamación
    aportó fotografías del estado en que quedaron los enseres.
    El colegio arbitral Tras comprobar que los daños habían sido producidos por la empresa de mudanzas (extremo que esta no negó), el tribunal arbitral estimó la pretensión del solicitante obligando a la empresa a recoger las cajas acústicas y llevarlas a un servicio técnico y a enviar un ebanista para reparar los arañazos de los diversos muebles. La alternativa que dio a la empresa
    fue el pago de 450 euros.
    Pagando los platos rotos
    Mudanzas
    Pagando los platos rotos
    El consumidor La consumidora contrató un servicio de mudanzas por el que pagó 1.682
    euros. Al desembalar las cajas, se dio cuenta de que varios vasos de cristal y platos de porcelana estaban rotos y los muebles tenían numerosos arañazos.
    La empresa La clienta intentó que la empresa respondiera por esos daños a través del
    seguro que incluía el servicio contratado, pero no obtuvo respuesta, por lo que decidió acudir en busca de ayuda al Instituto Regional de Arbitraje de Consumo de la Comunidad de Madrid. La consumidora presentó diversas pruebas, como el contrato firmado, fotografías con los desperfectos, el burofax que había enviado a la compañía reclamando los daños, etc.
    El colegio arbitral Una vez estudiado el caso, el tribunal arbitral decidió dar la razón a
    la consumidora y estableció que la empresa debía pagarle 841 euros en compensación por los daños y por el incumplimiento de contrato, que tenía incluido el desmontaje de las cajas pero que nunca se realizó.


     

    1 - 2 registros de 2