Casos resueltos
    Telefonía móvil, tintorerías, vivienda, transporte, lápidas, ordenadores..., el sistema arbitral de consumo resuelve cada año miles de casos de todos los ámbitos. Los tribunales de arbitraje estudian las reclamaciones de los consumidores y las alegaciones de las empresas reclamadas dando la razón a uno, a otro o a los dos. Las decisiones del tribunal (laudos) son de obligado cumplimiento. En esta página se exponen casos reales de arbitrajes celebrados en la Comunidad de Madrid.

    Además, también puede consultar los laudos emitidos y registrados en años anteriores: 

    Muebles

     
    1 - 3 registros de 3
    La renovación de cocina más complicada
    Muebles
    La renovación de cocina más complicada
    El consumidor La reclamante dejó cien euros de señal al reservar unos muebles de cocina firmando un contrato de préstamo para la financiación de la compra. Al día siguiente volvió al comercio señalando que había cambiado de idea y solicitó la rescisión del contrato y la devolución del dinero. La tienda se negó a devolver la señal y le indicó que tramitaría la anulación del préstamo. Según explicó la reclamante, días después su marido falleció en un accidente de tráfico, motivo que le impidió darse cuenta de que le fueron cargados en la cuenta cuatro recibos de 774 euros (cada uno) derivados del préstamo. La clienta reclamó la devolución de este dinero y de los cien euros de señal quejándose, además, de que la tienda no le había entregado el presupuesto.
    La empresa La tienda no pudo aportar el presupuesto y ofreció a la reclamante que sólo pagase la mitad de la factura.
    El colegio arbitral El tribunal dictaminó que se le devolviera a la clienta el dinero pagado y que la tienda tramitara la anulación del préstamo, tal y como se comprometió a hacer en su día.
    Un vale con fecha de caducidad ampliada
    Muebles
    Un vale con fecha de caducidad ampliada
    El consumidor La consumidora compró un mueble en una tienda de decoración sita en un centro comercial, pero a la semana decidió devolverlo pidiendo que se le abonase el dinero pagado: 139 euros.
    La empresa La empresa le comunicó que no devolvía el dinero, pero sí le daba un vale para que lo gastase en la tienda en el plazo de tres meses, una circunstancia que estaba perfectamente explicada en el tique de compra y también en las piezas de cartelería expuestas en la misma tienda.
    El colegio arbitral Una vez en la vista arbitral, la clienta explicó que aceptaba el vale, pero no el sistema para gastarlo, ya que, de no comprar nada en tres meses, se veía obligada a volver a la tienda para renovar su vigencia, lo que era muy molesto. La empresa le ofreció ampliar su validez un año para que pudiera adquirir cualquier producto de la tienda con tranquilidad, pero si transcurrido ese plazo no lo había usado, perdería el dinero. La reclamante aceptó la oferta. El tribunal arbitral elevó el acuerdo a laudo conciliatorio.
    Un sofá rinconera que no cumple con lo prometido
    Muebles
    Un sofá rinconera que no cumple con lo prometido
    El consumidor El consumidor compró un sofá rinconero anunciado que incluía dos camas. Una vez instalado comprueba que no se pueden abrir las dos camas simultáneamente, sino que cuando se abre una no se puede abrir la otra. Esto no le fue comunicado en el momento de realizar la compra ni se informa en el folleto publicitario. Por ello, solicita que se le entregue un sofá de idénticas características al adquirido pero en el que las camas se puedan abrir de manera simultánea.
    La empresa Manifestó que el producto fue entregado de acuerdo con la publicidad que exhibe, que incluye además, la ficha técnica del sofá, en donde se comprueba que las camas no pueden ser abiertas simultáneamente, por lo que el artículo cumple las especificaciones y lo único que tiene que hacer el cliente para que ambas camas puedan ser utilizadas simultáneamente es desanclar la cuña que existe entre ambas, y que existe por razones de seguridad para fijar el sofá.
    El colegio arbitral Escuchadas ambas partes, el tribunal acordó estimar en parte la pretensión del reclamante, ya que siendo una característica suficientemente destacable para el consumidor el hecho de que las camas puedan ser abiertas simultáneamente, no estaba recogida la advertencia en la documentación ni fue comunicada al consumidor, por lo que ante la imposibilidad de proporcionar un producto similar se devuelve al reclamante el 50% del importe del producto, 249,50€. .
    1 - 3 registros de 3