Casos resueltos
    Telefonía móvil, tintorerías, vivienda, transporte, lápidas, ordenadores..., el sistema arbitral de consumo resuelve cada año miles de casos de todos los ámbitos. Los tribunales de arbitraje estudian las reclamaciones de los consumidores y las alegaciones de las empresas reclamadas dando la razón a uno, a otro o a los dos. Las decisiones del tribunal (laudos) son de obligado cumplimiento. En esta página se exponen casos reales de arbitrajes celebrados en la Comunidad de Madrid.

    Además, también puede consultar los laudos emitidos y registrados en años anteriores: 

    Ocio

     
    1 - 3 registros de 3
    Promoción 2x1 caducada
    Ocio
    Promoción 2x1 caducada
    El consumidor El reclamante cenó en un restaurante que publicitaba un descuento en unas entradas de cine, en las que figuraba la oferta promocional de 2x1 en comidas, válida de domingos a jueves. El establecimiento se negó a aplicarle dicha promoción, que, además, figuraba en carteles situados en diversos lugares del centro comercial y en el mismo restaurante, carteles que, procedieron a retirar de dicho local de inmediato por orden del responsable.

    Solicita se proceda a la devolución del pago total de la cena (82,63 euros) y que se abran los expedientes sancionadores que procedan.

    La empresa La parte reclamada, mediante escrito, manifiesta que cumplen escrupulosamente con las promociones ofertadas; en este caso concreto no se aplicó por ser víspera de fiesta, como consta en las publicidades. Además, indica que pertenecen a una franquicia que marca las promociones y les envían el material publicitario a nivel nacional y que tuvieron una inspección para comprobar el cumplimiento de las promociones y el resultado de la misma fue favorable.
    El colegio arbitral Ante las manifestaciones de las partes y teniendo en cuenta la documentación aportada al expediente, el Órgano Arbitral acuerda estimar parcialmente la pretensión del reclamante al quedar acreditado que la empresa no ha aplicado la oferta que ha publicitado, tanto en las entradas de cine aportadas, como en carteles situados en el propio establecimiento. Por ello, deberá aplicar la oferta promocionada, al cumplirse los requisitos que en ella se publicita, y deberá reintegrar al reclamante los 30,14 € impuestos incluidos, por dos platos facturados y abonados, por importes de 11,95 y 15,45 euros respectivamente.
    Fallido campamento de verano
    Ocio
    Fallido campamento de verano
    El consumidor La consumidora contrató un campamento de verano para su hijo pagando 500 euros. Pero al ser imposible la asistencia por motivos personales, trató de contactar con la empresa para anular el contrato, sin poder hablar con ella hasta el mes de agosto en que se celebraba la actividad.
    La empresa La empresa se opuso a la reclamación explicando que el contrato establecía que si la baja se realizaba a partir del 1 de julio, se perdía todo el dinero abonado.
    El colegio arbitral A preguntas del tribunal arbitral, la empresa demostró que el documento de condiciones generales de la reserva había sido firmado por la contratante y se había adjuntado al documento de reserva de plaza entregado a la reclamante. Además, explicó que existían diversas formas de contactar con ella a través de correo, página web, teléfono… El tribunal acordó que la empresa no devolviera el dinero, ya que consideró que la clienta había sido informada convenientemente de las condiciones de reserva y que existían medios suficientes para haber comunicado la rescisión del contrato en cualquier momento.
    Devolución por falta de información
    Ocio
    Devolución por falta de información
    El consumidor Un cliente compró a una agencia de viajes una excursión para visitar una zona de interés turístico, por la que pagó 70 €. Cuando llegó a la estación para tomar el autobús, no pudo encontrar el lugar exacto desde donde salía el vehículo, ya que en el bono facilitado por la empresa no había un plano orientativo para localizarlo. No recibió ninguna llamada por parte de la compañía para interesarse por su retraso y finalmente perdió el viaje.
    La empresa La empresa explica que, de las seis personas que contrataron esa excursión, ninguna tuvo problemas excepto el reclamante y su mujer. También añade que el autobús estuvo esperando un rato al matrimonio, y que la política de la empresa no es llamar por teléfono a los clientes para localizarles. Por último, reconoce que, aunque en el folleto proporcionado por la empresa viene un plano de dónde salen los autobuses, en el bono no figura la dirección exacta. Como compensación ofreció 35€ al cliente para un próximo viaje.
    El colegio arbitral El colegio arbitral de Turismo dio la razón al consumidor, ya que este demostró que estaba con suficiente antelación en la estación (aportando un tique de desayuno consumido en un lugar cercano a la salida del autobús, donde figuraba la hora), y que la documentación de la empresa no explicaba con claridad el punto exacto de salida del vehículo. La agencia de viajes tuvo que devolver los 70€ de la excursión al consumidor.
    1 - 3 registros de 3