Casos resueltos
    Telefonía móvil, tintorerías, vivienda, transporte, lápidas, ordenadores..., el sistema arbitral de consumo resuelve cada año miles de casos de todos los ámbitos. Los tribunales de arbitraje estudian las reclamaciones de los consumidores y las alegaciones de las empresas reclamadas dando la razón a uno, a otro o a los dos. Las decisiones del tribunal (laudos) son de obligado cumplimiento. En esta página se exponen casos reales de arbitrajes celebrados en la Comunidad de Madrid.

    Además, también puede consultar los laudos emitidos y registrados en años anteriores: 

    Venta fuera de comercio

     
    1 - 6 registros de 6
    Regalos que no lo fueron
    Venta fuera de comercio
    Regalos que no lo fueron
    El consumidor La reclamante efectuó la compra de unos libros a una empresa de venta telefónica y se siente engañada porque, en la hoja de pedido,constaban además unos regalos que al final le cobraronn, entre los que se encontraban dos relojes, un sillón, un robot de cocina y unos DVD. Solicita que la empresa le recoja la totalidad del pedido y que se anule cualquier cantidad que le quieran cobrar.
    La empresa La empresa no ha atendido en ningún momento las llamadas de la clienta, que quería explicar lo sucedido y decir que no quería el pedido.
    El colegio arbitral Examinada la documentación, el colegio arbitral acuerda estimar la pretensión de la solicitante, debiendo declararse resuelto el contrato suscrito por las partes. Dentro de un plazo de cumplimiento otorgado, treinta días, la empresa retirará el pedido del domicilio de la solicitante sin coste adicional.
    Ofertas telefónicas poco claras
    Venta fuera de comercio
    Ofertas telefónicas poco claras
    El consumidor El consumidor compró una enciclopedia a un comercial en el metro y, antes de finalizar el plazo para el abono de todas las mensualidades, la empresa le hizo una oferta telefónica de ampliación de la colección por, según el reclamante, 99 euros, pago que aceptó. Pero, al terminar el abono de la primera parte de la oferta, la empresa le comunicó que le quedaban pendientes 200 euros correspondientes a la ampliación. El cliente sólo pagó 99.
    La empresa La empresa aportó un documento supuestamente firmado por el cliente en el que se confirmaba la recepción de la segunda parte de la enciclopedia, lo que la empresa presentó como una prueba de aceptación de la oferta, pero el consumidor negó haberlo firmado. La empresa esgrimió que lo habría rubricado alguien de su familia. Ninguna de las partes pudo demostrar las condiciones de la oferta de ampliación (ya que se hizo telefónicamente).
    El colegio arbitral El tribunal arbitral acordó que la deuda (101 euros) fuera asumida a medias por ambas partes. Así, el cliente tuvo que pagar a la empresa la mitad de lo que le reclamaba.
    Una oferta rápida y poco limpia
    Venta fuera de comercio
    Una oferta rápida y poco limpia
    El consumidor La reclamante, pensionista, atendió en su domicilio a un vendedor, que le mostró las propiedades de un electrodoméstico de limpieza del hogar, y firmó un contrato de compra del aparato por 1.099 euros, que pagaría a plazos. Al día siguiente, viendo lo complicado de su uso, llamó a la empresa para pedir su devolución, siendo la solicitud aceptada por el agente que atendió la llamada. Sin embargo, la empresa no recogió el aparato y comenzaron a llegar las peticiones de pago a la consumidora, que no era consciente de haber firmado un préstamo argumentando problemas de visión.
    La empresa La empresa rechazó la reclamación, aduciendo que la reclamante no le había comunicado por escrito su deseo de devolver el aparato dentro del plazo establecido por la ley.
    El colegio arbitral El colegio arbitral dio la razón a la consumidora, ya que la empresa no demostró haberle informado claramente de cómo ejercer su derecho a examinar el producto durante 7 días y a cancelar el contrato en caso de cambio de opinion. Además, la empresa emitió factura antes de que transcurriera ese plazo.
    Una mesa que pesaba demasiado
    Venta fuera de comercio
    mesilla
    El consumidor Un consumidor compra varios muebles por internet, con financiación, por 2.234€. Al llegarle el pedido, constata que una mesa pesa demasiado para él. Pide devolverla (su importe son 1.250€), pero la empresa se niega. El cliente decide entonces anular el pedido, acogiéndose a su derecho de desistimiento.
    La empresa Argumenta que el cliente le dijo primero que se había jubilado y no iba a poder pagar las cuotas. Y a los tres días, el cliente les comentó que el peso de la mesa era incompatible con su situación física.
    El colegio arbitral Escuchadas ambas partes, el tribunal acordó estimar la pretensión del reclamante, ya que el consumidor solicitó la devolución dentro del plazo de desistimiento legal (14 días naturales desde la recepción del producto). La empresa debe devolver el dinero, descontando 200€ de gastos de envío y gestiones.
    Derecho de desistimiento
    SinCategoria
    Paquete hoteles
    El consumidor Adquirió un producto que le ofrecieron por teléfono y que consistía en la posibilidad de contratar hoteles de diferentes cadenas en capitales de provincia, pagando 237 € y con la única condición de realizar una consumición mínima, que podía ser el desayuno. Cuando el producto llegó a sus manos, se percató de que los hoteles estaban situados en su mayoría en la costa y que el hotel obligaba en muchas ocasiones al pago de media pensión. Como no estuvo de acuerdo, intentó ponerse en contacto con la empresa, sin éxito. Alegó que nunca le llegó el documento para desistir.
    La empresa La empresa alegó que en el envío del paquete se incluía un listado de concidiciones de uso del producto y un documento para ejercer el derecho de desistimiento. Añade que la comunicación del reclamante con ellos fue pasados los siete días durante los cuales se puede ejercer ese derecho a desistir.
    El colegio arbitral El Colegio Arbitral de Turismo estudió las pruebas aportadas por cada uno y comprobó que la empresa había enviado el documento de desistimiento pero no podía probar que hubiera llegado junto con el producto, como establece la ley. El laudo arbitral estableció que la empresa debía devolver el dinero al usuario, ya que, si existe incumplimiento con el deber de información y documentación sobre el derecho de desistimiento, la ley establece que el plazo para su ejercicio se alarga a tres meses.
    Vajilla a plazos con pagos pendientes
    Venta fuera de comercio
    vajilla
    El consumidor La reclamante compró una vajilla a un comercial que le visitó en su domicilio y, antes de finalizar el plazo para el abono de todas las mensualidades, la empresa le hizo llegar una oferta telefónica de ampliación de la colección por, según la reclamante, 120 euros, promoción que aceptó. Sin embargo, al finalizar el abono de la primera parte de la oferta, la empresa le comunicó que le quedaban pendientes 360 euros correspondientes a la ampliación. La clienta sólo pagó los 120 euros citados.
    La empresa La empresa aportó un documento supuestamente firmado por la clienta en el que se confirmaba la recepción de la segunda parte de la vajilla, lo que la empresa presentó como una prueba de aceptación de la oferta, pero la consumidora negó haberlo firmado. La empresa esgrimió que seguramente lo habría rubricado alguien de su familia.
    El colegio arbitral Teniendo en cuenta que ninguna de las partes podía acreditar documentalmente las condiciones de la oferta de ampliación de la vajilla (ya que se hizo telefónicamente), el colegio arbitral acordó que la deuda pendiente (240 euros) fuera asumida a medias por ambas partes. Así, la clienta tuvo que pagar a la empresa la mitad de lo que ésta le reclamaba.
    1 - 6 registros de 6