Casos resueltos
    Telefonía móvil, tintorerías, vivienda, transporte, lápidas, ordenadores..., el sistema arbitral de consumo resuelve cada año miles de casos de todos los ámbitos. Los tribunales de arbitraje estudian las reclamaciones de los consumidores y las alegaciones de las empresas reclamadas dando la razón a uno, a otro o a los dos. Las decisiones del tribunal (laudos) son de obligado cumplimiento. En esta página se exponen casos reales de arbitrajes celebrados en la Comunidad de Madrid.

    Además, también puede consultar los laudos emitidos y registrados en años anteriores: 

    Reformas casa

     
    1 - 3 registros de 3
    Gato por liebre en reforma de cuarto de baño
    Reformas
    Gato por liebre en reforma de cuarto de baño
    El consumidor La reclamante acordó con una empresa de reformas obras de mejora en el cuarto de baño de su casa que incluían: instalación de ducha con mampara, plato, grifería y alicatado, además de la retirada de la bañera preexistente. El mencionado alicatado debía de ser realizado en azulejo Gresite… y no en azulejo imitación Gresite, como alega la demandante se terminó finalmente haciendo. Además, la reclamante alega que, además de cantos de vidrio sin protección, le instalaron una mampara con unas medidas distintas a las de su plato de ducha. Por todo ello solicita abonar tan sólo 1.100 € (más IVA), en lugar de los 1.652 € (más IVA) incluidos en el presupuesto inicial.
    La empresa La empresa reclamada, tras aceptar el arbitraje, manifiesta que la realización de la obra se corresponde con lo presupuestado y que, nada más iniciar los trabajos, la reclamante ya les pidió una rebaja en el precio. Se oponen a cualquier tipo de descuento sobre el precio inicialmente estipulado.
    El colegio arbitral El órgano de arbitraje, teniendo en cuenta las manifestaciones de ambas partes, y la documentación aportada en el expediente, acuerda estimar, parcialmente, la pretensión de la reclamante por cuanto, el material de revestimiento presupuestado indica Gresite azul y el finalmente colocado es una baldosa de imitación de dicho material.

    Por lo tanto, se estima la reconvención del presupuesto inicial en la cantidad de (1.350,96 €). Dicho importe deberá ser abonado por la reclamante.

    Falsas expectativas del suelo laminado
    Reformas
    Falsas expectativas del suelo laminado
    El consumidor La reclamante adquirió un modelo de suelo anunciado por la empresa instaladora como una modalidad superior al resto de productos que se encontraban en el mercado. La elección de este modelo por parte del cliente se basó en la supuesta resistencia y facilidad de limpieza, que, después de dos años, no ha cumplido las expectativas que prometía. La reclamante asegura que nunca fue bien informada de los cuidados óptimos para ese tipo de suelo ni de la extrema sensibilidad a las manchas, y alega que, de haberlo sabido, se habría decantado por otro modelo.
    La empresa La empresa instaladora presenta un escrito en el que se exime de toda culpa y pone en contacto al cliente con el fabricante, que le visitó en su domicilio y le facilitó productos de limpieza específicos que tampoco acabaron con todas las manchas ni resultó una solución óptima.
    El colegio arbitral Estima que las características del suelo publicitado no se corresponden con la realidad y obliga a la empresa a devolver los 3.406,62 euros (IVA incluido) correspondientes al material y la instalación. Se da a la empresa un plazo de treinta días para retirar la tarima y el rodapié.
    Ventanas mal colocadas
    Reformas
    Ventanas mal colocadas
    El consumidor El consumidor está en desacuerdo con la instalación y el tipo de ventanas que la empresa a la que contrató le instaló cuando solicitó sus servicios. Para el consumidor, las ventanas no habían quedado bien puestas debido a una mala información y asesoramiento por parte de la empresa. Reclama que las ventanas sean sustituidas por las de un presupuesto posterior pero a un precio razonable, asumiendo la empresa reclamada su error.
    La empresa La empresa afirma que tras varias visitas y conversaciones con el cliente, se le entregó un presupuesto de ventanas conforme a lo que él solicitó y que fue debidamente aceptado. Un día después de la instalación, el cliente les llamo diciendo que a su mujer no le gustaban las ventanas y que se arrepentía de su decisión. Motivo por el cual ahora pretende obtener otras ventanas de mayor coste a precio muy reducido.
    El colegio arbitral Ante las manifestaciones de ambas partes, y teniendo en cuenta la documentación aportada al expediente, el colegio arbitral acordó desestimar la pretensión del reclamante, visto el pedido realizado por email y el presupuesto de las ventanas instaladas, debidamente aceptado y suscrito por el propio reclamante, entendiendo que la empresa reclamada había actuado correctamente.
    1 - 3 registros de 3