• Favorito / Compartir

Acudir a los tribunales de justicia

Aunque son los tribunales de justicia los que pueden decidir sobre la indemnización de daños y perjuicios, el sistema arbitral de consumo también tiene capacidad para emitir laudos en este sentido, siempre y cuando la empresa lo admita en su adhesión al sitema arbitral.

Otros casos, como aquellas reclamaciones en las que exista indicio de delito, son competencia exclusiva de los tribunales de justicia.

Reclamar individualmente

  • Si usted reclama por una cuantía inferior a 2.000 euros, puede interponer una demanda en su propio nombre, sin necesidad de ser asistido por un abogado ni por un procurador. Se recomienda que fundamente debidamente la demanda adjuntando la documentación en la que base su petición.
  • Si la cuantía por la que usted reclama es superior a 2.000 euros e inferior a 6.000 su demanda se tramita mediante el llamado juicio verbal; y si es superior a 6.000 euros se tramita por medio de un juicio ordinario. En ambos casos es necesario acudir representado por un procurador de los tribunales y asistido por un abogado en ejercicio. Usted puede solicitar que ambos le sean nombrados de oficio y litigar por el sistema de justicia gratuita, en el caso de que su salario sea inferior al doble del salario mínimo y carezca de otros bienes.

En todo caso, se recomienda que, antes de entablar ninguna acción legal, se asesore gratuitamente en las oficinas judiciales locales y de distrito de la Comunidad de Madrid


Reclamar a través de una asociación de consumidores y usuarios

Los procedimientos son los mismos que los citados, pero con la salvedad de que estas asociaciones gozan, por ley, del beneficio de justicia gratuita, por lo que los costes se abaratan.


Demandas colectivas

Son aquellas en las que está involucrado un colectivo de consumidores afectado por conductas lesivas para sus intereses como cláusulas abusivas, publicidad engañosa... En estos casos, el colectivo afectado puede dirigirse, entre otros, a los siguientes organismos, a fin de que interpongan la correspondiente demanda judicial: el Fiscal, el órgano competente en materia de consumo de su comunidad autónoma, las asociaciones de consumidores y el Instituto Nacional de Consumo (para cuestiones que trasciendan al territorio de una Comunidad Autónoma).

Una vez interpuesta la demanda, el juez hace un llamamiento público, para que puedan personarse en el juzgado que corresponda todos los consumidores afectados por la práctica empresarial denunciada. Cabe incluso que, dictada sentencia, en algunas ocasiones, puedan beneficiarse de ella otros consumidores, aun cuando no figuren desde un principio como demandantes, siempre que demuestren que no han podido efectuar la demanda en el momento anterior a la apertura del procedimiento judicial.