Claves para comprar con tranquilidad

Compras seguras

Los productos puestos a la venta en la Unión Europea deben estar fabricados conforme a una serie de requisitos de seguridad, además de incluir una información mínima al consumidor, como los datos de la empresa responsable del producto en la Unión Europea, la composición y las instrucciones de uso, que varían en función del tipo de artículo. Esta información debe estar, al menos, en español.

Los fabricantes y distribuidores tienen la responsabilidad de comercializar sus productos cumpliendo esas exigencias, además de evaluar y prevenir sus riesgos. La legislación les obliga a notificar inmediatamente a las autoridades de consumo cualquier problema de seguridad que detecten en sus productos.

La inmensa mayoría de los artículos puestos a la venta en España cumple con todas estas medidas. No obstante, cuando se detecta algún problema, se genera una alerta destinada al conjunto de la población y las empresas deben colaborar con las autoridades en la retirada del producto afectado o en la subsanación del problema.

Los consumidores pueden consultar este tipo de avisos y, además, conocer en detalle las principales características que deben reunir productos como juguetes, artículos de puericultura, material eléctrico, entre otros.