• Favorito / Compartir

Deber de notificar un producto peligroso

El Real Decreto1801/2003, sobre Seguridad General de los Productos, establece, en su artículo 6, la obligación a los productores y distribuidores de notificar inmediatamente al órgano administrativo competente cuando sepan o deban saber, por la información que poseen y como profesionales, que un producto que ya han puesto a disposición de los consumidores la información de que los productos presentan riesgos incompatibles con el deber general de seguridad.

Los productores y distribuidores que tengan su sede social en la Comunidad de Madrid deben cumplimentar el formulario para notificación de productores y distribuidores  y dirigirlo a la Dirección General de Comercio y Consumo, junto a la solicitud genérica de presentación de escritos, a través de la administración electrónica de la Comunidad de Madrid.

En el ámbito de la Unión Europea se han elaborado unas directrices o instrucciones para facilitar el proceso de notificación a los productores y distribuidores (pueden descargarse al final de esta página), y garantizar  la eficacia del procedimiento. Estas directrices definen con claridad las condiciones en que deben hacerse las notificaciones y su contenido. En ellas se aclara el ámbito de esta obligación, se establecen criterios sobre el concepto de “producto peligroso”, se define el formulario que debe utilizarse y cómo y a quién debe enviarse la notificación.

Además, en el ámbito de la Unión Europea se ha elaborado una guía de acciones correctoras, incluida la retirada de productos del mercado (puede descargarse al final de esta página), destinada a los productores y distribuidores, que proporciona consejos generales sobre qué hacer cuando se tiene constancia de que alguno de sus productos es peligroso y hay que aplicar acciones correctoras que garanticen su seguridad.

Área de descargas